El MAT resumido por su creadora, Preciada Azancot

Por Preciada Azancot

MARTIN PESCADOR 80X73 CM OLEO by Preciada Azancot

El MAT muestra, tras veinticinco años -voluntariamente silenciosos y solitarios-, de exigente verificación sobre un enorme número de casos, que el ser humano no es, como se suele afirmar desde los Griegos antiguos, cuatridimensional. No. El ser humano tiene seis estructuras, cada una altamente especializada en desempeñar una de las seis funciones vitales e indispensables para la vida. Es decir, no cómo dice Maslow –seguridad, pertenencia, estatus-autoactualización- sino como lo muestra la Teoría Omega del MAT: muy precisamente y en este orden jerárquico muy preciso: seguridad, desarrollo, justicia, transformación, pertenencia y plenitud.

El MAT propone que las emociones no son “estados de ánimo” incontrolables e imprevisibles, sino que son las seis únicas energías inteligentes e innatas, altamente especializadas, aptas para hacer funcionar correctamente y eficazmente cada una de nuestras seis estructuras. Y no de manera aleatoria, sino científicamente, objetivamente.

El MAT demuestra también que los sentidos son seis –el sexo es un sentido-, y no cinco, y que, altamente especializados, son nuestras antenas naturales, para hacernos captar toda la verdad del entorno y permitirnos reaccionar con justicia y vitalidad, como única base real del crecimiento y de la creación.

El MAT propone también que, desafortunadamente, por precisas razones de ingeniería emocional, todos nacemos con una tipología dominante de personalidad y que esa tipología nos pone, como la cárcel que en verdad es, de espaldas a nuestra competencia, a nuestro talento y a nuestra vocación.

El MAT aporta además, una ciencia precisa que detecta -en menos de una hora-, la verdadera competencia, el verdadero talento y la verdadera vocación de cada uno. Y que la competencia es fácil de detectar sin el MAT, pero sólo moviliza el 20% de nuestro potencial. Que el talento, sin el MAT, es muy difícil, aleatorio y engorroso de detectaraunque moviliza el 40% de nuestro potencial. Y, que la vocación es prácticamente imposible de detectar sin el MAT, aunque moviliza el 80% de nuestro potencial. Porque el MAT demuestra que las ecuaciones tipologícas de nuestra ingeniería emocional y sensorial, obedecen a leyes precisas, auténtico orden de lo humano, todas descubiertas por el MAT.

En definitiva, Einstein dijo: “Dios no juega a los dados con el universo” y el MAT lo viene a demostrar en lo que hace a lo más complejo: el ser humano. Os animamos a todos a visitar nuestra Web: http://www.mat21.net/ y a leer los muchos e innovadores libros sobre el MAT que os proponemos.

Subscribe to My way, pero scientifique, ??. by Email

Anuncios

Los comentarios están cerrados.