Archivo diario: 5 septiembre, 2014

¡ESPAÑA, NO TE ECHES AL EXILIO POR VOLUNTAD PROPIA!

Por Preciada Azancot

Esto es lo que escribí aquí el 10 de Junio pasado, justo cuando nuestro Rey Don Juan Carlos I de Borbón y Borbón anunció su irrevocable decisión de abdicar del trono y en un impecable proceso de noble y amorosa obediencia a la voluntad -delirante ésta- del país que es el Suyo más que de ninguno de nosotros, no sólo por ser su Rey, sino por habérselo dado todo, tanto a nivel interno como en imagen internacional, recibiendo en pago bajeza, chismorreo, saña sobre culpas y responsabilidades que jamás fueron suyas y a las cuales ya había respondido con la máxima muestra de grandeza y de sacrificio personal e íntimo (¿a qué padre se le puede pedir que renuncie a una hija si ésta pecó por ciego y sumiso amor? pues él lo hizo, y con su preferida), no obstante haber hecho -sin que se le moviera la corona ni mucho menos los anillos- lo que España nunca hace en su oceánica soberbia: pedir perdón por haber tomado vacaciones cundo estaba agotado (¿de ver toda su obra negada y destrozada por nosotros? sí, eso siento) y haberse ido de caza mayor (¿a disparar sobre un elefante en vez de sobre nuestro becerro de oro: la envidia destructiva? -también eso siento).

Escribí entonces “Un gran Rey se despide de nosotros con su pundonor, su clase, su grandeza habitual y lo que siento es vergüenza ajena. Cierto es que España crucifica a sus genios, ningunea la grandeza, busca defectos donde no los hay para justificar su ingratitud y su envidia de los que la superan. Y esta vez ya no es una de las dos Españas que me hiela el corazón, sino las dos…. La verdad es que por ser una persona de palabra y de palabras como escritora y docente, esta vez me faltan todas.

Porque ¿a quién hablar si no veo a nadie en pie y si justamente nadie quiere escuchar ni a su ética, ni a su inteligencia, ni a su sentido de la justicia, ni a su admiración mínima por lo que lo supera, ni a su corazón, ni a la mínima gratitud, ni a la verdad? Tampoco tengo palabras para agradecer a nuestra Reina el haber sido y seguir siendo una auténtica Soberana. Vergüenza, sólo vergüenza.”

"JOSE EN EXILIO", óleo y espátula, 116cmX89cm, de Preciada Azancot

“JOSE EN EXILIO”, óleo y espátula, 116cmX89cm, de Preciada Azancot

Hoy corren rumores sobre su divorcio con la que fue y es una de las mejores Reinas que tuvimos jamás, con su amada compañera, madre de sus hijos e infatigable trabajadora por la grandeza de España, con una auténtica Soberana a más de Reina Madre, tal y como él fue, es y será, pues Reyes hay muchos, pero Soberanos sólo los que han escalado palmo a palmo y alcanzado la categoría de realeza más allá de títulos y coronas, la de Soberano a parte entera, estatus éste del que jamás se puede y ni se debe renunciar. Y nadie como él ha mostrado y demostrado cuánto las formas, los ritos vivos, los valores hondos, las tradiciones y la familia, le importan y le duelen. Ayer os escribía esto:

“Me parece perfecto y a la vez muy triste. Perfecto, porque el divorcio es UN DERECHO Y UN DEBER UNIVERSAL INALIENABLE. Y muy triste porque amo a ambos, ellos son a más de Reyes, auténticos SOBERANOS Y UN DIVORCIO ES SIEMPRE EL FIN DE UN SUEÑO DE ETERNIDAD DE UN AMOR HUMANO. Lo que sí me parece VERGONZOSO E INADMISIBLE es PRETENDER JUZGAR A OTROS Y NO RESPETAR SU LIBERTAD, cebándose de su dolor. Así que nada de cotilleos, por favor, o si no, ya nos estaríamos poniendo al nivel de un Berlusconi y de su basura: Telecinco :-(.”

Así que tenemos hoy una ocasión de oro de estar mucho más monos calladitos, tristes y respetuosos, porque si España no logra resistir la tentación maldita de chismorreo y de acusar, juzgar y condenar a todo lo que lo supera, corremos el peligro mortal de ver que el que todo nos dio, se marche al exilio del cual retornó con tanta dignidad, trabajo y esfuerzo. Y si eso ocurre ¡Ay! nos estaremos exiliando así interiormente de lo mejor de nosotros mismos, de la vocación honda y oculta de España, de su ORGULLO CREADOR Y TRANSFORMADOR, ES DECIR DE SU DIGNIDAD EN OBRA. Y todo lo bello nuestro, que difícilmente sigue en pié, caerá tras él como un castillo de naipes. Y estaremos en exilio de nosotros mismos.

Ya bastantes impresentables y corruptos nos gobiernan, ya bastantes sociópatas aspiran a terminar de hundirnos usurpando la Indignación legítima de todos nosotros, ya bastantes pueblerinos catetos buscan a retroceder e involucionar con sus separatismos corporativistas ramplones de caciques ladrones, ya bastantes adoradores de la Torre de Babel han exiliado de España la lengua más bella del mundo y la más potente ya que viene antes del inglés -entronizando sus patois campesinos de un cateto sobrecogedor-, ya bastantes Neo Nazis nos gobiernan a control remoto, ya bastantes apetitos de psicópatas vampiros fundamentalistas islámicos despertamos. ¡Estamos aún a tiempo de cerrar la boca de una vez por todas cuando toca respetar el dolor ajeno y abrirla para decir “¡NO!”, al menos al PELIGRO MORTAL de exilio de la mejor parte de nosotros mismos: nuestra Dignidad.

También he de confesar que no tengo la menor esperanza de que nos portemos bien. Así que ¿a prepararse para lo peor? Ya, pero no será gratuito ¿y lo sabemos, verdad? 😦

Preciada Azancot, 09/2014

Anuncios