Plagio a Preciada Azancot

A continuación, reproduzco la entrada que he realizado en Facebook, avisando a mi querida amiga y autora de mi editorial Tulga3000 Editores, Preciada Azancot de un plagio que se ha cometido contra su obra y la de su colaborador Juan Manuel Soto, así como la respuesta de ésta. Un caso patético y asqueroso.

Antonio Gálvez -> Preciada Azancot: “Mi querida amiga, como Editor tuyo, tengo el pesar de tener que darte una desagradable noticia: Arancha Merino, antaño alumna y colaboradora tuya, ha escrito un libro donde dice que se basa en el MAT, pero lo que no dice es que fusila y amputa sin vergüenza ninguna textos completos de tu libro “El esplendor de lo humano” y del libro de nuestro querido Juan Manuel Soto, “La vida que naciste para vivir”.

Que un alumno tuyo interprete el MAT me parece estupendo. Y que publique su interpretación también. Ahora, que lo que haga es fusilar sin contemplaciones textos tuyos, apropiándoselos, es asqueroso y lamentable.

Por ponerte un sólo ejemplo de los numerosísimos, ésta es la descripción que haces tú en “El esplendor de lo humano” del Fortificador en fase Reactivadora:
“Se atreve a acercarse a los demás, aunque se deja el pellejo en cada encuentro. Está lleno de piedad hacia los que sufren y de severidad consigo mismo. Es tierno y agradecido. Es absolutamente fiable y puede ser un gran artista. Valora la amistad por encima de todas las cosas de este mundo.”.
La señora Merino, página 124 de su libro, ¿lo resume?¿condensa?¿copia a medias?¿o FUSILA Y AMPUTA? así: “Se atreve a acercarse a los demás. Es tierno y agradecido, fiable. Valora mucho la amistad”.

Siento muchísimo esta mala nueva. Como propietario de los derechos de publicación de todos tus libros y del libro de Juan Manuel Soto, estoy tomando las medidas oportunas ante la editorial que publicó a la sra. Merino. Además, tendremos que hablar, pues entiendo que se está violando también la Ley de Propiedad Intelectual que os ampara a los autores originales. Cuanta con todo mi apoyo para tomar las medidas pertinentes a este respecto.

Un beso muy fuerte,
Antonio.”

Preciada Azancot -> Antonio Gálvez:¡Vaya! En estos tiempos de oscuridad, éramos pocos y parió la abuela… Pues, queridísimo y leal editor, a mí, tras hablar contigo y enterarme del tema tratado y del modo en que lo trata, así de primeras, sólo se me ocurren rápidamente tres impresiones: pasmo, compasión y horror. Lo explico:
• PASMO: ¿Cómo, siendo la insigne profesión de escritora, un acto supremamente creador y generoso, alguien podría considerarse “escritora” fusilando sin permiso ni notificación alguna una obra ajena –la mía- así como otra de divulgación honesta y autorizada –la de Juan Manuel Soto, sin aportar nada a parte amputación y falsedad oportunista? ¿Cómo alguien que jamás ha sabido diagnosticar las tipologías de personalidad MAT y a quien yo debía corregirle todos sus diagnósticos, se atreve a escribir sobre este tema y se adentra en algo tan peligroso para los demás como fallar en el diagnóstico del ser y de la prisión ajena? ¿Cómo podría aportar algo válido, alguien que se pone por encima -con desparpajo y cinismo- tanto del creador del tema que plagia –no sin antes amputar y podar mal, siempre lo hizo, buscando “recetillas” para atajos- como del divulgador que lo pone clarísimamente al alcance de cualquiera?

• COMPASIÓN: pensando en esa hembra que ya había perdido -por odiar el amor en vez de amar- la posibilidad de realizar de algún modo una remota vocación de madre y que yo le había devuelto multiplicada con Meteoritos (el MAT para niños), constato que el egocentrismo y la pasión por su Ego que siempre fue su gran tara, la convierten hoy en un cáncer contra lo más puro en el niño que todos también somos y eso en el preciso instante en que hubiera podido ser abuela y me parece sencillamente lamentable. Como deplorable me parece también que, tras asesinar su espíritu (amor) en cuanto dejamos el MAT en Madrid a su cuidado, lo que nos obligó a prescindir de su colaboración hace cuatro años, haya optado -por despecho y desprecio del orden- a suicidar su alma (alegría y verdad) cuando escribió su primer plagio del MAT pretendiendo en Internet haberse dormido y despertado al día siguiente con el conocimiento de la ciencia infusa de la ingeniería emocional MAT -que antes le enseñé durante seis años-, opte hoy por suicidar su Ser fagocitando lo que en rigor representa la manifestación genial de la Estrella Primigenia: la usurpación del Ser creador.

• HORROR: Porque a partir de ahora, no hay rectificación ni marcha atrás posible en el despeñadero del cáncer de su Centro. ¿No le bastaba rodearse de cortesanos inescrupulosos y venales para sentirse reinona, no le bastaba tener como modelo conductual el llegar a ser una réplica –reducida- de Anita Obregón (allí hubiera al menos escrito un libro útil para los múltiples seguidores de “Sálvame de Luxe”), no le bastaba defraudar y traicionar las únicas amistades reales que tuvo en su vida (la tuya y la mía)? ¿Tenía que optar por ser públicamente una sociópata de 3º grado hace un plagio y de 9º grado con esta farsa? Un solo grado más –inevitable éste- y tocará fondo. Como bien sabes y sobre todo ella sabe, no suelo equivocar mis diagnósticos tipológicos ¡El horror! Y como todo mal, sin causa ni razón alguna. Salvo, eso sí, la imposibilidad de amar lo que la amó y de admirar lo que todo le devolvió y multiplicó.

¡En fin, allá ella! Como sabes, tras su primer plagio no dije nada, pues me pareció patético, pero esta vez están en peligro terceros que puedan buscar incautamente sus “enseñanzas”. Como mis manos siempre están de un pulcro absoluto, no necesito lavármelas. Me basta con voltear mi mirada de ella. Así hago, gracia a Dios. La gratitud –la mía- por no deber saludarla más, puede ser retroactiva. Y lo es, con alivio.
Yo, mi querido Antonio, una vez avisado el editor de “eso”, añadiría lo que quieras a lo que te respondo y lo dejaría correr, ya sabes hacia dónde.”

Anuncios

Los comentarios están cerrados.