Archivo diario: 29 noviembre, 2014

WOMEN WAGE PEACE: Una muy interesante iniciativa que me propongo investigar

Por Preciada Azancot

Por lo pronto deseo dejar algunos datos -todos ellos están desarrollados en los más de 150 artículos que escribí en Facebook desde el secuestro y asesinato de los tres estudiantes Israelís en una nueva forma de guerra que creí demasiadas veces solitaria y que ¿casualmente? sólo estuvo apoyada por (muy pocas) mujeres judías- sobre el resultado de mis investigaciones en la materia:

– Ante todo mi INMENSA ALEGRÍA Y ORGULLO DE VER ESTE MOVIMIENTO NACER Y MI ABSOLUTA SOLIDARIDAD CON ÉL. También mi orgullo, amor y alegría de poder aportar muchísimo, como investigadora y como mujer, a la pacificación de este planeta loco, obviamente comenzando y tal vez -ojalá- dedicándome a tiempo y energía completas a la causa judía en su sentido más civilizador y humanista del planeta, pues quien dude de esta realidad -que los judíos somos lo más civilizador, digno, innovador, desprendido, amoroso y humanista del planeta-, no merece ser interlocutor en absoluto en un objetivo de cordura y de paz en el mundo. Es más, puedo afirmar sin chulería que “¡con esa gentuza, no me hablo!”, y punto.
Y no por ser judía -por los cuatro costados- sino porque lo obvio es obvio para cualquier interlocutor de buena fe.
¡Jamás empezar el diálogo sobre la presunción de culpabilidad contra los judíos, jamás, pues el chivo expiatorio jamás ha de justificarse, sino que ha de denunciar y pedir cuentas! Todo el resto es el reino de terror, del caos y de la destrucción del Orden y del derecho natural y universal de los pueblos, base del Humanismo. Además ese yo-soy-tú-y-tú-eres-yo es Sociópata, azote de todos los finales de civilización y bomba nuclear de destrucción y enloquecimiento de los pueblos.
Y nada de pulsos, no. Los pulsos son para los sedientos de poder y los ególatras. Y justamente, los judíos jamás lo fuimos, de allí nuestra grandeza y de allí la ENVIDIA del entorno plagiario. Plantarse firmes en las afirmaciones fundamentadas en la verdad, sólo esto hay que hacer. Son los que acusan, a los que corresponde el cargo de la prueba en el estado de derecho. Lo demás es caos, impunidad, corrupción y jungla.

– El Tercer milenio será el de la MUJER. No es lo ideal, pero sí lo inevitable tras más de cinco milenios de dominación masculina. Dentro de ese contexto de futuro que ya se inició con este siglo, mi único deseo es que este movimiento no sea anti-masculino, ni siquiera anti-machista (el pulso horrendo) sino pro-hombre desde la MUJER INTEGRAL (¿también es “casual” que mi última foto trate de este logro?). Porque si no, como ya vimos con el feminismo, es querer estar en el “argumento” dentro del argumento: revindicar derechos “masculinos” desde una voz de hembra yupi o de amazonas es hacer más de lo mismo y perpetuar la guerra de sexos con la voz del “enemigo” pues en la mujer la hembra es la enemiga así como en el hombre, el macho es el enemigo, siendo estos dos enemigos lo que conforma el Ego. Obviamente, tampoco se trata de ser hembritas desvalidas y con síndrome de princesitas manipuladoras. Sino MUJERES.

– El Pueblo Judío está conformado por dos mitades que han de unirse más y en igual medida y estatus; y en esta tarea, las mujeres Isrealís son las más indicadas para edificar de partida este puente. El pueblo judío está conformado por su parte Territorialista (nuestro Hogar Judío: Israel, el padre, el novio, el esposo) que es su dimensión Masculina, y su parte Universalista y Humanista, la Diáspora judía, que es la del yo femenino del pueblo judío, su madre, su novia y su esposa.
Por ahora, a nivel mundial y en todas las religiones, la Shejiná está en exilio, pero como no pretendemos ser la parte femenina de Dios ni su porta-voz -¡Dios nos libre!- ocupémonos de nuestra dimensión humana, que incluye la parte espiritual personal y colectiva, obviamente.
Así que este movimiento, si ha de ser exitoso, ha de apoyarse y fortalecerse con el humanismo y las riquezas intelectuales de las dos partes del pueblo judío. Además la Yihad y el movimiento islamista no se limitan a la franja de Gaza. Si las mujeres de este movimiento olvidan su mejor refuerzo y hasta maestro, la Diáspora, no puede haber éxito posible para ellas. Jugarían a caperucita con la loba palestina y a las amazonas con sus hombres. Y de cara a la Diáspora, caerían en la arrogancia Israelí con respecto a la Diáspora, actitud supremamente machista, por lo demás. Vinculada por mujeres judías, esto sería patético. Espero que no lo hagan, pero no me queda claro. Digamos que ese es le máximo riesgo y debilidad del proceso de paz en este ejemplo que nos ocupa.

– Y sobre todo, dialogar, buscar paz, sí. Pero siempre que el diálogo de base en un DIAGNOSTICO adecuado: los palestinos, como pueblo, no son las víctimas, sino que tienen una tipología Sociópata Delatora y Hamas es Psicópata Destructor. Ambos han sido artificialmente prefabricadas por el antisemitismo planetario. Así que, ver a las mujeres palestinas como si fueran las de Marruecos o las de Turquía o las de Egipto, sería absolutamente suicida y sería convertirse en el caballo de Troya contra sus propios hombres e hijos. Como el perfil Israelí a nivel sociológico es Revelador en su parte masculina y Constructora en su parte femenina, las mujeres han de potenciar el orgullo creador y civilizador de Israel y los hombres han de apostar por su sensibilidad y compasión. Y ambos han de estrechar puentes y potenciar instrumentos con su amada Diáspora ¡Así sí veo futuro!

– Además, siendo el horror fundamentalista y terrorista islamista, profundamente machista y destructor de la mujer, Israel ha de apostar por partida doble sobre la auténtica grandeza de la estrella de David o ESTRELLA PRIMIGENIA que muestra que el ser humano integral es la unión en equilibrio e igual valía de su dimensión femenina y masculina.

-Queridas hermanas, no os equivoquéis, la mujeres palestinas no son las aliadas: son las Sociópatas Burladoras. No hay más. Una cosa es dejar constancia de nuestra grandeza diferencial y otra muy suicida, es creer que ellas son el interlocutor para la paz. Eso sería la disociación esquizoide de la parte femenina de Israel. ¡No lo quiera Dios! ¿Mujeres musulmanas interlocutoras? ¡Claro de sí, pero buscarlas en Egipto, en Marruecos, en Jordania, en Líbano, en los cementerios de Hamas y en los psiquiátricos de la “autoridad palestina”.

Y lo primero sería diagnosticar a las líderes de este movimiento, pues toda sociópata sería una mina en el propio campo. Hay también sociópatas, pocos entre los judíos, y nunca como movimiento, pero a nivel individual sí, como en todo grupo humano.

Hago votos por que este movimiento arranque sobre bases maravillosamente innovadoras y sólidas. Porque humanista, generoso y visionario, ya lo es. Le envío un gran abrazo solidario a estas hermanas y me pongo a su disposición, obviamente. ¡Shabbat Shalom!

Preciada Azancot

Anuncios

EL ESPLENDOR DE LO HUMANO, entrega 33: Análisis de la estructura de las organizaciones

Extracto del libro “EL ESPLENDOR DE LO HUMANO”,  de Preciada Azancot

©Preciada Azancot

EL RECTOR:
Un Rector que funciona bien arrojará:
– Normativa correcta y completa orientada a la seguridad de la organización y de sus habitantes.
– Conocimiento de los límites exactos que nadie puede ni debe franquear.
– Sutileza y delicadeza en el trato a las personas.
– Respeto del sistema de valores elegidos para desarrollarse en paz.
– Seguridad de las personas y de la organización.
– Selección de las personas sobre valores claros y éticos.
– Recta conciencia y sentido del honor.
– Cumplimiento de las obligaciones.
– Ética, elegancia, firmeza y fiabilidad.
– Confidencialidad.
– Constancia.
– Rigor en la selección de dirigentes, usuarios y clientes.
– Conocimiento profundo y objetivo de los rasgos de personalidad propios y ajenos.
– Sanciones contra abusos, manipulaciones, atropellos, mentiras y todo tipo de incumplimientos.

En cuanto al Rector en mal funcionamiento, se constatará:
– Exceso e inadecuación de la normativa, que traba el fluir orgánico.
– Timidez y cobardía en los habitantes, que privilegian la seguridad y la rutina por encima de la veracidad.
– Burocracia y excesivo papeleo.
– Falta de creatividad.
– Pesadez y pomposidad.
– Rigidez.
– Organización estratificada según la antigüedad y la edad.
– Control sistemático a priori.
– Desconfianza en los habitantes y antes los extraños.
– Liderazgo rígido y orientado hacia los resultados.
– Multitud de ideologías arquetipales y culto por las ideologías.
– Culto de la personalidad.
– Intimidación y manipulación con miedo.
– Distanciamiento en el trato.
– Pocos premios y muchas sanciones.

Una organización con el Rector Dominante evidenciará, en sus mejores momentos, un Rector adecuado, y también se caracterizará por una patología dominante de esta estructura: tendremos a una organización de tipología Fortificadora. La emoción inflada correspondiente será el miedo transformado en cobardía.

EL PROTECTOR:
– Una estructura Protectora adecuada se caracteriza por:
– Vocación de servicio.
– Atención a los habitantes. sean o no nacionales.
– Sentido de pertenencia sobre valores positivos y creadores: sobre la auténtica valía.
– Diferenciación en el trato según la valía real de las personas y cosas.
– Servicio post venta.
– Validez y fiabilidad.
– Sistema de comunicación completo y personalizado.
– Solidaridad con el entorno.
– Reconocimiento del desempeño personal.
– Programas de desarrollo integral de las personas.
– Programas sociales.
– Multiplicidad de asociaciones de ayuda y solidaridad.
– Cultura humanista.
– Revistas y publicaciones especializadas en enlace entre las personas.
– Programas de integración.
– Sistema de venta y comunicación vanguardista.
– Habilidad conceptual.
– Amistad, lealtad, hospitalidad.

El Protector en mal estado evidenciará:
– Paternalismo.
– Sobreprotección de los integrantes de la organización.
– Irrespeto de los subalternos por sus jefes.
– Delegación hacia arriba.
– Miedo a desagradar.
– Culpabilidad si se piensa en cambiar de país o de empresa.
– Subordinación de la tarea al estado de ánimo de la gente.
– Compulsión en complacer.
– Cambios continuos de ritmo en función de necesidades ajenas al interés general.
– Falta de sanciones.
– Atención y tiempo para los peores.
– Repugnancia a echar a indeseables.
– Pérdida de tiempo.
– Razonamientos faltos de rigor y muy subjetivos.

Una organización con dominante protectora será de tipología Reactivadora con amor dominante transformado en temeridad y compulsión salvadora.

EL SINTETIZADOR:
Un Sintetizador en buen estado se manifestará por:
– Tecnología puntera.
– Sistemas actualizados y novedosos.
– Organización del trabajo.
– Buena administración, muy transparente.
– Organización de los mandos.
– Hábito de informar y de dialogar.
– Toma de decisiones claras y colegiadas.
– Racionalidad.
– Apertura.
– Honestidad.
– Actualización de conocimientos.
– Formación cuidada y masiva.
– Proceso de datos.
– Orden y economía.
– Inteligencia.
– Multiplicidad de opciones.
– Aprovechamiento de cada oportunidad.
– Control y aprovechamiento del tiempo en actividades de desarrollo permanente.
– Juventud, lozanía, candor.

Un Sintetizador inadecuado tendrá:
– Reuniones interminables y sin puntualidad.
– Frialdad de la información uniformizada.
– Hiperracionalismo.
– Robotización de tareas.
– Exceso de información.
– Culto al ordenador y a la robotización del trabajo.
– Seriedad convencionalista de la vestimenta.
– Gusto por las presentaciones que privilegian la forma sobre el contenido.
– Decoración aséptica, funcional y banal.
– Decoración excesivamente barroca y sobrecargada.
– Falta de gusto y ordinariez.
– Desconfianza disfrazada de pragmatismo ante lo creador e innovador.
– Esterilización de la creatividad.
– Desprecio por las personas “inmaduras” que expresan rabia.
– Subvaloración de los creadores, que se ven como a locos y neuróticos.
– Exceso de organización y peso de la estructura improductiva.
– Opacidad gerencial y falta de transparencia administrativa.

Una organización con dominante del Sintetizador será de tipología Constructora. La emoción dominante será la tristeza, muchas veces transformada en derrotismo amputador.

EL VITALIZADOR:
Un Vitalizador organizacional sano tendrá:
– Vitalidad.
– Viveza y capacidad de reacción inmediata.
– Pasión por el movimiento y el deporte.
– Talante justiciero.
– Generación permanente de cultura.
– Defensa contra los abusos.
– Lucha contra manipulaciones y mentiras. Gusto por la exploración y el descubrimiento de cosas nuevas.
– Talento iconoclasta que ridiculiza lo pomposo.
– Agilidad y flexibilidad.
– Ambiente relajado, divertido e informal.
– Libertad.
– Control a posteriori de las tareas.
– Defensa del individuo.
– Lucha contra el corporativismo y los reinos de Taifas.
– Presencia en el entorno.
– Gran movilidad dentro del entorno.
– Osadía e inconformismo.
– Amor por la verdad.

Un Vitalizador en mal estado se caracterizará por:
– Pasotismo.
– Corporativismo obstruccionista.
– Aparente dinamismo y aceleración que encubre una gran resistencia al cambio.
– Cada uno trata de demostrar que las ideas de los demás son inoperantes, encontrándole “peros” a todas.
– Resentimiento y revanchismo.
– Clima de camaradería horizontal y adolescente.
– Se hace pasar exámenes a los mejores y más cariñosos que se ven como a incautos.
– Sensación de impotencia y de injusticia difusas.
– Reivindicaciones partidistas.
– Gusto por salir a la calle con cualquier pretexto.
– Tristeza que no se expresa y se desvía en irritación.
– Caricaturización de las desgracias y dolores.
– Aparente cinismo.
– Mal trato a los usuarios y clientes.
– Paranoia con el entorno.
– Se patea el orgullo.
– Admiración por la picaresca.
– Se le quita seriedad y trascendencia a todo.

Una organización con dominante vitalizadora tendrá la tipología Reveladora con rabia inflada que se transforma en resentimiento revanchista.

EL TRANSFORMADOR:
Un Transformador en buen estado tendrá:
– Investigación e innovación de vanguardia.
– Transformación creadora de la realidad.
– Florecimiento de arte y de descubrimientos.
– Genialidad.
– Firmeza en la audacia.
– Liderazgo de vanguardia y orientado hacia la persona.
– Facultad de adelantarse a los cambios.
– Tecnología puntera.
– Liderazgo de vanguardia y orientado al crecimiento y la transformación de la persona.
– Gusto por la filosofía.
– Lenguaje rico y habilidad oratoria.
– Habilidad para negociar.
– Valoración y estatus de los mejores.
– Amor por los genios.
– Penalización de la envidia.
– Autosuperación permanente.
– Dignidad.
– Fobia al culto de la personalidad.
– Ridiculización del narcisismo.
– Rechazo y desprecio del trepador.
– Respeto por las creaciones y descubrimientos ajenos.
– Respeto escrupuloso del pago de royalties.
– Sistema de remuneración flexible que privilegia la creación sobre la antigüedad.

Un Transformador defectuoso tendrá:
– Manipulación de la gente y de la opinión pública.
– Sobornos y promesas incumplidas.
– Culto por el trepador y el pícaro.
– Reemplazo de lo creador por improvisaciones descabelladas e insulsas.
– Líderes aniñados y caprichosos.
– Reinos de Taifas.
– Prioridad a la forma y al valor añadido oportunista.
– Falta de escrúpulos.
– Culto a la vitrina.
– Esnobismo en el vestir.
– Estatus formalista y superficial muy apegado a los signos exteriores.
– Servilismo y clientelismo.
– Hábito de considerar a las personas como bienes de equipo intercambiables.
– Envidias y agravios comparativos.
– Cultura que premia a los trepadores y castiga la lealtad.
– Gusto por negocios poco claros y de resultados inmediatos.
– Visión miope y a muy corto plazo que considera el mañana como prolongación del hoy.
– Contacto con políticos sobornables.
– Derrotismo y fatalismo que elige lo tópico.

Una organización con dominante del Transformador será Legisladora con orgullo inflado que se transforma en dogmatismo e idolatría.

EL ORIENTADOR:
Un Orientador adecuado se manifestará por:
– Planificación estratégica que se adelanta a los cambios del entorno.
– Tesón que no abdica ante las adversidades ni ante las pruebas.
– Optimismo y fe en el ser humano.
– Valoración de lo universal y de lo auténticamente sagrado.
– Desarrollo espiritual privilegiado.
– Alegría ante cualquier certeza.
– Búsqueda de la verdad y alegría cuando se encuentra.
– Excelente orientación en sus sectores de actividad y de investigación.
– Respeto por lo biológico y lo humano.
– Valentía y heroísmo.
– Talante insobornable.
– Gran curiosidad y respeto por lo inconsciente.
– Optimismo confiado.
– Paz y serenidad.
– Sentido del humor.
– Vocación de felicidad.
– Contacto amoroso con generaciones pasadas y futuras.
– Sentido de continuidad.
– Humildad.
– Jerarquización indesmayable que no se aparta de lo esencial.
– Amor por Dios sobre todas las cosas.

Un Orientador en mal estado tendrá:
– Incoherencia en la planificación estratégica.
– Gusto por los gurúes y por lo mágico.
– Entusiasmos y depresiones ciclotímicas.
– Idolatrización por los valores culturales de moda.
– Prostitución de ideales profundos a favor de modas.
– Liderazgo personalista y manipulador.
– Admiración por el carisma.
– Admiración por el éxito.
– Utilización cínica de los demás.
– Ideal corporativista entre “élites” sociales (beauty people, jet set).
– Fundaciones de arte postmoderno y decadente con pretensiones minimalistas.
– Desprecio de la galantería y gran patanería y ordinariez.
– Machismo en los hombres y síndrome de la abeja reina en las mujeres.
– Inversión de patrones sexuales y transformismo.
– Gusto por el disfraz.
– Vestimenta unisex.
– Gusto por las fusiones y el gigantismo que disimulan un real ostracismo.
– Drogadicción, ludopatías y todo tipo de adicciones.
– Miedo al entorno, que se ve como a una jungla.
– Mesianismo en los líderes e infantilismo en los seguidores.
– Fabricación de ídolos surgidos del marketing.
– Adulación y narcisismo infantil.
– Falta de límites.
– Talante confianzudo.
– Nadie dice lo que piensa si no le conviene.
– Expulsión inmediata de los que se atreven a recuestionar lo idolatrizado.

Una organización con Orientador dominante tendrá una tipología Promotora con alegría inflada que se transforma en avasallamiento y talante de aprovechado.

El Esplendor de lo Humano - Preciada Azancot
 

Extracto del libro “EL ESPLENDOR DE LO HUMANO”,  de Preciada Azancot

©Preciada Azancot

THE SPLENDOUR OF THE HUMAN BEING, fascicle 33: The typology of organisations

An extract from the book “THE SPLENDOUR OF THE HUMAN BEING” by Preciada Azancot
©Preciada Azancot

When we describe the temperament of nations, we tend to say that the French are arrogant, elegant, lovers of good food and chauvinistic, that Germans are hardworking and organised and lovers of culture although square, that Spaniards are unruly, joyful, moaners and creative, that the English are reserved, intimate, sober and isolationists and that the Dutch are humanists, welcoming and cordial. One could say that we easily see, as soon as we become familiar with MAT, that France is Legislator, Germany Constructor, Spain Revealer, and Holland Reactivator. And if we start analysing those countries by comparing our first impression with the details of the MAT portrait of these typologies, we will ratify these diagnoses and even manage to detect the phase of typological evolution in which each of the abovementioned countries is.
Diagnosing the typology of a country follows the same guidelines as diagnosing that of a person: first we need to detect what structure is most active. Secondly, we need to confirm that the dominant emotion is the one that normally energises the detected inflated structure. We will not have the help, at least at first sight, of confirming our visual, auditory, olfactory, taste, tactile and sexual perceptions with a standard portrait, but if we delve slightly deeper into the culture, cuisine, aesthetic, landscape, history, philosophy and linguistics or philology of each country, we will verify many times over that these first perceptions are confirmed and we will detect the national typology and phase of evolution in all ease.
Analysis of the structure of organisations:

THE RECTOR:
A Rector that functions well will give:
– Correct and complete regulations aimed at the safety of the organisation and its population.
– Knowledge of the exact limits that nobody can or must violate.
– Subtlety and delicacy in dealing with people.
– Respect for the selected system of values in order to develop in peace.
– Safety of the people and of the organisation.
– Selection of people based on clear and ethical values.
– Upright conscience and sense of honour.
– Fulfilment of obligations.
– Ethics, elegance, firmness and reliability.
– Confidentiality.
– Constance.
– Rigour in the selection of directors, users and clients.
– Profound and objective knowledge of own and others’ personality features.
– Sanctions against abuses, manipulations, clashes, lies and all types of failures.

With regards to the Rector functioning poorly, we will observe:
– Excessive and inadequate regulations, which impede organic flow.
– Timidity and cowardice of the population, favouring safety and routine over veracity.
– Bureaucracy and excessive paperwork.
– Lack of creativity.
– Heaviness and pomposity.
– Rigidity.
– Organisation stratified according to time of service and age
– Systematic control a priori.
– Mistrust among the population and towards strangers.
– Rigid result-oriented leadership.
– Multitude of archetypal ideologies and cult for ideologies.
– Personality cult.
– Intimidation and manipulation through fear.
– Distance in personal treatment.
– Few rewards and many sanctions.

An organisation with a Dominant Rector will display, in its best moments, a suitable Rector, and will also be characterised by a dominant pathology of that structure: we will have an organisation of the Fortifier typology. The corresponding inflated emotion will be fear transformed into cowardice.

THE PROTECTOR:
A suitable Protector structure is characterised by:
– A vocation to serve.
– Care for the population, whether or not they are nationals.
– Sense of belonging based on positive and creating values: based on genuine worth.
– Different treatment according to the real value of people and things.
– After-sales service.
– Validity and reliability.
– Complete and tailored communication system.
– Solidarity with the environment.
– Recognition of personal performance.
– Integral development programs for people.
– Social programs.
– Multiplicity of aid and solidarity associations.
– Humanist culture.
– Magazines and publications specialised in bonding between people.
– Integration programs.
– Avant-garde sales and communication system.
– Conceptual skill.
– Friendship, loyalty, hospitality.

A Protector in bad condition will display:
– Paternalism.
– Overprotection of the organisation’s members.
– Lack of respect of underlings for their bosses.
– Upwards delegation.
– Fear of not pleasing.
– Guilt if thinking about changing country or company.
– Subordination of the task to people’s frame of mind.
– Compulsion to please.
– Continuous changes in pace based on needs beyond the general interest.
– Lack of sanctions.
– Attention and time for the worst.
– Reluctance to throw out undesirables.
– Waste of time.
– Reasoning that lacks rigour and is very subjective.

An organisation with a dominant protector will have a Reactivator typology with dominant love transformed into recklessness and a compulsion to save.

THE SYNTHESISER:
A Synthesiser is good condition will express itself through:
– State-of-the-art technology.
– Updated and innovative systems.
– Work organisation.
– Good administration, very transparent.
– Organisation of leaders.
– Habit of informing and dialogue.
– Clear and group decision making.
– Rationality.
– Openness.
– Honesty.
– Updating of knowledge.
– Careful and mass training.
– Data processing.
– Order and savings.
– Intelligence.
– Multiplicity of options.
– Making the most of every opportunity.
– Control and efficient use of time in activities of permanent development.
– Youthfulness, vigour, candour.

An inadequate Synthesiser will have:
– Endless meetings with no punctuality.
– Cold uniform information.
– Hyper-rationalism.
– Robotised tasks.
– Excess of information.
– Cult towards the computer and work robotisation.
– Conventional seriousness of the dress code.
– A taste for presentations that favour form over content.
– Aseptic, functional and banal decoration.
– Excessively baroque and overloaded decoration.
– Lack of taste and vulgarity.
– Mistrust disguised as pragmatism in the face of what is creating and innovative.
– Sterilisation of creativity.
– Scorn for “immature” people who express rage.
– Undervaluing creators, who are seen as crazy and neurotic.
– Excessive organisation and weight of the non-productive structure.
– Opaque management and lack of administrative transparency.

An organisation with a dominant Synthesiser will be of the Constructor typology. The dominant emotion will be sadness, often transformed into amputating defeatism.

THE VITALISER:
A healthy organisational Vitaliser will have:
– Vitality.
– Liveliness and capacity to react immediately.
– Passion for movement and sports.
– A just temperament.
– Permanent generation of culture.
– Defence against abuses.
– Fight against manipulations and lies. Taste for exploration and the discovery of new things.
– Iconoclastic talent that ridicules what is pompous.
– Agility and flexibility.
– Relaxed, fun and informal atmosphere.
– Freedom.
– Control of tasks a posteriori.
– Defence of the individual.
– Fight against corporatism and caliphates.
– Presence in the environment.
– Great mobility within the environment.
– Boldness and non-conformism.
– Love for the truth.

A Vitaliser in poor condition will be characterised by:
– A couldn’t-care-less attitude.
– Obstructionist corporatism.
– Apparent dynamism and speed that disguises a great resistance to change.
– Everyone trying to prove that others’ ideas don’t work, finding “buts” to all of them.
– Resentment and vengefulness.
– Climate of horizontal and adolescent camaraderie.
– Putting the best and kindest who are seen as unwary to the test.
– Vague sense of impotence and injustice.
– Partisan claims.
– Taste for going outside with any pretext.
– Unexpressed sadness deviated towards irritation.
– Caricaturing of misfortunes and pain.
– Apparent cynicism.
– Bad treatment towards users and clients.
– Paranoia with the environment.
– Downtrodden pride.
– Admiration for the picaresque.
– Removing seriousness and transcendence from everything.

An organisation with a dominant vitaliser will have the Revealer typology with inflated rage transformed into vengeful resentment.

THE TRANSFORMER:
A Transformer in good condition will have:
– Avant-garde research and innovation.
– Creating transformation of reality.
– Flourishing of art and discoveries.
– Genius.
– Firm audacity.
– Avant-garde people-oriented leadership.
– Faculty of being ahead of changes.
– State-of-the-art technology.
– Avant-garde leadership oriented at personal growth and transformation.
– Taste for philosophy.
– Rich language and oratory skill.
– Skill to negotiate.
– Valuation and status of the best.
– Love for geniuses.
– Penalisation of envy.
– Permanent self-improvement.
– Dignity.
– Phobia of the personality cult.
– Ridiculing of narcissism.
– Rejection and scorn towards social climbers.
– Respect for other people’s creations and discoveries.
– Scrupulous respect for the payment of royalties.
– Flexible remuneration system that favours creation over time with the organisation.

A defective Transformer will have:
– Manipulation of people and of public opinion.
– Bribes and unfulfilled promises.
– Cult for the social climber and the rogue.
– Replacement of what is creating for preposterous and dull improvisations.
– Childlike whimsical leaders.
– Caliphates.
– Priority of form and of opportunistic added value.
– Lack of scruples.
– Cult of the showcase.
– Snobbery in the dress code.
– Formalist and superficial status very attached to outward signs.
– Servility and the patronage system.
– Habit of considering people to be replaceable items of equipment.
– Envies and resentments arising from inequalities.
– A culture that rewards social climbers and punishes loyalty.
– Taste for businesses that are not very clear and that give immediate results.
– A short-sighted and very short-term vision that considers tomorrow to be an extension of today.
– Contact with venal politicians.
– Defeatism and fatalism that chooses clichés.

An organisation with a dominant Transformer will be Legislator with inflated pride that is transformed into dogmatism and idolatry.

THE ORIENTER:
An adequate Orienter will be expressed through:
– Strategic planning that is ahead of the changes in the environment.
– Tenacity that does not abdicate in the face of adversities or tests.
– Optimism and faith in the human being.
– Valuation of what is universal and authentically sacred.
– Privileged spiritual development.
– Joy in the face of any certainty.
– Search for truth and joy when it is found.
– Excellent orientation in its sectors of activity and research.
– Respect for what is biological and human.
– Valour and heroism.
– Incorruptible temperament.
– Great curiosity and respect for the unconscious.
– Confident optimism.
– Peace and serenity.
– Sense of humour.
– Vocation of happiness.
– Loving contact with past and future generations.
– Sense of continuity.
– Humility.
– Unfaltering prioritisation that does not abandon what is essential.
– Love for God above all things.

An Orienter in bad condition will have:
– Incoherence in the strategic planning.
– Taste for gurus and what is magical.
– Cyclothymic enthusiasms and depressions.
– Idolatrised fashionable cultural values.
– Prostitution of profound ideals in favour of fashions.
– Manipulating personality-oriented leadership.
– Admiration for charisma.
– Admiration for success.
– Cynical use of others.
– Corporatist ideal between social “elites” (beauty people, jet set).
– Post-modern and decadent art foundations with minimalist pretensions.
– Scorn for politeness and great vulgarity and coarseness.
– Male chauvinism in men and queen bee syndrome in women.
– Inversion of sexual patterns and transvestism.
– Taste for disguise.
– Unisex dress code.
– Taste for mergers and gigantism that hide a real ostracism.
– Drug addiction, gambling addiction and all types of addictions.
– Fear of the environment, which is seen as a jungle.
– Messianism in leaders and infantilism in followers.
– Fabrication of idols emerged from marketing.
– Childish narcissism and flattery.
– Lack of limits.
– Overfamiliar attitude.
– Nobody says what they think if it’s not in their interest.
– Immediate expulsion of those who dare to question what is idolatrised.

An organisation with a dominant Orienter will have a Promoter typology with inflated joy that is transformed into subjugation and a self-seeking attitude.

The Splendour of the Human Being - Preciada Azancot

An extract from the book “THE SPLENDOUR OF THE HUMAN BEING” by Preciada Azancot
©Preciada Azancot