Archivo diario: 15 octubre, 2015

Hamas viola las mentes, difama, destruye y mata y entonces habla como si la víctima fuese él

Al hilo del artículo:

Palestinian Authority Wants to Refer Israel to International Court over Killing of Terrorists

PLO-executie-Saeb-Erekat - Fuente: http://unitedwithisrael.org/

PLO-executie-Saeb-Erekat – Fuente: http://unitedwithisrael.org/

UNA TRAMPA MORTAL EN LA CUAL NO DEBEMOS CAER:

¡El clásico “yo-soy-tú-y-tú-eres-yo” del Psicópata clínico! Hamas viola las mentes, difama, destruye y mata y entonces habla como si fuera su víctima y que la víctima fuese él. Para confundir y desorientar, porque a ninguna persona simplemente normal le cabe en la cabeza que alguien invierta y subvierta la realidad.

Esta técnica es la preferida de todo sociópata y es un indicador mayor de diagnóstico clínico de esos infrahumanos. Todos los profesionales de la salud mental, lo sabemos.

Así que no nos engañemos: un sociópata no es como un psicótico, el segundo es un enfermo mental, el primero es un monstruo consciente y frío. La peor respuesta que se puede dar a ese tipo de sádicos es tratarlos “como si no entendieran y necesitaran más información” y dar más explicaciones y justificaciones. Esa es la trampa mortal en la cual NUNCA hay que caer.

Otra información esencial: la diferencia entre un sociópata y un psicópata es que el primero se especializó en matar sin tocar a su víctima, manipulando e invirtiendo sus emociones y logrando que ese yo-soy-tú penetre en la víctima y sea asumida como una culpabilidad monstruosa que lo enloquece y lo psicotiza, porque como es falsa, no se puede corregir ni remediar -en efecto, ¿cómo puedes deshacer un camino que nunca has franqueado y cómo corregir un crimen que no has cometido?-; mientras que el psicópata es un sociópata que ya se manchó las manos de sangre y que se hizo adicto. La definición misma de ISIS y Hamas. La historia está llena de psicópatas que han generado el odio a la grandeza, al amor y a la verdad.

No caigamos más en la misma trampa. Porque al hacerlo, no sólo nos debilitamos y enloquecemos, sino que colaboramos con el lobo ¿os suena?

Entonces ¿cuál es la conducta positiva y constructiva? Diagnosticar, no dialogar, denunciar y amenazar con divulgarlo. Punto. Como todos los malos, el sociópata es un gran cobarde y eso le muestra que si quiere hincar el diente, ha de buscarse a otra víctima, no a ti. Así que como es un compulsivo, va a ello, pero con menos fuerza en su infalibilidad. De paso, a la vez que conservas tu cordura, salvas vidas inocentes.

Preciada Azancot, Octubre de 2015

Anuncios