Archivo diario: 5 diciembre, 2015

UN CONTRA-DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

Al hilo del vídeo: “Bibi Just Went Off On France And It Was EPIC“, aparecido en http://www.israelvideonetwork.com/

http://www.israelvideonetwork.com/bibi-just-went-off-on-france-and-it-was-epic/

¡La más grande de las injusticias, de las incoherencias y la manifestación de antisemitismo más rancio y repelente! Europa no merece a un aliado como Israel. Querer crear un estado Palestino es ya un contra-sentido, salvo si se diera tan sólo la franja de Gaza a los que se revindican del siniestro pedigree de los Filisteos y si en tal caso, Israel fuera también dueño de su territorio histórico bíblico. Pero querer reconocer y oficializar a un Estado Palestino sin comprometerse a la Paz sin vuelta atrás, es tan sólo pagar favores a Irán y a los Emiratos, a costa de la riqueza de otro, pero sobre todo, a costa de ponerlo en Inseguridad endémica. ¡Es un asco! ¡Vomitivo!


Pero prosiguiendo con el delirio y con el anti-derecho internacional público en el que me gradué: Pregunta ingenua: ¿Como reaccionaría un país europeo y el concierto de las naciones de la UE, si otro país europeo fuera de la unión, empezara a tirar misiles y hacer atentados terroristas contra un país de la UE? Obviamente iría a la guerra contra éste. Y una vez vencido, ¿qué? ¿Cual sería su estatuto, si vencido en una guerra de defensa propia, la más legítima, este Estado se negara a firmar la paz y declarara que quiere seguir con las mismas? ¡A ver! ¿Cuál sería el dictamen de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, por ejemplo? ¡A ver! ¿Qué se han creído: que Israel es un gueto doméstico de antaño dónde podían hacer sus pogromos habituales o un Estado soberado?

Preciada Azancot, 5 de diciembre de 2015

Anuncios

SHABBAT SHALOM DE HANUKKAH

SHABBAT SHALOM DE HANUKKAH, mis amados todos,

En este mensaje me dirijo, como persona individual, a la Diáspora Judía, a quien nos toca hacer, una vez más, nuestra parte de camino. Porque somos los creadores del Humanismo Universal y tan sólo por eso. Un creador verdadero nunca se jubila, va a mejor y pasa la antorcha. Con gratitud por quien le hace el honor de recibirla y de llevarla al siguiente. Pues en ese acto, hay DOS MILAGROS: el de crear y el de ser recibido. En tiempos de relativa paz, sigue creando su obra personal. En tiempos de guerra, abandona su obra individual y envía bengalas -o misiles, según su luz propia, poco importa- de luz a su entorno, con energía y alegría redobladas. Pues para apagar la noche de Brutalidad, solo cabe la luz de Sabiduría.

Si no quieres leer el texto, te lo resumo en una imagen animada: “Cuando la brutalidad invade la tierra, es como si las luces del sol y de las velas se apagaran. Y estamos solos. Entonces, para encontrar luz, cierra los ojos, busca la RISA de tu Creador, busca tu amor por la Creación, busca tu alegría en que después de ti habrá más luz y más sabiduría, agradece, sonríe, abre los ojos y envía esa luz a tu entorno. Y verás que no estuviste nunca solo. Y que acompañas a una multitud. Y que esa multitud es más firme, bella y sana que la dejaste atrás. ¡Feliz Hanukah!”.

Si deseas leer, antes que nada, necesito precisar dos cosas:

– Como ya os señalé tantas veces, el TERCER MILENIO, será un periodo histórico de Constructores de un Templo de la Luz (que llamo Bio-Humanismo Universal), hogar inalterable del Humanismo Universal. Y por ende, SERÁ UN PERIODO DE VOCES AISLADAS, INDIVIDUALES, SOLITARIAS. Y no un lugar para sectas, instituciones, fanatismos, Egos, Fundamentalismos, y si siquiera escuelas de pensamientos. Por lo tanto os hablo SIEMPRE en nombre propio, individual, bajo mi única y entera responsabilidad. Y leo vuestras entradas en este espacio maravilloso, como tales también: “esta es mi amiga desconocida X o este es ese desconocido ya amigo que muestra que invierte su energía y tiempo en ocuparse de proporcionarnos datos”.

El Humanismo es altruismo, ocupación del tiempo y energía propios para la edificación de un mañana mejor. En mi caso personal, soy ya bien conocida y a veces criticada, por expulsar alumnos demasiado entusiastas y por negarme a fundar ni siquiera una empresa con directivos. Ni me interesa liderar un movimiento de opinión, ni me preocupa que me sigan. En eso, también, soy un ser humano moderno, vanguardista, que ya se construyó una vida y un entorno despejado de anhelos de poder y de pesos no desados. Y a decir verdad, los pocos de quien me rodeo y a los cuales leo y admiro, hayan vivido en el pasado y lo estén haciendo en el presente, están en esa honda.

– Vale decir que las voces que construirán ese Humanismo serán -como siempre lo han sido, pero mucho más aún-, voces solitarias, personales, testimonios y exponentes de las múltiples e INFINITAS formas en que se manifiesta, el nunca silenciable espíritu humano. No es silenciable porque surge del silencio y de la soledad.

Los Judíos siempre hemos estados solos, por eso hemos sido, somos y seremos, los grandes Civilizadores y Pacificadores, es decir los facilitadores de la Evolución Humana, ya sea a través del respeto y fomento de la DIGNIDAD TERRITORIAL (somos inolvidables como huéspedes de nuestros países de acogida y cuando pudimos vivir en Nuestra Patria Milenaria, siempre hemos ofrecido al Mundo un Israel modélico e irrepetible), ya sea a través del HUMANISMO UNIVERSAL.

Afortunadísimamente, Israel ya existe para toda la Eternidad, estoy convenida de ello, es nuestro AMADO, nuestro Padre, Nuestro Esposo, y más aún nuestro Hijo y nuestro Nieto y los Nietos por venir. Es decir, lo único por lo cual entregar la vida instintivamente una y mil veces, con alegría y GRATITUD. Esta es una cara del SELLO -que no de la moneda-, una de las dos vertientes inseparables e indivisibles del pueblo Judío. De más está decir que Israel nos tiene incondicionalmente a su lado para lo que necesite. Incondicional, significa no meterse en querer cambiar su manera de gobernarse, si nos estamos viviendo allí. Para eso existe el Sionismo: para ir a vivir a nuestro hogar cuando lo estimemos útil para él o si nuestra vida está amenazada. O sencillamente, porque no da la real gana.

La diáspora judía siempre fue la creadora de todos los grandes saltos cuánticos espirituales y humanísticos, que las sociedades humanas han realizado para el bien de la Humanidad. Y eso por una sencilla razón: siempre hemos estados convencidos y lo hemos asumido, de que la Creación es obra de un CREADOR ÚNICO Y PERFECTO, de que nos creó a Su Imagen y Semejanza y que el ÚNICO CAMINO DE GRATITUD Y DE LEALTAD ES EVOLUCIONAR.

Evolucionar significa, no más de lo mismo -eso se llama desarrollar-, sino pasar a otra dimensión, a un nivel de innovación creadora más inaudita, más completa, más compleja y mucho más bella. Siempre lo hemos hecho y siempre lo haremos; nos hayamos llamado Noe, Abraham, Moisés, David, Salomón, Esther, Jesús, Einstein, Freud, Marx, Fromm, Berne, Adler, Frankl y un largo etc… En lo que a mí hace, comencé mi pasión investigadora humanista a los tres años de edad y cada día estoy más enamorada de esa vocación. Y me ha sido muy fructífera porque ha sido solitaria y sincera, pues me ha llevado a descubrir por qué la Creación es tan perfecta en lo que a la naturaleza y al funcionamiento del ser humano se refiere. Y estoy pasmada ante la belleza de las leyes – objetivas, universales, medibles y precisas, científicas, transmisibles, si no, no serían leyes sino tendencias- que descubrí. Pasmada e infinitamente agradecida al Creador.

El Humanismo, como su nombre sugiere, es UN MEJOR LUGAR PARA TODA LA HUMANIDAD, no sólo para nosotros. Por eso, la Patria del Humanismo es el Universo creado, todo él. Los Judíos siempre hemos sido así. Y nada más que así. Me refiero a nivel colectivo, a través de los aportes personales, claro está y de nuestro amor por nuestra identidad colectiva.

Sí, amigos, estamos solos. Yo diría que estamos más solos que jamás antes en nuestra historia. Porque el mundo se hizo más grande y más intercomunicado y porque no tenemos aliados y sobre todo porque la civilización va a cambiar. En este momento, no tenemos NINGÚN ALIADO, SALVO EL AMOR DE LOS JUSTOS. Y eso es más importante que nada.

Pues somos energía, nada más que energía, y más alta es nuestra dignidad territorial, más fuerte es nuestro Humanismo Universal, más energía se desprende de la tierra y más la sostiene (a esto, un Premio Nobel de física, lo llamó Negantropía). Y más concentrados y crecidos estamos, más encontramos ese dial – que no es ni místico, ni mágico, ni alucinado, ni mediatizado-, para recibir y responder a LA LUZ DE DIOS Y AL SONIDO DE SU RISA, a través de sus seis manifestaciones: Inmanencia, Inmortalidad, Astralidad, Eternidad, Ubicuidad e Infinitud.

Una vez encontrada la luz, sólo cabe sonreír y compartirla.

Preciada Azancot, 5/12/2015.