Archivo diario: 22 diciembre, 2015

EL DÍA DESPUÉS

¡Patético! Mientras que casi la cuarta parte de España optó por la única Secta Destructiva española y por tirarse al agujero negro gritando “¡Sí se puede!”, cuyo cabecilla no esperó ni media hora para mostrar su cara dura de golpista del sistema institucional en el más puro estilo chavista -con la enorme diferencia de que Chávez, si bien enajenado, no era un sociópata- sacudiendo su coleta de Robespierre que sólo desea guillotinar la Monarquía y venezolanizar al país ¿qué hicieron los partidos políticos?

Pues, dale que te pego y sin enterarse que el siglo XXI tendrá una sola fobia: el asco contra el político de toda pelambre, se entregaron a una orgía de espíritu partidista: el auto-bombo sobre su gran victoria electoral, en vez del espanto ante la evidencia de la poca participación y del rechazo popular ante los políticos; el odio partidista contra quien debería ser su socio en un Pacto Institucional de Salvación del Estado en la conciliación y la auto-crítica (no Señor Rivera, uno no se abstiene cuando convoca al pueblo a no hacerlo en las urnas y no, Señor Sánchez, su enemigo es su odio partidista y sus resentidos deseos de poder, no el PP, y no, señor Rajoy, su argumento ya no puede ser lo buen gestor -de la crisis económica, que Usted demuestra haber sido y que ya no es el problema de España); y la ilusoria convicción en ser cada cual, la “única” “salvación” de España, descalificando el aporte de los demás.

Y lo más demente de todo: cada cual cree que si hay otras elecciones, todos lo votarán a él contra los otros. No, señores, si hay segunda vuelta de elecciones, el pueblo que ya dio en un 75%, un último voto de confianza a sus políticos “de toda la vida” y al nuevo partido que no tardó ni cinco minutos en ser como los demás, frente a la incapacidad de pactar por el bien nacional, ¡podría perfectamente, ya que estamos en un escenario muy parecido al del año 1934 en la Alemania nazi, entregarse en brazos del lobo -que se guardó de firmar el pacto anti-terrorista- y de sus señuelos de okupas populistas!

Así, que si mínimamente, tan siquiera os preocupa y ocupa perdurar como Partidos, no empujéis al pueblo contra las cuerdas. No lo tiréis y os tiréis al agujero negro. Los años 2016 y 2017 ya serán lo suficientemente oscuros y peligrosos para el Mundo, como para añadir más incendios -¿como los más de 300 que quemaban nuestros bosques el día 20D?- con vuestras propias manos.

En España no hay una crisis económica, ni de falta de bienestar, sino una crisis de AMOR, DE VALOR Y DE PUNDONOR. Sin ninguna lucecita al horizonte. Hoy es el equinoccio de invierno, la noche más larga. No os encarguéis de que dure los 365 días del año. Entre el agujero negro y la Torre de Babel, las dos Españas, hoy, me hielan el corazón.

Preciada Azancot, 22 de Diciembre de 2015

Anuncios