TONILLO CLERICAL

Por Preciada Azancot

Ese tonito cicatero, hipócrita, descalificador y avaro. ¡Pues ya podrían empezar a pedir perdón por todas las acusaciones gratuitas y persecusiones con las que han sembrado nuestro camino! Y el Papa ya podría dejar de lanzar pullitas envenenadas contra Israel y dejar de abrazar a terroristas Palestinos. ¡Cuánta hipocresía!

En referencia al vídeo: Ecoutez Monseigneur Falco, JESUS ETAIT JUIF ET TOUS SES APOTRES L ETAIENT.

https://www.facebook.com/1050560068303609/videos/1292953297397617/

A mí, lo único que me hace sonreír, es que creo en la vida eterna: ¡e imagino a Jesús recibiendo allí arriba a los que hablan así a su Pueblo! Si a simples mercaderes, los echaba del Templo a gorrazos, me pregunto qué hará con quienes, hablando en su nombre, secuestraron su ser y lo representan crucificado como tributo a la propia visión de Dios.

O sea, un Genio es reconocido si lo han matado de asco y de hambre; un Judío es bueno y es hermano, si ya está muerto; y Dios es Dios si es Genio, Judío y está crucificado. ¡Así les va!

Preciada Azancot, 29 de diciembre de 2015

-o-o-o-o-o-o-

Post Scriptum: Y una mentira más que detecto en el discurso: no todos los fundadores del Cristianismo era Judíos. Primero Jesús NO fundó el cristianismo, él sólo revindicó, actuó y exaltó su JUDAÍSMO. Fueron sus discípulos, tras las maniobras del único NO-JUDÍO de los fundadores: Pablo.

Pablo era un gentil, pagano y ENEMIGO TRADICIONAL Y VOCACIONAL DE JESÚS Y DE SUS DISCÍPULOS, que tras una supuesta “revelación” que sólo él afirma y sin testigo alguno, le hace “arrepentirse” y ser prosélito de Jesús una vez muerto éste. Pablo fundó una Secta, persiguiendo a los propios hermanos sanguíneos de Jesús (pues los tenía, como dejan constancia los Evangelios), Pablo inventó un dogma basado en la resurrección (sin especificar que una resurrección verdadera es total y no sólo de cuerpo astral que sube al cielo -como lo hizo antes el Profeta Elías-), sino de cuerpo mortal que vuelve a su vida terrenal, cual Lázaro; Pablo inventó el anti-semitismo acusando a los Judíos de haber matado a Dios (pues también inventó el mito muy Jupiterino de inseminación desde el cielo a una virgen, desoyendo las múltiples afirmaciones del propio Jesús que siempre dijo “soy el hijo del hombre”): falseando así que Jesús fue apresado, sentenciado, crucificado y rematado en la cruz por los Romanos, los mismos Romanos que obligaron a María y a José a exiliarse y esconderse para que Jesús naciera (como ya había sido históricamente el caso de Moisés y otros), los mismos Romanos que destruyeron el Templo casi treinta años después de la crucifixión, los mismos Romanos que cometieron el crimen de rebautizar “Palestina” (es decir “tierra de Filisteos”) al Gran Israel, para borrar la memoria de su existencia. Eso es lo que quiere, inútilmente, esconder el Vaticano Romano, y por eso -cual Pablo-, persiguió siempre a los Judíos, con la esperanza de silenciar la historia y la memoria, extinguiendo de la faz de la tierra hasta el último Judío. Me reservo el diagnóstico del perfil del tal Pablo para una ocasión mejor, y de su crimen histórico, de haber secuestrado e invertido el legado de uno de los múltiples Profetas Judíos. Y no, no todos eran Judíos: Pablo no lo era y nunca lo será. Y como buena Judía, dejo que sea el mismísimo Jesús el que lo juzgue desde el cielo. A nosotros ese mito que hicieron de él, ni nos interesa, ni es Judío, ni lo vamos a revindicar ¡Ya sería más que tiempo que cada palo aguante su vela! Y que surjan peticiones de perdón en vez de paternalismo cicatero.
Preciada Azancot, 29/12/2015.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.