¡CIENTO CUARENTA MILLONES DE NIÑAS (140.000.000), EN NUESTRO PLANETA, SUFREN ABLACIÓN GENITAL!

Por Preciada Azancot

Si después de eso, alguien duda de que el Tercer Milenio, será el reino de la mujer, que se atreva a alzar la voz.

Pues lo máximo que cabe esperar de un mundo machista, es el paternalismo de la inversión del eje Amor-Tristeza (Pasión-Compasión) de parte de los mejores de entre los hombres, pues para sentirse “indispensables” y por ende simbióticamente superiores, condescienden en negar y bloquear nuestra inteligencia y sus funciones, para luego “otorgarnos” privilegios de seudo-igualdad numérica, como prueba de su magnanimidad.

Con la condición, obviamente, de que dejemos de amarnos a nosotras-mismas sobre la base de nuestra valía diferencial (seguridad-justicia-pertenencia) y que nos preocupemos de su seguridad abdicando de nuestro orgullo, que vayamos en guerra por sus locuras ideológicas para mantener sus privilegios como parte de nuestros gananciales, que los dejemos “protegernos” a cambio de nuestra supuesta dependencia, “fragilidad” y debilidad, entregándoles la exclusividad de nuestro amor. Y esto, en las más avanzadas sociedades. Sin un solo país -esta vez- en el Mundo, que no siga este modelo. ESTO ES MACHISMO. Ni más, ni menos. Y hablo del machismo occidental, no del Islámico ni del oriental que consiste en “ablacionarnos” nuestra propia dimensión masculina, es decir: Mente-Dignidad-Libertad y encerrarnos en la estafa del Yin y del Yang de ver como yo femenino el miedo, la triste renuncia y el amor. Pues esto ya no es machismo, es MALTRATO DE GÉNERO.

¿Y como signo de progreso deberíamos además llevar el burka y renunciar al sentido mismo de la verdad, permitiendo su ablación?

No sé si os habéis dado cuenta de que en estos momentos, las voces más preclaras, científicas y sabias son femeninas.

No sé si os habéis dado cuenta de que las mujeres y en este orden: las abuelas, las niñas y las adultas, son las que sacan pecho por la preservación de la civilización de los hombres.

¿Cómo extrañarse entonces que las Bestias más hirsutas quieran hacer también la ablación, en todo hombre, de su YO FEMENINO?

¡Chicas, no os engañéis: somos el enemigo público nº 1!

Preciada Azancot, 6 de febrero de 2016

Anuncios

Los comentarios están cerrados.