DE RISA

Por Preciada Azancot

A raíz del artículo: “NEUROCIRUJANOS DE HARVARD CONFIRMAN QUE HAY VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE

From www.spiritscienceandmetaphysics. Fuente: bibliotecaesotericacr.com

From http://www.spiritscienceandmetaphysics. Fuente: bibliotecaesotericacr.com

¡Ya era hora de confirmar lo que cualquier elemento, vegetal, animal o ser humano SABE desde que está en esta tierra!

Pero, claro, en la inteligencia binaria, si lo dice la ciencia pura y si posible también binaria, es verdad. Si lo dice por ejemplo Moisés, Buda, Mani, Zoroastro, Mahoma, Jesús, el Rey David, Juan de la Cruz, Juana de Arco, La Reina Esther, Ibn Khaltoum, Mozart , Van Gogh o Einstein, es mentira :-).

Si nada existiera después de la muerte, Dios sería pura injusticia, pues se podría matar al inocente, traicionar al amigo, usurpar el lugar de Dios o simplemente traicionarse a sí-mismo y optar por el Ego en vez de por hacer humildemente crecer el Ser periférico -y no puesto en el Centro del sistema- en su humilde y altruista función de creación, de facilitador de evolución y de hacedor de civilización, pero eso sí, al servicio del alma y del amor; impunemente.

Si nada existiera y si, es más, tras la muerte no alcanzáramos más y mejor vida, los amores serían todos fugaces y los juramentos traicioneros, los lazos trazados perecederos, la lealtad oportunista, y la pasión pura locura.

Y más que nada, si hubiéramos esperado la autorización de la ciencia para sentirnos sabios CUANDO sabemos con total certeza QUE SÓLO DIOS EXISTE y que lo demás es pura ilusión de energía condensada, con pretensiones de permanencia y de verdad y que por ende SIEMPRE VAMOS A MEJOR Y ESTAMOS MÁS VIVOS y que el UNIVERSO entero funciona igual y EXISTEN MULTIVERSOS ACCESIBLES en estados de potencia exponencial, eterna e infinita y que nada debemos temer de que el sol también se extinga; si hubiéramos esperado el aval de la ciencia para mirar al cielo y oír la Risa de Dios; ya la Humanidad habría desaparecido, pues nos habríamos comido los unos a los otros. Sólo los que hacen el mal o matan en nombre de Dios, seguirían siendo aún más tontos que los que pretenden dar su aval a lo que los supera.

Pues alcanzar verdad es sólo cosa de tres saltitos, muy simples y hoy ya hasta como “modo de empleo” -eso sí, un pelín menos binario- a través de Ciencia, Arte y Espiritualidad, en ese orden y secuencia: y no al revés como aún nos dicen de creer. Dicho lo cual, alcanzaríamos tan sólo la mitad -lo que llamo el Yo Masculino Interior- de la Gloria y del Esplendor que TODOS sin excepción traemos ya, aquí y ahora, al nacer en este Mundo.

Preciada Azancot 20/02/2016

Anuncios

Los comentarios están cerrados.