Un Mesías ya nacido

¿Reconstruir el Tercer Templo en Jerusalén? Entre el “quiero” y el “puedo” hay un largo trecho.

Pero ojalá se pueda, pues el mejor de los Mesías es la gran Unión del Pueblo judío, lo que también es un sueño que habría de materializar en la unión entre Diáspora Judía e Israel, sobre la base de una misma valía con dos vocaciones complementarias y diferentes. Uno, Israel, como el mayor exponente de la Dignidad Territorial y otro, la Diáspora judía, como el creador y máximo exponente del Humanismo Universal.

Por ahora sólo Israel asume lo suyo, pero sin valorar a plenitud a su otra mitad. Verdad es también que la Diáspora Judía aún no se asume plenamente como la exponente de lo que el ser humano necesita máximamente a través de ella: ética, justicia y pertenencia universales. Por ahora se limita verse como una madre que tiembla por su hijo y reza por él y no como la esposa con derechos y deberes hacia el amado.

En este milenio, en la Diáspora judía, ya toca asumirlo y hacer nuestro trabajo de cara a las sociedades en la cuales vivimos: reclamar nuestro lugar como máximo Patrimonio Cultural Democrático de la Humanidad y multiplicar la proporción de Justos agradecidos y defensores, en esta tierra ancha y poblada. No necesitamos esperar al Mesías para serlo Colectivamente.

Preciada Azancot el 10/08/2016.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.