Archivo mensual: septiembre 2017

Preciada Azancot, pura vida

El pasado mes de mayo de 2017, Preciada Azancot falleció de manera repentina por muerte súbita. No entraba en sus planes vitales; siempre llenos de fé en el ser humano, siempre positivos y esperanzadores, siempre generosos.

Se nos ha ido sin haber obtenido el mínimo reconocimiento a su enorme talla como ser humano, como mujer, como descubridora, pensadora, escritora, pintora. Aún así, ella era feliz y dichosa. Disfrutaba de la vida más que nadie porque era sabia, era inocente, era pura.

Estoy seguro que será reconocida como un ser humano de excepción, del calibre de Pitágoras, de Sócrates, de Miguel Ángel, de Newton, de Einstein, de otros no tantos que colaboraron de manera clave en la evolución del ser humano. ¿Cuándo? Poco importa cuándo. Poco importa que sus coetáneos lo veamos o no. Esa es la grandeza del estatus real. Esa era, es y será su grandeza.

Preciada era partera de seres mejores; partera de almas y de espíritus libres. Miles de estudiantes lo han vivido en carne propia y miles de lectores lo han podido vivir o al menos vislumbrar, leyendo sus obras.

Me siento terriblemente triste de esta pérdida, abismal para mí. Pero por encima de mi tristeza, está mi infinito agradecimiento por haber formado parte de su vida, por haber disfrutado tantísimo de ella y con ella, por haberme permitido ser su amigo del alma.

¡Gracias siempre y por todo, amada Preciada!

Antonio Gálvez

Anuncios