Archivo de la etiqueta: árabe

El fracaso árabe

Al hilo del artículo: “El fracaso árabe“,  por Shimón Shamir (Haaretz 5/12/2015), aparecido en http://hatzadhasheni.com/

En psicología y en psiquiatría, uno de los mecanismos más destructivos que pueda elegir el ser humano para escribir su destino futuro y esto es aplicable también a las naciones, se llama CONTRA-ARGUMENTO: consiste en creer independizarse haciendo lo contrario de lo que se combate. Es el “¡qué dices, que me opongo!”.

Es un mecanismo de rebeldía infantil, un mero pataleo, que está en realidad motivado por la envidia y el complejo de inferioridad ante lo que supuestamente, se combate. Lleva al resultado de imitar lo peor sin aprender de lo mejor.

En el caso del fracaso árabe, una vez independizados de los colonialismos diversos, han querido privilegiar la rabia, vocinglera y cómoda, sobre la gratitud por haber aprendido algo y la fortaleza de repudiar lo que no les venía bien, sin por ello vilipendiar a los que los oprimieron. Creyeron que con injurias y con pulsos adquirían lo que más anhelaban: poder en vez de “potencia”. Pues es poder, lo que les gustaba de los antiguos amos.

Por otro lado, la envidia hacia Israel les hizo creer que la clave de su éxito estaba en la religión y no, como de hecho es, en el amor por la cultura propia y en la inusitada gratitud judía hacia lo aprendido y digerido durante su larguísimo exilio. Israel hizo las cosas “PARA” su pueblo y no, como ellos creen cómodamente, “contra” los que le hicieron daño. Entonces empezaron a llamar a la guerra santa de modo difuso primero, y cada vez más histéricamente, después. creyendo parodiar a los profetas bíblicos, pero de hecho, invirtiendo tanto el espíritu, como la letra del caminar judío.

Yo creo que la clave del desastre árabe está allí: revanchismo, resentimiento codicioso y envidia. Y mucho infantilismo e inmadurez. Por eso, SÓLO ELLOS HAN DE ENDEREZAR LO QUE HAN TORCIDO.

Además, si tanto odian a los occidentales ¿por qué todos quieren vivir en occidente? ¿Acaso, por ejemplo, los judíos hicieron el menor gesto para regresar con fuerza y masivamente a Alemania o a Polonia?

Preciada Azancot, Diciembre de 2015

Anuncios

A LOS NO-JUDÍOS

A LOS NO-JUDÍOS: ¡A VER SI OS ENTERÁIS DE UNA VEZ, A MENOS DE SER ABIERTAMENTE ANTISEMITAS!

Es muy importante escuchar este vídeo. Pero a esto, QUE ES LO MÍNIMO BÁSICO, me gustaría añadir tan sólo algunos puntos esenciales que son mis propios pensamientos y de los cuales me responsabilizo absolutamente:

https://www.youtube.com/watch?v=55PbhaD66Ro&list=LLsnN5pNMwd-nZwJD8uUW5bA&sns=fb

– Sólo los judíos pueden declararse sionistas o pro-sionistas, jamás antisionistas. Porque ser sionista o pro-sionista, para un Judío equivale a decidir dónde le da la gana vivir. Mientras que un no-judío, si se declara sionista, declara que los judíos de su país DEBEN vivir en Israel y no en su país de nacimiento. Eso es racismo y antisemitismo.

– El Pueblo judío, desde siempre, está compuesto por DOS CORRIENTES COMPLEMENTARIAS E INDISOCIABLES, ESPOSAS: parte territorialista y parte universalista: Israel y la Diáspora judía. Indisociables y complementarios, la parte masculina y la parte femenina de una misma identidad.

Completitud del ser realizada - Preciada Azancot 2014

Completitud del ser realizada – ©Preciada Azancot

Los judíos de la Diáspora son los creadores del Humanismo Universalista y remontan a la tradición de Noé y los judíos de Israel son los creadores de su Dignidad y Estatus, de la supervivencia y desarrollo del Pueblo Judío y remontan a la tradición de Abraham. Ambas ramas son esenciales y consustanciales de lo judío. Es Alma y Espíritu, que se sustentan, ambas dos, sobre el orgullo de Ser judío.

– Para todo judío que se precie, su alma se ensancha, está ligada, vibra y ama a los Judíos de la Diáspora QUE ES SU MADRE y para todo judío Diaspórico, su espíritu, sus raíces, su vida y su pasión es Israel QUE ES SU PADRE. Con Israel se siente SER y con la Diáspora se siente Fluir, Pertenecer por siempre y para siempre a la raza humana que tiene como DEBER ELEGIDO Y ASUMIDO, ayudar a Evolucionar.

Ser antisionista es ser anti-judío, antisemita. Y ser “tan sólo sionista” si se es israelí es pensar que los judíos de la Diáspora no hacen lo que deberían, no están cumpliendo, que de algún modo están traicionando a su país, que son sumisos, que son cobardes, que son asimilados. Y eso no es de recibo. Sólo los muy reaccionarios lo piensan. Ser sionista y no hacer Aliá es un sinsentido para un judío no Israelí. ¡Y anda que no es duro y difícil ser Judío auténtico diaspórico! Es una Vocación.

Un no-judío puede ser y debe ser pro-sionista, pero no sionista. No le corresponde decidir dónde un judío quiere vivir, pero desde luego, no le corresponde decidir que un judío no tiene lugar ni hogar en su país. A mí me pone los pelos de punta cuando oigo a un árabe declararse sionista, porque está justificando la manera como trató a sus judíos que fueron obligados a tomar la decisión de emigrar a Israel para no ser perseguidos y humillados. Yo nací y me crié en Marruecos y tomé la decisión de dejar mi país, donde mis antepasados por parte de padre vivían desde el 70 D.C y por parte de madre, desde 1492, porque me hicieron la vida imposible, porque me quitaron puestos que me gané por oposiciones, por ser Judía, porque a mi marido le quitaron su trabajo de altísimo funcionario, únicamente por ser judío. Así que no les tolero declararse sionistas y justificar así su racismo a la vez que decidan dónde y cuándo quiero vivir. Es más, exijo que los terrenos, bienes y puestos confiscados abusivamente, le sean dados a Israel como línea de crédito, para intercambiar con árabes revoltosos o francamente antisemitas en su territorio.

En cuanto a los Europeos, el que se declara anti-sionista manifiesta que un judío no debería existir porque ni tiene patria en Israel, ni en el mismo país que él. O sea, es un Nazi.

Ahora bien, la parte sionista hizo su trabajo y lo hizo maravillosamente gloriosamente. Debíamos empezar por eso, era vital y urgente hacerlo. A los de la Diáspora, nos queda aún TODO por hacer, ya no como individuos, eso siempre lo hicimos, sino como Pueblo. Y lo que debemos hacer es muy simple, muy justo, muy merecido: SOMOS EL PATRIMONIO CULTURAL UNIVERSAL DE LA HUMANIDAD Y DEBEMOS TENER UN HABEAS CORPUS INTEGRAL. Y debemos ser reconocidos y honrados como tales. Y en eso estoy.

Preciada Azancot, Octubre de 2015