Archivo de la etiqueta: Cataluña

¡SHABBAT SHALOM!

Por Preciada Azancot

Hoy entendí nítidamente, con terrible espanto, por qué grandes humanistas y genios por lo demás, como Primo Levy, superviviente y testigo del Holocausto, o Romain Gary cuya vitalidad, generosidad y patriotismo europeo hacían y hacen el asombro del Mundo, se suicidaron. Los genios son visionarios.

https://www.youtube.com/watch?v=wJ_KNbrhdec

Necesité ver cómo se banalizaba en los medios de comunicación y hasta en los partidos políticos más alertas, la realidad escalofriante del Nuevo Nazismo que arremete -como ya no cabe más que os lo explique- contra el triángulo QUE NOS ANCLA A LA VIDA: Seguridad-Justicia-Pertenencia, que conforma la esencia del HUMANISMO UNIVERSAL, patrimonio histórico de la Diáspora judía y que abanderan también los Justos de la Tierra, como destinatarios de ese Humanismo.

No había hecho aún la relación -¿cómo podría haberla hecho yo que soy pura afirmación de la vida?- entre los INTEGRISTAS suicidas asesinos de la Yihad y el propósito último de este nuevo nazismo que quiere que cada seguidor suyo suicide su humanismo interior y lo persiga afuera.

¿Y cómo no suicidarse, como lo hizo Levy, si todos los tuyos han sido aniquilados -en el Holocausto- por la barbarie del odio hacia la Dignidad Territorial, cuyo abanderado es el otro triángulo, el QUE NOS ELEVA EN LA EVOLUCIÓN, de nuestro Sello de David: Mente-Creación-Sabiduría, cuyo abanderando es Israel, nuestro territorio de siempre, y si has visto –superviviente in extremis- con tus propios ojos y has sentido en tus propias carnes, que no sólo el mundo no mejoró, sino que se te acusa aún más por existir? ¿Cómo no hacer una relación, como lo hizo el humanista Gary, con el sueño de Carlomagno al fundar el germen de la Gran Europa, que tampoco os voy a explicar más que simboliza Y orden institucional Y humanismo, tanto en su yo masculino –UE- como en su yo femenino –Rusia-, transformados hoy en el nuevo objetivo de la cruzada del Vaticano Iraní Integrista, para convertirnos en Eurabia sometidos a la Sharia desde al Andalus “liberado”?

Lo veo, lo sé; Y tal Y como no hemos desaparecido, sino que además tenemos dignidad territorial INSTITUCIONALIZADA en nuestro minúsculo y laberíntico Israel -¡pero a qué precio y con cuánto odio del entorno próximo y lejano, en vez de admiración!-, llegará el día en que junto con el Museo del Holocausto, habrá otro sobre la llama de vida inmanente, ecuánime y ubicua del Humanismo Universal Institucionalizado, ya presente –aquí y ahora; nunca más proyectado en el más allá- en el Alma de todo ser humano a través del reconocimiento y gratitud, como Patrimonio Universal de la Humanidad con Habeas corpus garantizado a la Diáspora Judía, y a su través, a todo el Pueblo Judío: A LA VEZ RAÍZ Y FARO, Y de la Dignidad Territorial Y del Humanismo Universal.

No me suicidaré, porque sin ir más lejos, yo, Preciada Azancot Medina, Judía Diaspórica, mujer nacida en tierra aún soberana del Islám, de pronto 73 años, Sefardita por parte de madre, y de la casa de los constructores del Templo de Jerusalén por parte de padre, yo un ser humano que se considera un gusanito en evolución dentro del esplendor del devenir de la Creación; yo aquí y ahora, estoy en pie y defiendo España Y Sefarad, defiendo Israel Y Europa, yo estoy en pie y aporto una CIENCIA –la primera en la historia de las ciencias humanas- que tiene 300 años de adelanto en lo científico, 3.000 años en lo moral y 5.000 años en lo espiritual, pero eso sí, la lego a mi Pueblo Grande: el Pueblo Judío y los Justos de esta tierra. A nadie más. No me suicidaré, porque doy testimonio vivo de que la Luz puede y debe surgir en el silencio de la investigación altruista y rigurosa, desde donde menos os lo esperáis. No me suicidaré, ni nadie con recta conciencia (seguridad), voluntad de denunciar mentiras e injusticias (justicia), y pasión por la pertenencia a lo amable (amor), lo puede hacer. Porque el Humanismo Universal no puede ser erradicado del alma de los Hombres y Mujeres auténticos. Estén donde estén.

Voy a abrir esta tarde una botella de cava para aproximar a la maravillosa Cataluña a mis labios y cobijarla dentro de mi cuerpo, y ya que estoy sola, pues decidí -para implorar por un milagro- meditar, escribir y rezar en soledad durante dos veces nueve días, uno para que mi pueblo sea preservado, otro para que los Justos también lo sean, y como estoy sola con mi llama interior, diré “¡Shabbat Shalom, Preciada!” y brindaré por todos mis amigos conocidos y por conocer.

 

Preciada Azancot, 29 de enero de 2016

Anuncios

ESPAÑA EN LA ENCRUCIJADA

Al hilo del artículo: “Los expertos ven problemas en las dos vías para frenar el desafío secesionista“, aparecido en http://www.msn.com/.

© EFE Decenas de 'esteladas' ondean la Diada del pasado mes de septiembre en Barcelona. / EFE

© EFE Decenas de ‘esteladas’ ondean la Diada del pasado mes de septiembre en Barcelona. / EFE

Si bien no hay duda alguna de que la personalidad de Mas y de Pujol es la caciques corruptos que privilegian su Ego narcisista y provincianamente paleto, sobre la realidad honda y las necesidades de Cataluña (que tiene más clase y crisol de lo que la dejan ser), no es menos evidente que la tendencia más sensata y democrática, sería revisar la Constitución que ya se nos quedó viejita y significativamente periclitada, para favorecer la transformación de España en un Estado Federal.

Sigo creyendo que la opción del Estado Federal es un error histórico, pero es evidente que la personalidad y los valores culturales españoles nos llevan por allí. Que ésta sea plenamente acertada o lo sea menos, creo firmemente que la voluntad popular ha de triunfar, pues es la única manera de ser democráticos y de dejar que los propios interesados puedan rectificar sus errores, si los hubieran.

En todo caso, sería un Estado Federal, no republicano, sino monárquico, ya que es más que evidente que la figura del Rey -mañana la de la Reina Leonor- no sólo aporta ESTATUS, centramiento -que no centralización- y continuidad a España, sino que, tal y como el Rey Don Juan Carlos I fue el principal e indesmayable artífice de la democracia y de la entrada a Europa de España, la personalidad, la preparación, la templanza y la generosidad de Don Felipe VI, Jefe del Estado, lo convierten en el único elemento de unión y consenso digno de emprender, sin conflictos ni batallas civiles o demagógicamente populistas y sectarias, la transformación de España que parece concitar la voluntad profunda de los Españoles. Preparémonos, creo, para bonitas sorpresas.

¿Cuáles sería los puntos fuertes y favorables de la opción Federal para España, siempre y cuando el proceso de transición se haga de modo suave, sereno y consensuado -muy alejado de TODOS los patéticos pulsos paletos y groseros actuales-?

1º) Habida cuenta de que lo perfecto es casi siempre enemigo de lo bueno, la opción del Estado Unitario y fuerte se da de bruces con la personalidad del español promedio. En efecto, éste es de temperamento individualista, rebelde, disconforme y alérgico a todo tipo de “mandones”. Siempre ha preferido tomar el riesgo de equivocarse antes que de obedecer aunque sea “por su bien”. Así que la opción de Estados unidos independientes, constituye un traje más a su medida.

2º) La personalidad colectiva española, tiene básicamente tres materias pendientes -hondamente presentes en su inconsciente colectivo- si es que desea lograr su transformación en lo mejor de su potencial instalado: Por un lado debe aprender a atemperar ese talante peleón y eruptivo, pronto a encontrar culpables y argumentos de debate sin fin, en vez de soluciones basadas en un trabajo de equipo y en honda y objetivas reflexiones. Así fundamentaría su quehacer cotidiano sobre la recuperación y valoración de una honda, clara y brillante inteligencia: pues la posee, sin lugar a dudas. Y en segundo lugar, sobre la base del éxito en lo antedicho, España ha de asumir su honda, profunda vocación para el Orgullo creador, innovador y transformador. No como ahora, dejando pasmado al Mundo tan sólo ante retos deportivos o culinarios, o ante circunstancias históricas muy contadas y difíciles (como la construcción de la transición hacia la democracia), sino como vocación cotidiana y normal, continuada. Claro que para eso, debería comenzar por el mero comienzo y fundamento: abandonar la envidia como deporte cultural nacional -y coartada para expulsarse de sus responsabilidades- y remplazarla por la admiración hacia lo grande, esté donde esté, aunque sea dentro, sobre todo, adentro. Si dejara de exiliar y de matar de asco y abandono a su propios genios, sería un gran comienzo. También es impostergable, para asumir y entronizar el orgullo creador como vocación nacional, que España cambie esa arraigada fascinación histórica y- presente- por la picaresca, por la admiración por la integridad y la autenticidad. Y por fin, es también extremadamente urgente que España abandone esa culposa ternura muy especial, que le producen desde siempre, los sociópatas, pues éstos lo abocan al mito de Sísifo y esterilizan todo su esplendor, convirtiéndolo en agujero negro. ¡Un programa de cambio estratégico nada sencillo ni aún menos, evidente! Pero volviendo al tema que nos ocupa, podría lograrlo mejor a través de la autonomía y del Estado Federal. También podría destacar por Estados, según sus logros.

3º) Y en tercer lugar y sobre todo, España, justamente por esa vocación creadora y transformadora, siempre fue pionera a través de su historia. Con el auge y esplendor de las tres culturas, fue europea y transnacional siglos antes del nacimiento de la Unión Europea. Europa se encamina a su transformación en Estado supranacional, un tipo de Estado Federal pero inter-naciones. España, si decide convertirse en lo que nació para ser, puede ser un faro y una sorpresa para el Mundo. ¿Apostamos por ello?

Preciada Azancot, Octubre de 2015

¿CÓMO PODRÍAMOS LEER LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES EN CATALUÑA 2015 DESDE LA SITUACIÓN MUNDIAL Y NACIONAL ACTUAL?

Por Preciada Azancot

Iré sólo a lo que creo esencial, viendo a futuro desde los resultados de las urnas catalanas. Ante todo, creo que dichos resultados son buenos y hasta esperanzadores, pues los ciudadanos dijeron “NO” a la ruptura de la Nación y del Estado español. Si bien obtener más del 50% de votos no habría sido significativo ni legal para la división de España, ese riesgo ha sido barrido por la voluntad popular. Y esto es de celebrarse.

También han sido derrotados los tres frentes tóxicos que asolaron el país desde aparentes opuestos-tan sólo aparentes, sí-:el caciquismo corrupto de gente como Pujol o como Mas; la insensibilidad social negadora del humanismo y cortejadora de una Alemania expansionista y soberbia, rabiosamente globalizadora del PP y sobre todo el progresivo desenmascaramiento de sociópatas populistas y destructores envidiosos de todo lo civilizado, como lo es y lo será siempre Podemos.

El terreno queda libre -y ojalá lo ocupen definitivamente en las próximas elecciones generales- para todos los demás, evidenciando cada día más, una honda desconfianza hacia partidos políticos tradicionales y vetustos que han sido responsables del desastre económico, social y cultural actual, como lo son el PSOE e Izquierda Unida. No digo que dichas fuerzas y tendencias que quedan  sean adecuadas ni suficientemente evolucionadas, pues no lo son. Pero al menos no son desastrosamente destructivas como lo son las tres que han sido justamente castigadas.

Le reforma de la Constitución es inevitable y benéfica. La marcha hacia un Estado Federal no es tan buena ni futurista, salvo si prefigura un laboratorio del futuro Transnacional Europeo, pero el pueblo español parece querer eso. Y puesto que lo desea, se hará y será acertado que se haga, tal y como obtuvimos pacíficamente y modélicamente la democracia y el europísmo legal en España: con el apoyo inquebrantable de la Monarquía.

Hemos rozado una guerra civil. La madurez del pueblo español la ha evitado. Ojalá esto sea un signo y una tendencia del futuro a nivel mundial y se evite esa Tercera Guerra Mundial que hoy por hoy se perfila como tan cercana e “inevitable”. Al fin y al cabo, España fue, es y espero seguirá siendo, el Reino de las Tres Culturas dialogantes y atemperadas. Y el futuro del Mundo va por allí. Bienvenido sea!

Preciada Azancot, 28 de septiembre de 2015

El Tribunal Constitucional podrá suspender de sus funciones al presidente del Gobierno y a cualquier otro cargo público

A raíz del artículo publicado en El País:

La reforma permite al Constitucional destituir al presidente del Gobierno

Votación de la propuesta de reforma constitucional en el Congreso el pasado 14 de septiembre. / ULY MARTIN - Fuente: http://politica.elpais.com/

Votación de la propuesta de reforma constitucional en el Congreso el pasado 14 de septiembre. / ULY MARTIN – Fuente: http://politica.elpais.com/

¿Estado de pre-guerra en España? ¿Un recurso desesperado para evitar sólo formalmente una guerra civil si se lanzara al ejército contra secesionistas? Este movimiento nervioso del gobierno, recuerda mucho a los poderes desorbitantes que la Revolución francesa dio a sus altos tribunales.

Por los poderes absolutos e improvisados que se da al Tribunal Constitucional, aparece en todo caso que la defensa del Orden Constitucional trasciende y predomina la escala de las prioridades en este momento. Esto es inevitable y oportuno. Los seres humanos se han vuelto tan delirantes e imprevisibles, los gobernantes tan soberbios y locos del poder y los políticos tan corruptos demagogos, que esta medida se convierte en tácticamente útil como podría ser apuntalar un edifico que se está derrumbando pero que sólo retrasaría su caída inevitable.

No hay duda de que declarar la independencia en Cataluña, aún si los votos de la población lo quisieran en un 100%, es anticonstitucional e ilegal. Sería pura y simplemente un golpe caciquista. Tampoco hay duda de que a un cacique no lo detendría ni el honor, ni la legalidad. Sólo lo detendría que le vayan a arrestar y aparcar en nombre de la violación de la Ley Suprema, la Constitución. Y sólo el Tribunal Constitucional podría hacerlo.

En todo caso, y tal y como la democracia y la entrada en Europa fue, se le quiera reconocer o no, obra de un hombre, Don Juan Carlos I, perpetuar la democracia y la paz en España, podría, debería, ser la obra de otro hombre: Don Felipe VI, aún cuando esta democracia y esta paz pasen, como me parece hoy inevitable, por convertir a España en un Estado Federal.

Preciada Azancot, Septiembre de 2015