Archivo de la etiqueta: Competencia

COMPETITIVIDAD ES NEGACIÓN DEL SER

Cita de María Montessori

Cita de María Montessori

Educar para competir, es menospreciar el talento y la vocación de cada ser humano y hacerlo políticamente correcto con ideologías fabricadas para hacer funcionar el Mundo al revés de su orden interior verdadero. Amar el poder es dimitir ante la POTENCIA individual y colectiva.

Además, como esto va en contra de las Leyes que rigen al ser humano -y que sólo el MAT descubre-, el esfuerzo para invertir las jerarquías verdaderas del ser humano, cuestan trabajo, esfuerzos y desgracias. Todos ellos, evitables y estériles.

Es mucho más fácil y rentable optar por el orden verdadero que nos rige a todos. Os he escrito siete libros (la Saga emocional MAT) para convertir competitividad y amor al poder por potencia solidaria e inagotable fuente de Plenitud. ¡Y funciona!

Preciada Azancot, 13 de Septiembre de 2016

Anuncios

El MAT resumido por su creadora, Preciada Azancot

Por Preciada Azancot

MARTIN PESCADOR 80X73 CM OLEO by Preciada Azancot

El MAT muestra, tras veinticinco años -voluntariamente silenciosos y solitarios-, de exigente verificación sobre un enorme número de casos, que el ser humano no es, como se suele afirmar desde los Griegos antiguos, cuatridimensional. No. El ser humano tiene seis estructuras, cada una altamente especializada en desempeñar una de las seis funciones vitales e indispensables para la vida. Es decir, no cómo dice Maslow –seguridad, pertenencia, estatus-autoactualización- sino como lo muestra la Teoría Omega del MAT: muy precisamente y en este orden jerárquico muy preciso: seguridad, desarrollo, justicia, transformación, pertenencia y plenitud.

Sigue leyendo

Potencia ante la crisis

Potencia ante la crisis

Por Preciada Azancot

 
EL MURO DE LA ESPERANZA BY PRECIADA AZANCOT - DETALLE

EL MURO DE LA ESPERANZA BY PRECIADA AZANCOT - DETALLE

La crisis económica mundial actual que se extiende a nivel planetario, no es, contrariamente a lo que nos dicen la mayoría de los políticos, transitoria. No sólo no pasará ni se aliviará durante los próximos siete años, sino que se agravará. Y se puede considerar como la más seria y profunda ocurrida desde hace dos siglos, pues corresponde al derrumbamiento definitivo del sistema socio-político y económico que rigió el mundo desarrollado durante esos últimos dos siglos.

En efecto, tras el derrumbe del sistema comunista y de las ilusiones de tibieza sociales, que revelaron su inoperatividad pero correspondieron a filosofías y necesidades legítimas de los seres humanos, estamos asistiendo ahora el derrumbe del sistema liberal y capitalista en su totalidad. Y ello, por la más legítima e inevitable de las aspiraciones del ser humano del tercer milenio: la de construir un NUEVO HUMANISMO tan o más profundo de lo que significó en su tiempo y lugar el Renacimiento. Vale decir que este derrumbe de un sistema periclitado, injusto y trasnochado, que si bien significó notabilísimas conquistas, es, aunque traumático y doloroso, sano y benéfico. El problema está en encontrar soluciones y opciones que conciten la mayor unanimidad posible, que no hagan víctimas innecesarias –y toda víctima lo es-, y que aporten un florecimiento revolucionario aunque pacífico de los valores, instituciones y culturas del planeta. Y creemos sinceramente que el MAT (www.mat-cachet.com), ciencia del Dirigente del siglo XXI, los tiene. Generosamente y para todos. Sigue leyendo

Breve resumen de las tipologías MAT

Por Preciada Azancot

Como ya hemos visto en anteriores Posts, el ser humano tiene una estructura de personalidad compuesta de seis subestructuras.

Cuando la estructura está alimentada por las seis respectivas emociones, todas auténticas, la personalidad funciona perfectamente y en equilibrio. Representamos la estructura de personalidad M.A.T. con el diagrama adjunto.

Estructura MAT de personalidad
En la vida real, se dan 49 patrones diferentes de conducta (incluyendo todo tipo de psicopatías), con sendos perfiles de personalidad, los cuales se dividen en siete familias tipológicas. La tipología M.A.T. de personalidad se caracteriza por la existencia de tres anomalías correlacionadas de funcionamiento: una emoción dominante, magnificada, o exaltada, una emoción desconectada ausente, que se reemplaza por un rebusque de rabia, y una emoción tabú o prohibida que representa la meta existencial del sujeto que encuentra mucha dificultad en sentirla y en actuarla. La emoción magnificada representa el talón de Aquiles de la persona, quien no logra concebir la vida sin esa emoción magnificada, y, claro, es por ella que puede ser desequilibrado por el entorno. La emoción desconectada es el potencial punto fuerte diferencial del individuo. La emoción tabú o prohibida, que el individuo desconectado experimenta como fobia, es la emoción trascendente que le podría devolver la plenitud perdida y en cuya persecución-rechazo organiza su argumento de vida, no logrando acceder a ella mientras no recupera y asume su talento potencial (emoción tipológica desconectada). Así, cuando una persona desea recuperar su potencia instalada, debe redimensionar y fortalecer en primer lugar su emoción magnificada, recuperar a continuación, corrigiendo su rebusque de rabia, su emoción fuerte desconectada, y acceder, a través de un proceso de desensibilización, a su emoción prohibida conectadora.
Remitimos al lector interesado a “El Esplendor de lo Humano”, escrito por Preciada Azancot. Es ésta una obra fundamental para el conocimiento del MAT, donde, entre otras muchas cosas, se estudian las tipologías en amplio detalle.
Resumiendo al máximo, podemos caracterizar las seis tipologías de personalidad M.A.T. del siguiente modo:

El Reactivador tiene como emoción dominante el amor, emoción desconectada el miedo y emoción tabú la alegría. Es reactivo, catalizador del cambio, amoroso, confiado y solidario. Es valiente y hasta temerario y termina crucificado como chivo expiatorio. Su Drama Existencial es “solo trato de ayudarte”. Su arquetipo básico es Orfeo. Su referente trascendente es Jesús.

tipologia-reactivadora-mat
Sigue leyendo

DEFINICIÓN Y UTILIDAD DE COMPETENCIA, TALENTO Y VOCACIÓN

Por Preciada Azancot

Dado que las palabras COMPETENCIA, TALENTO y VOCACIÓN tienen acepciones distintas en función de quién las utilice, he aquí las definiciones MAT:

1.- COMPETENCIA: Nuestro mayor sistema de habilidades innatas (por ejemplo ser cariñoso y disponible o inteligente y metódico o riguroso y servicial o respetuoso y discreto o alegre y emprendedor o vitalista y justo) que confundimos con nuestra naturaleza profunda y con nuestro propio ser. Cuando nos reconocen esa competencia nos sentimos plenamente realizados y agradecidos con el mundo. Cuando nos la descalifican, sentimos como que nos han quitado el piso y nuestra razón de ser. Por ello nuestra competencia se convierte en nuestro talón de Aquiles, porque nos da la convicción de que nuestra valía depende del juicio y de la actitud ajenos, confiriéndonos una visión arquetípica y mágica de la naturaleza humana. Moviliza tan sólo el 20% de nuestra energía innata – es decir, la que traíamos cuando llegamos al mundo con un día de nacidos -. Sobre un estudio de más de 120.000 casos, el 70% de las personas sólo conocen y manejan su competencia.

2.- TALENTO: Es el sistema de capacidades (mismos ejemplos que punto 1.) que nos hacen realmente únicos, creadores y nos permiten transformarnos en lo que de verdad nacimos para ser y transformar nuestro entorno. Cuando ese talento no está asumido, nos tornamos envidiosos y amargados cuando lo vemos actuado por otros y hacemos pasar al mundo exámenes para ver si éste es digno de que lo actuemos. Cuando es asumido y actuado (con el MAT, en tan sólo 30 horas de estudio presencial) adquirimos nuestro propio piso donde actuar con orgullo y humildad nuestro ser diferencial y tornarnos dirigentes de nuestra propia vida así como auténticos y talentosos creadores. El talento, una vez recuperado, moviliza el 40% de nuestra energía innata. Tan sólo el 15% de las personas pertenecen a esta categoría.

 3.- VOCACIÓN: Radicalmente opuesta al concepto de Misión -concepto que tienen las personas que únicamente conocen y manejan su competencia- que nos hace sentir  “llamados” a justificar nuestra existencia, abocándonos competitivamente a una “causa” de connotaciones ideológicas, mágicas o religiosas en un mundo competitivo visto como una jungla donde siempre debe haber ganadores (provisionales) y perdedores (humillados). La vocación verdadera es aquella que nos aporta la auto-revelación pacífica, tranquila, gozosa y natural de nuestro sistema preferente de capacidades que nos permite adquirir una auténtica convicción de finalidad en el mundo. Es la que nos hace seguros, claros, justos, humildes, solidarios, pacíficos y serenos. La vocación despierta la limpia y verdadera espiritualidad del ser humano que se ve a sí mismo en constante evolución y, sin él buscarlo, logra que su vida y su obra abran una autovía hacia la medida de lo posible para los que tengan la fortuna de vivir con él o que vengan después de él. La vocación moviliza el 80% de nuestra energía innata y si bien tan sólo el 2% de la población tiene un atisbo de ella, únicamente una persona sobre un millón está en medida de asumirla y de gestionarla. Con el MAT, en 150 horas de estudio presencial, pertenecer a esta última categoría se hace posible.

Preciada Azancot.

Hoy estoy sola y soy feliz

Por Preciada Azancot

Artículo publicado en Grupo de Facebook: A million reasons to be happy

Joven by Preciada Azancot

Joven by Preciada Azancot

HOY ESTOY SOLA Y SOY FELIZ

Es evidente que cuando estamos con amigos o con un amor, con nuestros hijos o nietos, somos felices. ¡Así, cualquiera! Pero hoy os voy a contar, ya que este grupo busca el millón de razones para ser feliz, cómo y porqué también la soledad es fuente de felicidad, siempre y cuando no sea una soledad defensiva, sino elegida. La soledad defensiva nos convierte en lobos heridos lamiéndose las llagas. Nos encontramos sin soledad, sin centro, sin serenidad, encerrados en la paranoia y en la avaricia, pues si nos han herido una vez, u otra vez, manchamos nuestra mirada sobre el mundo con la presunción de culpabilidad sobre todo aquel que podría acercarse. Pero cuando la soledad es elegida, es PARA nosotros, es un regalo de tiempo y espacio para disfrutar, desplegarse, entrar en intimidad consigo, mimarse, cuidarse, disponer del espacio y del tiempo propio para hacer y ser todo lo que incrementa nuestra felicidad. No es un soledad CONTRA el otro, contra el mundo, no es despecho sino ofrenda. Y por ello es fuente de felicidad. Así nos preparamos, en ella, para cuando elegimos salir de ella, para estar aún mejor que lo muy felices que somos estando solos. Y por ello nuestras elecciones de amigos, parejas, grupos sociales se hace cada día con mejor criterio. Y con un resultado de más felicidad.

Preciada Azancot.

ENCONTRAR VERDAD: EL PRECISO ARTE DEL ESPÍRITU (II)

Preciada Azancot

La ciencia es esencia del arte y quintaesencia de la espiritualidad.

img_0899.jpg

 

 

La ciencia es esencia del arte y quintaesencia de la espiritualidad. De esta forma el mundo estaría al derecho. Pero cuando la ciencia parte de la creencia o prejuicio dogmático que niega la valía y el fermento de la certeza de encontrar verdad, como definición misma de la espiritualidad, y se aboca a situar su falso “estatus de mente inteligente” en negar la trascendencia como finalidad misma de la ciencia, cae en la necrofilia. Cuando el arte se aboca a una fuga hacia adelante, cortada de su función esencial que es encontrar la esencia del ser, crear y crecer en el orden de la creación, que es perfecto y de sobrecogedora belleza, y sólo plasma el desamparo de un mundo que niega al genio porque lo teme y proyecta en él su propia esquizofrenia cortada del valor y de la dignidad de querer ser lo que se ES y del fluir de la vida, cae en el mimetismo mercantilista y reificado, se vuelve piedra tosca y perecedera, que no filosofal. Cuando la espiritualidad honda brilla por su ausencia y se empeña en llamar Dios a mitos arcaicos arquetipales que asientan el poder de castrar y de someter el espíritu libre del ser humano, poniéndoles pruebas incesantes y exiliando la plenitud a un cielo vacío y que siempre retrocede, cae en el oscurantismo, en la brujería que se auto-maldice y en la magia mistérica e histérica que sacraliza la psicopatía. Entonces sí podemos decir que la sociedad está muy enferma. Y que el ser humano está muy solo.

Sigue leyendo