Archivo de la etiqueta: envidia

POR MÁS QUE GRITEN LOS MENTIROSOS, SUS MENTIRAS SIEMPRE SERÁN MENTIRAS

Por Preciada Azancot

Como estamos en un Mundo donde cada cual expresa su RABIA, los unos contra la LUZ, los menos contra las Sombras, os dejo un post que escribí hace ya años y publiqué en este mismo Blog el 15 Mayo de 2015 (por eso se refiere tan sólo al Padre de nuestro Rey actual y no a ambos) y que puede seros muy útil.

Porque una emoción -siendo las emociones, la única energía disponible que tenemos para alimentar nuestra estructura humana- sólo es eficaz cuando es auténtica, es decir, corresponde en calidad (naturaleza), intensidad y duración, al estímulo que la solicita. Aquí explico qué y para qué sirve la RABIA AUTÉNTICA y cómo se usa la falsa rabia destructiva y resentida para dividir y hacer reinar la Mentira, la Manipulación y la Agresión al Inocente. Es decir, para usar la falsa rabia contra las legítimas causas de RABIA AUTÉNTICA.

Y como la auténtica Rabia sirve para sanear, culturizar, vitalizar, os pondré cada día un pequeño post sobre LAS SIETE EXIGENCIAS que la Rabia Auténtica de la Humanidad exigen, desde mi punto de vista, en este momento. UNA EXIGENCIA PARA CADA DÍA DE LA SEMANA. Pues, NO porque los mentirosos destructores griten y amenacen, debemos callarnos.

¿PARA QUÉ SIRVE LA RABIA?

Retrato de Marc Chagall, por Preciada Azancot

Retrato de Marc Chagall, por Preciada Azancot

Preciada Azancot, 7 de diciembre de 2015

Anuncios

EL ROL DE LA DIÁSPORA JUDÍA EN LA SOCIEDAD ACTUAL Y FUTURA

Se puede decir, sin que las razones hondas hayan cambiado de modo esencial, que el pueblo Judío siempre fue de Israel y, a la vez afirmar que estuvo constantemente arrojado por sus múltiples enemigos, al EXILIO, a la Diáspora, durante toda su larguísima existencia. Y tan sólo en pocos y cortos periodos -casi siempre atacado y en guerra- pudo disfrutar de vivir en relativa paz y seguridad en su propia tierra.

DAVID Y ESTHER, óleo sobre lienzo, por Preciada Azancot

DAVID Y ESTHER, óleo sobre lienzo, por Preciada Azancot

Ningún otro estado en el mundo, creo, ha debido luchar tanto y tan seguido por ser de su tierra y disfrutar en paz de ella. Todos los otros Estados del mundo fueron hechos a base de conquistas y de guerras, y no desde hace más de 5.775 años como llevamos haciéndolo nosotros en nuestro calendario. Ni tampoco ninguna otra tierra del mundo ha sido prometida por Dios a pueblo alguno como Israel lo fue al Pueblo Judío. Y no se puede decidir seleccionar la parte de la “voluntad divina” que le convenga a uno: si esto no es cierto, tampoco existirán sus consecuencias: las religiones Cristianas y Musulmanas ni sus fundadores, todos hijos de Abraham, nuestro patriarca y fundador del Pueblo y de la identidad Judía.

Sin embargo, las legitimidades más rocambolescas no se discuten. Los Estados más artificiales (como la de Inglaterra y su Reino Unido o Alemania cuyas fronteras se movieron más que arenas movedizas, por no hablar de todos los Estados Africanos y Árabes, salvo Marruecos, que fueron creaciones del colonialismo reciente) se ven reconocidos como si de seres humanos se tratara, pero el más antiguo, no, el más aristocrático y con más solera, no. Aunque esta lógica elemental cabe en la cabeza de un niño de tres años.

Este simple dato debería ser suficiente para toda persona que se ufane de tener IDENTIDAD o PERTENENCIA o más aún ESPIRITUALIDAD, para reconocer de modo INCÓLUME Y SAGRADO la legitimidad de Israel y la aristocracia, indiscutible y merecida colectivamente, del Pueblo Judío. Y no hablo aquí de este mapa-farsa del Israel de las Naciones Unidas, hecho sólo con ánimo de colonialismo y pasión amariconada británica hacia los Árabes, ese estado “colador” invadido por presencias y nacionalidades que nada tenían que ver en esta tierra, sino del Israel de verdad, el de las doce tribus. Pues ese es el Israel ORIGINARIO. Esta es la patria que Jesús celebraba recobrar y a la cual regresar en el Kiddush que celebró en la Pascua Judía como buen rabino Judío, el de su última cena, rodeado de sus discípulos, todos Judíos con él. Y esa es también la patria de Abraham y de sus inmediata descendencia (Isaac era su hijo legítimo, que en su lecho de muerte bendijo a las doce tribus de Israel, sus propios hijos judíos) y el nombre Israel fue confirmado y dado por el arcángel Michael de parte de Dios- Padre, a Jacob, hijo de Isaac. Y ABRAHAM-ISAAC Y JACOB son los fundadores de Israel como pueblo viviendo en SU TERRITORIO real, EL DE LAS DOCE TRIBUS DE ISRAEL. Israel, sí, pues es su único nombre legítimo, y no Palestina como lo nombraron los Romanos para negar la existencia de Israel y bautizarlo a nombre de sus enemigos tradicionales, los Filisteos, negación e inversión que fue “legitimizada” a su vez por el colonialismo británico que se auto-otorgó un mandato sobre una “Palestina” que jamás existió. Todo eso son simples HECHOS, hechos objetivos e históricos. Y Gran Bretaña debería pedir perdón por ello, ya que los Romanos han desaparecido del Mapa, como toda civilización que se comportó de modo Negador con Israel.

Entonces, este simple dato, que todos los estudiosos o no estudiosos de las tres religiones Abrahámicas, la original y sus dos ramas posteriores -el cristianismo y el islám- repiten cada mañana en sus rezos para dirigirse a su Dios, que es por cierto el mismo ¿no debería ser necesario y suficiente para reconocer y entregar de una vez la soberanía de sus tierras al pueblo a quien le pertenece desde toda la vida?

¡Y NO, NO ESTOY DICIENDO QUE EL PUEBLO JUDÍO ASPIRE A RECOBRAR LO QUE EN SU PLENO DERECHO LE PERTENECIÓ SIEMPRE! Estoy simplemente afirmando que ese territorio es más nuestro que cualquiera de los territorios de los demás Estados fácticos del mundo. Y que sin embargo nos conformamos, porque NUNCA FUIMOS NI SEREMOS INTEGRISTAS, porque somos quienes somos, más civilizados, más amorosos y más pacíficos que el resto del mundo, con un Israel VIABLE Y SEGURO cuya seguridad sea garantizada CUANTO MENOS COMO LO ES EL VATICANO O LA CIUDAD DE MEDINA, y eso en la totalidad de su territorio rediseñado de modo geométricamente SEGURO. ¿Qué menos?

Porque Israel no es un país más en el mundo (que ni eso, lo dejan ser), ISRAEL ES LA BANDERA, EL FARO Y EL TESTIMONIO DE LA DIGNIDAD DE LA TIERRA, DE SU SENTIDO DE PERTENENCIA, DE SU ALTRUISMO Y LA REFERENCIA ABSOLUTA EN QUE LA VERDAD, TODA VERDAD, ESTÉ DÓNDE ESTÉ, TRIUNFARÁ, PASE LO QUE PASE, DIGAN LO QUE DIGAN. SIEMPRE. Y ESTO SE LLAMA ESPÍRITU.

ISRAEL Y EL PUEBLO JUDÍO SON LA MADRE, LA HIJA Y EL BEBÉ DEL PLANETA, Y POR ESO ISRAEL Y LA DIÁSPORA SON EL TESORO Y PATRIMONOMIO DE LA HUMANIDAD CIVILIZADA. (La primera dinastía China -Xia- se especula que reinó tan sólo en 2.100 A.C.)

Ahora bien, y esta vez hablando sólo para los míos -pues la mala fe de los demás no me interesa ni un ápice, ni creo que se deba responder a provocaciones difamatorias de ninguna índole, ni dejar de denunciar la antítesis del Derecho: la presunción de culpabilidad-, quiero señalar que la PARTE MASCULINA del Pueblo Judío, Israel, si bien tiene sólo menos de 70 años de existencia “legal”, LO ESTÁ HACIENDO MARAVILLOSAMENTE BIEN. Obviamente, como todo organismo sano y vivo, en perpetuo crecimiento, tiene mucho que hacer, mucho que aprender, mucho que crecer y mucho que mostrar al mundo. Pero ES YA LO QUE HA DE SER: UN GENIO Y UN CIVILIZADOR INTEGRAL.

No se puede pensar en el ser y en la identidad Isrealí sin que acuda el apelativo de GLORIA. La Gloria de la Humanidad, es Israel, y mucho más para los no-Judíos que para los Judíos, pues cuando uno es un genio y un civilizador se ve a sí-mismo como “normal”. Es la distancia con los otros, la referencia en la que se convierte para ellos, la resonancia del genio en el Ser del otro lo que produce el crecimiento del otro, su transformación a mejor, SIEMPRE Y CUANDO ESA MÍNIMA RESONANCIA QUE SE LLAMA “ADMIRACIÓN” sea auténtica en el ser profundo de quien admira la obra de arte y crece con ella, porque su propio Ser se reconoce en ella. Cuando esa emoción auténtica falla en el que contempla, la obra de referencia, la obra genial, la obra en sí, no cambia ni pierde su grandeza, ES EL OTRO EL QUE SE OBLIGA A SÍ-MISMO A DEGRADARSE NEGANDO SU VALÍA. Y eso se llama ENVIDIA y Despecho. Entonces, el ser del envidioso, no sólo deja de crecer, sino de SER.

¡Allá el que opte por ello! Es plenamente responsable de sí-mismo, como todos lo somos. Pero para creerse bella, la madrastra tendría que romper todos los espejos y secar todas las fuentes de agua. Y eso tiene nombre: Esquizofrenia paranoide y se trata en psiquíátricos. A Blancanieves no le saldrá una arruga por ello.

¿Qué pasa entonces con la Diáspora? Esa parte de MIEL de la promesa del Pueblo  “DEL PAÍS DE LECHE Y MIEL”, está aún por cosechar, refinar, envasar y mejorar. Pero sobre todo está aún por TORNARSE CONCIENTE DE SÍ-MISMA Y DE SU VALÍA.

Primero los atributos y las grandezas de la Diáspora: No se puede pensar en la Diáspora sin que el apelativo ESPLENDOR acuda, raudo y veloz, a la mente. No voy a hacer el análisis aquí de todos sus méritos y virtudes, faltarían varios libros, así que sólo mencionaré titulares:

1º) La raza Humana somos toda MAMÍFERA. ¡Qué decir de la Diáspora como simple mamífera? Esto se puede decir: ¿Dónde se ha visto que un pueblo perseguido, acusado difamatoriamente, humillado, sesgado, frenado, intimidado, amenazado, envidiado, perseguido, como ha sido este pueblo, como aún lo es, que haya tenido esta capacidad de proteger, alimentar, criar, instruir, educar, llenar de valores humanísticos hermosos y nobles, amar y pertenecer, solidarizarse, alegrarse, tener fe, aportar felicidad, belleza y esperanza a su entorno como la Madre Judía que, además de todo eso, siempre trabajó fuera para que su Hombre pueda estudiar la Torá y alimentar la llama de la esperanza en un mejor futuro para toda la Humanidad?
Así que como mamífera, un Summa Cum Laude.

2º) En segundo lugar: si bien en casi todos los demás pueblos hay competitividad entre padres e hijos, envidia y frenos a ser superados, entre los judíos es al revés: toda madre sueña activamente con ser superada por su hija en belleza y sabiduría y todo padre por su hijo en evolución. Y ya ni digamos si el padre es superado por la hija en creaciones y en obras y la madre por el hijo en cuidados y amor por los suyos. Eso ya lo llamamos orgasmo del alma.

3º) Además de eso, EL CONOCIMENTO DE SÍ-MISMO que es la clave de toda sabiduría y buen hacer, es una ciencia DIASPÓRICA y salvo Jung, que por cierto era discípulo de Freud, todos los genios de la psicología fueron Judíos y lo son: Freud, Perls, Berne, Fromm, Frankel, Adler, y muchos más, todos Judíos, eso sólo demuestra algo: que la pulsión y PASIÓN POR EL HUMANISMO UNIVERSAL ES JUDÍA. Diaspórica Judía, más precisamente.

4º) Las artes también, muy en especial la música interpretada, la arquitectura (toda la Masonería se sustenta en la perfección simbólica y científica del Templo de Salomón) y la pintura. El séptimo arte, el cine, es casi todo invento y creación judías. El teatro tampoco se queda atrás. La belleza y la moda también. La docencia universitaria, secundaria y primaria está repleta de Judíos, hay más médicos judíos proporcionalmente que en todos los pueblos del mundo, y las INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA es dominantemente judía si se compara estadísticamente y proporcionalmente. Contrariamente al mito antisemita, donde menos hay judíos es en la banca y en la especulación y tampoco en política, que es donde se concentran los ladrones de verdad y los que maquinan sin freno por obtener el poder. El poder jamás ha interesado a los judíos. PRIVILEGIAMOS LA POTENCIA. Pero no olvidemos que los grandes SALTOS de evolución social han sido predominantemente concebidos por Judíos diaspóricos, desde Moisés, hasta Marx y seguimos en ello.

5º) Como Ciudadano, el Judío Diaspórico (al igual que su pareja Israelí) es modélico en lo que hace al amor a su patria (¿díganme quién, como los sefarditas han conservado tanto amor, tanta fidelidad durante cinco siglos con una patria que les quitó todo y a la que contribuyeron como nadie a civilizar, educar, sanar, curar, poetizar, espiritualizar y administrar?), cumplimiento de sus deberes, educación, pundonor y altruismo. Sin pedir ayudas ni subsidios, ni hacerse la víctima como las demás minorías lo hacen. Discretos, modélicos, agradecidos, patriotas y contribuyentes, siempre. Y ninguno escatimó jamás verter su sangre por su patria de adopción. Un ejemplo que es muy importante desempolvar en estos tiempos de invasiones de falsos refugiados parasitarios y destructivos.

7º) Como proveedor, madre de Israel, de más está señalar que casi todos los grandes pioneros y hacedores de la Israel de hoy, así como la gran mayoría de sus habitantes vienen de la Diáspora.

Así que, queridos hermanos diaspóricos, ¿no os parece razones y méritos suficientes para alzar bien recta la cabeza y dejar de jugar a Caperucita que nunca cree en la existencia del mal, y decir “Presente” con orgullo de ser lo que somos y exigir nuestro lugar en el mundo?

En Mayo del 68 todo lo mejor de Paris salió a la calle gritando “¡Somos todos Judíos alemanes!” para solidarizarse con Cohn-Bendit, y así nació la Primavera Intelectual y Docente que transformó el mundo en una semana hacia la democracia directa, la del tercer milenio. ¿Cuándo el mundo y Europa sobre todo, se lanzará a la calle con pancartas que digan sólo esta verdad: “¡Somos hijos y hermanos de la Esplendorosa Diáspora Judía y de su Glorioso novio Israel, porque somos CIVILIZADOS y tenemos el mismo padre y el mismo destino: Evolucionar juntos. Y vosotros también!”. Porque NO basta con exigir no ser atacados por lo maravillosos que somos, el orgullo consiste, como oportunidad y privilegio diferencial de las bestias, exigir ser reconocido y admirado por que lo cada uno, objetivamente, Es.

¿Qué somos, pues? Somos, sin lugar a dudas, EL GRAN PATRIMONIO UNIVERSAL CULTURAL DE LA HUMANIDAD y como tal, tenemos el absoluto derecho de ostentar un HABEAS CORPUS INTEGRAL en todos los países del Planeta.  En un primer paso, ese estatus oficial debería recaer sobre la Diápora judía, que es la que más vocación Humanística y universalista, tiene. Luego, obviamente, se vería claramente que ambas partes del Pueblo Judío, lo son.

Preciada Azancot, Noviembre de 2015

Decir la Verdad

11074102_896437813735125_3928928178543427470_n

Cierto. Entonces es cuando no sólo los peores sino los sobornables se pueden revolver contra el que dice la verdad. Pero como cuando se ama la verdad se es muy valiente, se dice la verdad sólo por amor a ella, sin esperar respuestas ni aplausos. Lo cual no significa que las puñaladas inesperadas no duelan. Aún así, es preferible estar herido que avergonzado. Pero lo más importante en relación a este asunto: cuando se ama la verdad, simplemente, se dice la verdad. Creo que todo lo demás son justificaciones de los que callan o la ocultan. Los gajes del oficio es que si bien el orgullo verdadero suele producir envidia de quienes han renegado de su dignidad y de su talla, La alegría de verdad, es decir, enunciar y proclamar la verdad, suele generar odio en quienes de ella y de la libertad de su espíritu, han renegado.

WOMEN WAGE PEACE: Una muy interesante iniciativa que me propongo investigar

Por Preciada Azancot

Por lo pronto deseo dejar algunos datos -todos ellos están desarrollados en los más de 150 artículos que escribí en Facebook desde el secuestro y asesinato de los tres estudiantes Israelís en una nueva forma de guerra que creí demasiadas veces solitaria y que ¿casualmente? sólo estuvo apoyada por (muy pocas) mujeres judías- sobre el resultado de mis investigaciones en la materia:

– Ante todo mi INMENSA ALEGRÍA Y ORGULLO DE VER ESTE MOVIMIENTO NACER Y MI ABSOLUTA SOLIDARIDAD CON ÉL. También mi orgullo, amor y alegría de poder aportar muchísimo, como investigadora y como mujer, a la pacificación de este planeta loco, obviamente comenzando y tal vez -ojalá- dedicándome a tiempo y energía completas a la causa judía en su sentido más civilizador y humanista del planeta, pues quien dude de esta realidad -que los judíos somos lo más civilizador, digno, innovador, desprendido, amoroso y humanista del planeta-, no merece ser interlocutor en absoluto en un objetivo de cordura y de paz en el mundo. Es más, puedo afirmar sin chulería que “¡con esa gentuza, no me hablo!”, y punto.
Y no por ser judía -por los cuatro costados- sino porque lo obvio es obvio para cualquier interlocutor de buena fe.
¡Jamás empezar el diálogo sobre la presunción de culpabilidad contra los judíos, jamás, pues el chivo expiatorio jamás ha de justificarse, sino que ha de denunciar y pedir cuentas! Todo el resto es el reino de terror, del caos y de la destrucción del Orden y del derecho natural y universal de los pueblos, base del Humanismo. Además ese yo-soy-tú-y-tú-eres-yo es Sociópata, azote de todos los finales de civilización y bomba nuclear de destrucción y enloquecimiento de los pueblos.
Y nada de pulsos, no. Los pulsos son para los sedientos de poder y los ególatras. Y justamente, los judíos jamás lo fuimos, de allí nuestra grandeza y de allí la ENVIDIA del entorno plagiario. Plantarse firmes en las afirmaciones fundamentadas en la verdad, sólo esto hay que hacer. Son los que acusan, a los que corresponde el cargo de la prueba en el estado de derecho. Lo demás es caos, impunidad, corrupción y jungla.

– El Tercer milenio será el de la MUJER. No es lo ideal, pero sí lo inevitable tras más de cinco milenios de dominación masculina. Dentro de ese contexto de futuro que ya se inició con este siglo, mi único deseo es que este movimiento no sea anti-masculino, ni siquiera anti-machista (el pulso horrendo) sino pro-hombre desde la MUJER INTEGRAL (¿también es “casual” que mi última foto trate de este logro?). Porque si no, como ya vimos con el feminismo, es querer estar en el “argumento” dentro del argumento: revindicar derechos “masculinos” desde una voz de hembra yupi o de amazonas es hacer más de lo mismo y perpetuar la guerra de sexos con la voz del “enemigo” pues en la mujer la hembra es la enemiga así como en el hombre, el macho es el enemigo, siendo estos dos enemigos lo que conforma el Ego. Obviamente, tampoco se trata de ser hembritas desvalidas y con síndrome de princesitas manipuladoras. Sino MUJERES.

– El Pueblo Judío está conformado por dos mitades que han de unirse más y en igual medida y estatus; y en esta tarea, las mujeres Isrealís son las más indicadas para edificar de partida este puente. El pueblo judío está conformado por su parte Territorialista (nuestro Hogar Judío: Israel, el padre, el novio, el esposo) que es su dimensión Masculina, y su parte Universalista y Humanista, la Diáspora judía, que es la del yo femenino del pueblo judío, su madre, su novia y su esposa.
Por ahora, a nivel mundial y en todas las religiones, la Shejiná está en exilio, pero como no pretendemos ser la parte femenina de Dios ni su porta-voz -¡Dios nos libre!- ocupémonos de nuestra dimensión humana, que incluye la parte espiritual personal y colectiva, obviamente.
Así que este movimiento, si ha de ser exitoso, ha de apoyarse y fortalecerse con el humanismo y las riquezas intelectuales de las dos partes del pueblo judío. Además la Yihad y el movimiento islamista no se limitan a la franja de Gaza. Si las mujeres de este movimiento olvidan su mejor refuerzo y hasta maestro, la Diáspora, no puede haber éxito posible para ellas. Jugarían a caperucita con la loba palestina y a las amazonas con sus hombres. Y de cara a la Diáspora, caerían en la arrogancia Israelí con respecto a la Diáspora, actitud supremamente machista, por lo demás. Vinculada por mujeres judías, esto sería patético. Espero que no lo hagan, pero no me queda claro. Digamos que ese es le máximo riesgo y debilidad del proceso de paz en este ejemplo que nos ocupa.

– Y sobre todo, dialogar, buscar paz, sí. Pero siempre que el diálogo de base en un DIAGNOSTICO adecuado: los palestinos, como pueblo, no son las víctimas, sino que tienen una tipología Sociópata Delatora y Hamas es Psicópata Destructor. Ambos han sido artificialmente prefabricadas por el antisemitismo planetario. Así que, ver a las mujeres palestinas como si fueran las de Marruecos o las de Turquía o las de Egipto, sería absolutamente suicida y sería convertirse en el caballo de Troya contra sus propios hombres e hijos. Como el perfil Israelí a nivel sociológico es Revelador en su parte masculina y Constructora en su parte femenina, las mujeres han de potenciar el orgullo creador y civilizador de Israel y los hombres han de apostar por su sensibilidad y compasión. Y ambos han de estrechar puentes y potenciar instrumentos con su amada Diáspora ¡Así sí veo futuro!

– Además, siendo el horror fundamentalista y terrorista islamista, profundamente machista y destructor de la mujer, Israel ha de apostar por partida doble sobre la auténtica grandeza de la estrella de David o ESTRELLA PRIMIGENIA que muestra que el ser humano integral es la unión en equilibrio e igual valía de su dimensión femenina y masculina.

-Queridas hermanas, no os equivoquéis, la mujeres palestinas no son las aliadas: son las Sociópatas Burladoras. No hay más. Una cosa es dejar constancia de nuestra grandeza diferencial y otra muy suicida, es creer que ellas son el interlocutor para la paz. Eso sería la disociación esquizoide de la parte femenina de Israel. ¡No lo quiera Dios! ¿Mujeres musulmanas interlocutoras? ¡Claro de sí, pero buscarlas en Egipto, en Marruecos, en Jordania, en Líbano, en los cementerios de Hamas y en los psiquiátricos de la “autoridad palestina”.

Y lo primero sería diagnosticar a las líderes de este movimiento, pues toda sociópata sería una mina en el propio campo. Hay también sociópatas, pocos entre los judíos, y nunca como movimiento, pero a nivel individual sí, como en todo grupo humano.

Hago votos por que este movimiento arranque sobre bases maravillosamente innovadoras y sólidas. Porque humanista, generoso y visionario, ya lo es. Le envío un gran abrazo solidario a estas hermanas y me pongo a su disposición, obviamente. ¡Shabbat Shalom!

Preciada Azancot

A propósito del artículo “Peres contra Netanyahu: «El statu quo deshace el sueño sionista»”

A propósito del artículo: Peres contra Netanyahu: «El statu quo deshace el sueño sionista»

¡Qué grandeza y qué injustamente triste también es formar parte del pueblo judío, el más civilizador, democrático, humanista del planeta Tierra, cuyo talento potencial es justamente la fortaleza más indesmayable de lo judío: el ORGULLO CREADOR, TRANSFORMADOR, CIVILIZADOR! ¡Qué Esplendor formar parte de una minoría constantemente convertida en chivo expiatorio de los peores y más regresivos elementos que desean instalar al mundo -una vez más- en un pozo negro de aguas fecales (terrorismo, intolerancia, guerra contra los más indefensos, negación del orden biológico y natural del derecho universal) al convertir ese talento en ENVIDIA COCHINA contra los mejores, asesinato por ninguneo de los genios, sometimiento al poder que destruye y niega la POTENCIA, y que sin embargo NUNCA IMPEDIRÁ QUE LOS JUDÍOS siguan construyendo y mostrando el camino del respeto y veneración de la Creación en Evolución y que, para decir simplemente “¡Hola!” dice “¡Paz!”, cuya bandera es la integración armoniosa de la dimensión interior femenina y masculina que todo ser humano lleva adentro y cuyo himno se llama “ESPERANZA”!

Mientras el mundo no decida asumir sus propias fortalezas, apostar por su talento, ese orgullo auténtico transformador que PASA OBLIGATORIAMENTE POR INSTAURAR COMO PATRIMONIO UNIVERSAL DE LA HUMANIDAD AL PUEBLO JUDÍO, TANTO EN SU VERSIÓN TERRITORIAL, ISRAEL, COMO EN SU DIMENSIÓN UNIVERSAL HUMANISTA, LA DIÁSPORA, no habrá Shalom ni justicia para los mejores en este mundo -siendo la JUSTICIA LA VOCACIÓN DEL MUNDO ENTERO-, no cambiaremos el triste hecho de usar el 20% de nuestra potencia innata en vez de billones% potencia ya disponible, no habrá túneles que muestran la luz al final porque sortean abismos, abren mares, atraviesan montañas para unir a los humanos. NO HABRÁ PLANETA TIERRA.

Señores, Señoras, el problema aquí no es apoyar a un pueblo, el judío, ni respetarlo, ni dejar de acusar al más inocente para distraer la atención de los lobos, no. El problema aquí es el camino de todo el planeta: la verdad no dejará de ser verdad porque se la niegue, el orden no será caos porque se lo desordene, la injusticia jamás será paz para nadie porque se desinforme.

No, el problema no lo tenemos los judíos, ni los genios, ni los buenos, ni los civilizadores, ni los pacificadores. El problema lo tienen los que niegan su condición de seres humanos y con ella todo el Esplendor y la Gloria que llevan dentro. ¿O es que creéis que los que dan ejemplo de lo que TODOS SOIS son extraterrestres? No, Señores, son humanos. Iguales de buenos y de creadores, y de civilizadores que lo sois vosotros. Basta asumirlo y ponerse al derecho. Y eso es tan inevitable como el afirmar que el sol, también saldrá mañana después de esta noche.

Además, como prueba de lo delirante de esta esquizofrenia mundial: toda las partes involucradas en este conflicto jamás podrían negar, si son cristianos, que Jesús, su Dios, es un Judío diaspórico, como lo somos todos los que lo somos, que Abraham es el padre biológico y territorial de Ismael, que Israel es la tierra de las doce tribus y que son los árabes los ocupantes ilegales y artificiales, y que no protestamos por ello, que el término Palestina fue una invención romana para cambiarle el nombre a Israel cuando lo ocupó y arrasó el segundo templo, lanzando a los judíos una vez más al mar y al exilio. Y que quieren lanzar al mundo en una interminable guerra civil fratricida y gratuita. Y que más temprano que tarde todos los niños y los abuelos se unirán para sacar a los adultos de su delirio.

Sois MUY realistas: ya que la soberbia y la egolatría aún ciegan a los dirigentes políticos con la anuencia de todos los que los eligen, habrá más oscuridad, y hasta habrá guerra mundial -y no, no bastaría suprimir a los judíos, a los genios, a los civilizadores y pacificadores existentes hoy, porque eso empeoraría la Torre de Babel y todos se lanzarían en “guerras santas” dentro de su propia familia cultural, ya lo estamos viendo-. La solución está en dejar de buscar chivos expiatorios, porque justamente esa técnica lleva a negar lo mejor de sí-mismo adentro y culparse por lo peor que, desde lo más oscuro e inconfesable, nos hacemos a nosotros mismos. Y tampoco eso es inevitable, porque este mundo NI ES UN VALLE DE LÁGRIMAS, NI ESTÁ SIGNADO POR EL PECADO ORIGINAL. El Edén está AQUÍ Y AHORA y si no sabemos abrirlo aquí, jamás habrá otro en el más allá tampoco. Así de simple y así de trágico en la ceguera voluntaria. Esta ceguera tiene nombre: SOBERBIA se llama.