Archivo de la etiqueta: Génesis

THE SPLENDOUR OF THE HUMAN BEING: Serialized book – Fascicle 2

THE SPLENDOUR OF HUMAN BEING, day 2. We´ll have more on next Sunday. I wish you all a peaceful Yom Kippur full of wisdom.

The Splendour of the Human Being - Preciada Azancot

The Splendour of the Human Being – Preciada Azancot

Our contribution is MAT, a scientific instrument, verified on more than 60,000 people and organisations before being divulged, applied successfully for more than fifteen years and now starting to become known by a small elite who had and have great anticipation in the fields of personal and organisational knowledge and awareness of our surroundings.

MAT stands for the Meta-model of Analysis that Transforms. It starts from a new discovery of the human being through the revelation of his structures, discovers the engineering patterns of universal emotional functioning that govern these structures, indicates, in an accumulating sequence of energy, how to be the leader of one’s own life, a model of behaviour for the rest, and helps to reach plenitude in a calm and rapid process, of great social impact.

Those who know MAT affirm that it is the most scientific of the human sciences that they know. MAT is a collection of instruments that is applied to the knowledge and improvement of the human being as well as any organisation (whether a couple, a family, a company, a government, a country, a group of countries or the planet), and it also opens fields of research, application and improvement in any one of the human sciences that are known today. It also opens unsuspected windows in the fields of art, innovation, discoveries, and in a general way, creation . This is why it is a meta-model. Like all meta-models it seems simple and it is not.

MAT is a scientific, not speculative, collection of instruments. It is objective because although it rests on the application and verification of more than 60,000 cases, its results remain unchanged today, when we are now heading for 120,000 cases. We who know MAT have not found one case to which it does not apply. Moreover it can be transmitted, in other words people can be taught to handle it in a masterly and autonomous way. This is why it is an analysis discipline. Like all analysis instruments it requires training.

MAT is universal, in other words the same results are found unchanged in any place or country and since the human being exists and is manifested as such. MAT achieves in its application and from the first day of learning, expansion of the fields of awareness and action of every analysed subject taking the person to a level of creation and transformation that can always be bettered. This is why it is an instrument of transformation. And like all instruments of transformation, it requires guidance from a facilitator who has already successfully reached the stage of growth that the student can reach.
Creation of MAT was a conjunction of an early vocational history, serious and well oriented academic and professional training and a large amount of luck.

The results obtained with the study and application of MAT have been and continue to be encouraging in the field of human sciences and open new perspectives for achieving human, organisational, social and political flourishing from the XXI century onwards. This book will only address the basic human focus of MAT, because the revolution that this collection of instruments entails is the basis of later applications, developments and creations that we have been recording since 1988. This is an attempt to divulge a complex collection of instruments, make it understandable, and easily, and if possible, pleasantly assimilated by any person of a medium-high level. One of our most brilliant students is currently writing a book on the divulgation of MAT within the reach of the general public .

In this work we will only start our divulging with four of MAT’s basic instruments.

In the first chapter we will show the human being’s innate structure, in other words the real installation that we share, all human beings, and its functioning. We will study, objectively, the inventory of treasures that each and every one of us has, examining the where, what, how, why, when and what for of each one of them. And we will learn how to value them and love them before deciding to share them, because obviously, one can only decide to give what one knows that one has.
In the second chapter we will show the energy that allows the structure to function and we will discover, with intense delight, our potential. For this purpose we will study the authentic human emotions, their rationality and their functioning.
In the third chapter we will focus on discovering the antennae that allow us to perceive the world: our senses. With these three collections of knowledge we will already have the bases for understanding the revolution that MAT represents in the history of self-knowledge. Then we will be able to know the universal history of our gestation, our birth, first infancy and later evolution until the current time. Thus we will learn how to make fear retreat, on acquiring the security that comes from knowing oneself and others, appreciating our personality differences, detecting what our skills, our talents and vocations are.
In the fourth chapter we will discover the six universal patterns of functioning in their 36 common versions. For this purpose we will study the master personality typologies and their phases of evolution that allow diagnosis of the real state of deterioration of human beings and the MAT paths for recovering their lost integrity.

In the fifth chapter we will examine the impact of the MAT typologies on the human being’s most immediate creations: the organisations we create (couples, families, companies, associations, states, groups of states and organisation of the world). We will finish by examining another manifestation of human functioning in the sixth and last chapter: ideologies. We will start by diagnosing the generational ideologies, as was illustrated in this introduction but now giving the MAT keys for their in-depth study. We will see what the future generational ideologies will be that will dominate the world until the middle of the XXI century.
Next we will examine the secular ideologies and their MAT laws that make them more understandable and controllable. We will start with the XX century and go back to the XV century, amazing the reader with the potency and scientific nature of this new collection of instruments. We will then show the trends that will dominate ideologies in the XXI, XXII and XXIII centuries, the times when we foresee that the history of the whole world will be able to turn in the right direction to create a civilisation that will inaugurate and guarantee the flourishing of the splendour of the human being.

We will finish this chapter with a brief examination of the thousands of years old ideologies going back two millenniums before our era and projecting on the study of the third millennium. Since now, with this new science, we can be the builders of history and no longer its passive subjects.

We will conclude this book by returning from what is absolutely grand, the millenniums, to what is absolutely small, the cell, to show that the same laws apply inevitably and fortunately.
We will introduce in the annex our brief conclusions from hospital research on the incidence of dysfunctions of the human structure’s pattern of MAT emotional engineering on high risk illnesses.

And for the reader who is curious and interested in knowing the application of MAT in the fields of communications, leadership, identity and national potentialities, organisational culture, knowledge of the personal subconscious, and strategic planning of change in organisations, we refer those who so wish to consult our web page: www.mat-cachet.com .

CHAPTER 1
ON THE HUMAN STRUCTURE OF PERSONALITY

In this chapter we initiate knowledge of MAT’s first instrument, that of the innate universal structure of human personality, so as to know the design and installation potential that all we human beings on this planet have since the precise moment of our conception. This potential develops and changes throughout our gestation and produces a human baby whose destiny is to grow. In this first chapter we will only analyse the design, or rather, an approximate geometrical and symbolic representation of the design, and the installation, as if it were a drawing for making a television or a plan for building a house. In other words we will propose a scheme to answer the question of what a human being’s installation contains for carrying out all its possible functions. In the next chapter we will propose a new instrument that studies the engineering of the functioning of this human being and we will answer the question of how it functions and with what type of energy it functions correctly.
The MAT universal structure of personality is divided into six structures, common to all of us, ever since the human being appeared on this planet. These six structures are grouped into three functional sets.

The first set brings together two structures whose function is to allow us to be social and socialisable beings. And, like any mammal, we are social and socialisable beings from that moment during our gestation when the You-I relationship with our biological mother starts to become established and develop. For this reason, we call this set THE SOCIALISER. The Socialiser is divided into two structures that are complementary and opposite at the same time, which allow us to move away from or approach our fellow human beings. We call them THE RECTOR and THE PROTECTOR. The Rector discriminates dangers and threats to the totality of our structure and establishes the limits that safeguard us against the invasion or breaching of our territory, shutting out the internal or external enemy. The Protector, on the other hand, opens doors and determines what and who, and whether something or someone is beneficial for our life, and establishes unions and confluences. The Rector lays down boundaries, imposes limits and denies access. The Protector brings together, authorises access and affirms the union between two or more people. Although the Rector says no, the Protector says yes. The Rector is responsible for the safety function and the Protector is responsible for the belonging function. The Protector analyses the space and shows the when of things. The Rector diagnoses the state of things and shows the where of things.

The second functional set is made up of a single structure and we call it THE SYNTHESISER. This structure is the one responsible for our intelligence. It is like an incredible computer that allows us to file and memorise, programme and process, combine and mix, detect options and choose the best ones. The Synthesiser is responsible for the development function. The Synthesiser analyses the what of things.

The third set brings together three structures and we call it THE CONNECTOR. It allows us to connect with total reality. It comprises THE VITALISER, THE TRANSFORMER and THE ORIENTER. The Vitaliser allows us to connect with the palpable reality of the here and now and to react to it. It shows the how of things and accepts or discards them according to whether they are true or not. It does not accept lies and therefore it is responsible for the function of justice. The Transformer connects us with our capacity for transformation, creation and growth through change (a quantum leap). It shows the why of things and is responsible for the function of status, in other words our true stature at any one time. The Orienter allows us to connect with the unconscious and transcendental reality to enrich our consciousness, uplifting and extending it. It answers the “what for?” of things and thus its finality and responsibility is the function of plenitude.
It’s now time to analyse each structure in depth in order to know it and perceive whether or not it capacitates for the totality of the function for which it is designed. At the end of the analysis we will see whether or not, with this six-dimensional installation we can take in all human actions.

MAT PERSONALITY STRUCTURE

UNFOLDED MAT STRUCTURE INTEGRATED MAT STRUCTURE

I. THE RECTOR:
The Rector allows us to diagnose, like a doctor, the state of the realities with which we come into contact, both internal and external. It allows us to know whether something, in us or outside, is dangerous and represents a threat to any one of our structures. It allows us to carry out the function of security. It detects what is not normal, good, appropriate, ethical, alive, current, great, kind, etc. It detects all the “no’s that must be and are advisable to erect for life to flow and keep on flowing. It detects the limits of our realities, actions, thoughts, imaginations, possibilities etc., and allows us to make the limits of what is possible recede, based on safety, determining and widening our field of action. It shows the where of things.

What does the Rector do?
The Rector diagnoses: As MAT company management consultants we always start our work with a diagnosis of the organisation. We verify the existence of the company’s six personality structures, since we innovate a bio-management and detect the faults and pathologies in the collective entity’s functioning. We detect what is not functioning correctly and jeopardises the balance and harmony of a healthy company. We diagnose the organisation’s state of illness and propose an action plan (in other words a treatment) which is capable of restoring the organisation’s integral health. We put each structure into a state of proper functioning, redesigning the interrelationships between them, and planning objectives and targets for the future that will return their transcendence.
Another example: When we are ill we go the doctor who examines our body’s general functioning. When he locates the point or points of malfunctioning, in other words of imbalance and faults in the interrelation, he establishes a treatment that will give us back health, harmony.
The Rector’s function is establishing, internally and externally, evaluations of our structure’s state of functioning, detecting intra-structural and inter-structural imbalances. In other words, detecting what is not functioning in our personality or in the relationship with others. When it analyses the causes, (passing the information to another structure, the Synthesiser) it determines what we must not keep doing so as to be able to re-establish harmony. To this effect, it will impose prohibitions, such as not eating sugar if diabetes exists.

-The Rector establishes limits: In carrying out our profession, when we detect, for example, that the company Rector is invading another structure’s terrain or field of action, impeding it in this case – since the Rector is a “no” element – we delimit each one of the structures’ fields of action so that the Rector retreats and liberates the restrained structure, allowing it to act. For example, if we detect that control over initiative and creativity (the Transformer’s task), is exaggerated, we put the Rector back in its proper place and widen the innovation division’s field of action, for example, so as to re-establish the organisation’s health.
In a territorial conflict over fishing zones the legislator delimits the boundaries that separate territorial waters from international waters, common to other neighbours. Each one of these zones will be governed by different regimes. And the fishing industry can continue to function, among nationals and foreigners, in peace and harmony.
In our heart for example, the zones that receive and pump the blood without oxygen and those that make the oxygenated blood circulate are delimited. Mixing of the two bloods produces a well known illness that requires surgery to separate the territories and restore harmony and health.
Every nation delimits its territory and thus a state can be born, with well-defined frontiers. The areas of action between legislative, executive and judicial powers will be very meticulously delimited so that harmony and peace can reign in a democracy. In a dictatorship, all powers, without limits, will be concentrated in the dictator, and the practical harmony that the state may reach will depend on the functioning of his personality structure.
When we buy or rent a house we are buying limits against the intromission of neighbours and strangers.
And every human being, whether living without a roof over his head or in prison, has all types of limits: territorial, the space that one’s own body occupies, and the Rector will impose respect for the territory of strangers’ bodies, prohibiting killing, hitting, or rape for example. Emotional limits, referring to one’s joy for example, will prohibit invading and grabbing other people’s turn to speak. Belongings will have limits, prohibiting the theft of other people’s property. Movement limits will likewise prohibit colliding with passers-by for example. Spiritual limits will prohibit invasion of another person’s conscience with one’s own representations of what is sacred, for example. We have and need all types of limits if we want to live in society, and also alone, otherwise the mad people who could harm themselves would not be isolated. In some way or in some aspect, as we will see, we are all mad.

-The Rector legislates: It imposes on itself and others norms for living in harmony with the rest. Natural law imposes universal norms that guarantee harmonious living together and respect on a universal scale. International law governs the life between nations. Commercial law governs the order and pulchritude in the interchanges between companies and between individuals. And family norms govern living together within the responsibility among members of the clan. Our individual code of ethics governs the limits of what we believe we must, or must not, do.
In our day to day company life we look after and standardise the functions of personnel, control, health and safety as the collective organisational Rector’s fields of action.

The Rector defends: It is important to differentiate between the functions of defence and attack. The Rector defends, in other words it imposes limits against invasion. The Vitaliser attacks, in other words it reacts against the invasion, eliminating the pathogenic agent. The skin, on our body, delimits the geographical territory that has to be defended, against undesirable contacts and microbes for example. Without skin we could not survive.
In Spain, the King is the Supreme Commander of the Armed Forces, and the Head of Government, through a Minister, directs the defence function, the police, the civil guard, health and sanitation. The defence and sanitation function consists of the ways of detaining the invasion of what is dangerous and undesirable in the social body.
An example of the Rector in the field of social behaviour: if somebody behaves in an abusive way towards us, we shut them out, crossing our arms. We process the information with another structure, the Synthesiser, which allows us to detect options. We react with the Vitaliser.
If we feel uncomfortable with a person we are defending ourselves against him with our Rector. It is at that moment that we have the choice of resorting to our belief (Rector) about people like that person or resorting to our Synthesiser to analyse what is happening with that person and update the previous belief according to this new experience. This dilemma is what differentiates a fresh and healthy Rector that is always updated and does not establish abusive generalisations, producing a new belief, more in accordance with the here and now, from the Rector that is content with resorting to generalisations based on past experience, reproducing a repetitive and prejudiced pattern of behaviour.

-The Rector localises: The defence function is impossible without localisation. Establishing where the trouble is allows us to go to the doctor and guide him. If a child falls over we lift him up and ask where he hurt himself to be able to intervene and know what not to do.
If we have a problem, whatever it may be, our Rector will immediately intervene because harmony has been broken and it will localise where the problem is, either in ourselves or in connection with somebody else, before proceeding to take any of its actions.
For example: we get lost in a street. We ask where we are before analysing any other action. We first pay attention to the safety function. Then we will see what we did (Synthesiser) to get lost and then we will see how to get out of there (Vitaliser).
Another example: we suddenly feel uncomfortable at a party. The first thing is to see where the problem lies and from where it arose. We will localise whether the problem is within us or comes from outside. If nothing in particular happened and our timidity simply surfaced we already know how to proceed. If it is because another person gave us a hostile look, we will examine whether to proceed in the way our Rector believes that we ought to, or whether it is the other person’s Rector that does not respect the norms and limits and allows the aggressor to attack us.

-The Rector separates: and thereby ensures order. The Rector discriminates for example that a bicycle should not be in the living room and ought to go to its place. Without separation, a diagnosis cannot be established and we mix chalk with cheese, without discrimination or order.
For this reason the Rector says “no” and says “or”. For example, if discord reigns in a couple, the separation of bodies and property arises. “No” they cannot stay under the same roof. “Or” we are not good together, “or” we are better off separated. This phenomenon is perfectly analysed in sociology when primitive societies are studied, where property and resources are shared to a great extent, and in more evolved societies where possession is more individualised.
Our body is perfectly designed to separate elements that must not be mixed, for example the digestive process assimilates what is useful and separates it from toxic faecal materials. Another clear example: twins share the same womb during gestation but each one’s Rector produces the separation between the bodies. In the place where separation does not occur the babies are born as Siamese twins and they have to be surgically separated. This is valid for any one of our organs and for the morphology of any organ. The popular saying “together but not scrambled” summarises this function of our Rector.
The Rector is manifested through verdicts, beliefs, convictions, opinions and value judgements about what is bad or dangerous. The same as the rest of our structure, it is capable of being in a permanent state of evolution and updating if it fulfils its purpose.
The name that we gave it, the Rector, is due to its function in our structure: governing the order that must be followed in all orders so that life flows. It is of vital importance because as we will see, without the Rector survival is impossible. And even less, living. The Rector’s primary function above all is to govern the entire structure’s balance and harmony. For this purpose it imposes limits that we must all respect to make life in society possible. Some of the ten commandments are examples of the limits imposed on society by our ancestors.
In the diagram on page 198, the Rector is represented by a triangle at the top and to the right of the unfolded structure diagram, and in the circle, at the top and to the right of the integrated personality structure. It is obvious that if we put the Socialiser in the Synthesiser circle and then insert the Connector, we obtain the diagram to the right that symbolises the perfect structure, in other words of just and precise dimensions, all integrated, inter-related and in balance. This is the structure that we must reach as we will set out in the development of this work. This objective is feasible and one that all of us who have grown with MAT have achieved in an average of two years training. The starting point is of little importance.
When it functions properly, in other words, just as it was designed to do, the Rector is manifested as an ethical, worthy, prudent, realistic, calm, harmonious, and balanced guardian. It takes into account the real force, the time and the place in every situation. Let us look at some examples:
If we want to make a six month old baby walk our Rector will diagnose dangers for the baby’s body and mind, and will determine that it will have to be held in one’s arms and without excessive contact with the floor to awaken the desire to walk when the baby is ready for it. If the baby is ten months old it can be placed in a walker. If the baby is fourteen months old the danger will disappear and the Rector will no longer make any opposition. It will then be another structure’s turn to intervene, the Protector.
If we wish to enter dangerous zones in a nuclear power station, our Rector will alert us to the need to wear suitable protective equipment to avoid the danger of radioactivity.
If we want to jump into space from a height of 2,000 metres, our Rector will impose on us the use of a parachute in good condition.
If we want to stand in front of a fighting bull, the Rector will impose limits that are impossible to breach unless one is a professional bullfighter.
Clearly, belief, born of repeated experiences, is what will determine whether the Rector opposes or accepts a course of action. If the belief is erroneous, out of date, a brake on development, fanatical, topical or too conservative, the diagnosis issued by the Rector will be mistaken and the verdict will put a brake on or make impossible not only the final action but even the analysis of the situation. The Rector will see ghosts where there aren’t any.
In the case of rape or another very traumatic experience, the Rector can remain fixed on dangers from the past and project them onto the present, annulling the vital impulse and jeopardising the harmony of the entire structure’s flow.
In the last two examples, the Rector, instead of meeting its real function – that of ensuring and making possible the flow of life in safety and harmony – impedes it. Instead of guaranteeing the ability to think, react, imagine, approach and enjoy something good, it will become its opposite: a braking force on what is possible.
We affirmed earlier that the Rector determines the where of things. If the answer is “here and now” the verdict should be trusted. If it is “there and then” the validity of the diagnosis that gave rise to the verdict needs to be revised. If a man who has been insulted decides to draw his sword and fight a duel or shoot the aggressor with a gun, his Rector is authorising dangerous actions. The where is not in the here and now but in the XIX century or the Far West.
If our Rector warns us of a danger when we want to approach another human being and we ask where the danger is so as to turn towards him and be on guard, and our Rector replies that the danger lies in the fact that the person in question reminds us of our own father who beat us when we were three years old and approached him, we will detect that the danger was real in the there and then, but that our defences are not the same as they were and that there is no reason at all in principle to mistrust that person.
As a recommendation, if somebody or we ourselves, starting from the Rector, erects a barrier or imposes a limit, it is useful to ask not the why of the danger but the where of it. And we will frequently see that we project onto others and in current places, dangers that impressed us in the there and then. In this way we stop updating our Rector, which becomes its antithesis. Millions of examples could support us.
For example, groups of exiles, sects, defensively united families, all have Rector functioning problems: in all certainty, in the there and then there were real dangers that threatened the group. But projecting, into the here and now, risks that were authentically valid in the past, limits the group in its own current opportunities to become a happy, free and harmoniously integrated being.
When the above situation arises, the Rector is failing either by excess or defect. Through excess it becomes rigid, inclement, fanatical, castrating, an enemy of change, a controller, a maniac. It will impose unsuitable prohibitions and limits that instead of defending life restrict it. Through defect, the Rector become cynical, an oppressor, an opportunist, a denier of one’s own dignity and that of others, a cheat, self-seeking. It will overturn the necessary limits for life in society. In the first case, through excess, the structure inflates and unbalances the harmony of the personality’s totality, through inflation. In the second case, by defect, the Rector structure atrophies and reaches a lack of graphically opposite harmony, through deflation.
As an example of the first case, we could take the Rector of any dictator, in any time and place, whether in a family, a clan, a region, and also in an interiorised way. Let’s start with the example of internal, individual functioning; many of us suffer from internal dialogues, in other words problems of a guilty conscience when faced with something good and innocent. In this case, when we decide to do something pleasant and innocent, we feel as if some form of mandates, frequently parental, are criticising us internally, persecuting us. When we say “I feel guilty when I eat” or “I feel bad when I say no” or “when I make love with my partner I feel dirty”, we are revealing the existence of an invasive Rector that impedes our being’s flow. It is as if we had “swallowed” an internal dictator that does not let us breathe and that we must spew out. Gestalt is a school of psychology that studies and cures this phenomenon.
We said earlier that the example of the dictator shows an inflated Rector. Indeed there are people who cannot conceive living without control over others. They control everything like a maniac, and not only what other people do but also what they think, feel or yearn for. And they believe themselves appointed with the mission of keeping everyone on the “straight and narrow” that of amputating live parts from themselves. This is the dictator’s impossible dream – having the rest of the world controlled, castrated, subjected and susceptible to manipulation. In this situation, at some time or place, the victims awaken and the one who finds part of his structure amputated is the dictator himself, who is going to need rehabilitation treatment to be able to recover the integral health of the entire structure. It is the dictator’s own structure that comes off worse.
As an example of the deflated Rector, the one that fails by defect, we could take a look at the simple case of someone who is invited to a party and eats all the food prepared for everybody and puts himself in the middle of the floor, fighting to speak more than anybody else, draw attention to himself, interrupt others when they are speaking. In this case the well balanced Rector of the others will need to intervene to put a brake on the invader and abuser, restoring harmony. In therapy, one must nourish the patient’s Rector and make it grow so that it knows how to impose itself and respect the necessary limits for life in society.
We also said that the Rector is manifested through beliefs, opinions and value judgements. A clean Rector, functioning properly, has a minimum of beliefs, all updated and provisional, that it questions again and again as basic hygiene. A Rector that functions badly is stuffed with beliefs and convictions and issues opinions as verdicts. Thus it becomes a brake on suitable and ethical behaviour.
Let’s concern ourselves with the Rector that functions well. In which fields or subjects can it manifest itself?
In its own field, that of the Rector itself, it is manifested through legislations, norms and decrees. The whole field of law, safety, health, control is its natural terrain. Whether it is in the interior (clear conscience) or national, organisational or family context, the Rector thus fulfils its mission.
In the intellectual field, in other words as our Synthesiser’s safety, we will take as an example the principle of reality in logic, defined as the individual’s ability to compare a desire or an impulse with reality in order to determine whether it is feasible or not, which is a manifestation of the Rector’s existence. For example: I want to fly by jumping off a ten storey building. I diagnose that it is not feasible because I will only manage to crash or kill myself.
On the vital plane, in other words in the Vitaliser’s field, the self preservation instinct that accompanies us as at all times and allows us to move through life bears witness to the Rector’s existence. Another example among hundreds could be the application of justice through the courts.
In the philosophical field, in other words in the Transformer’s context, one can cite ethics as the subject for development.
In the social field, in other words in the Protector’s context, courtesy and gentlemanly behaviour show the existence of the Rector in relationships between people.
In spiritual matters, in other words in the Orienter’s field, the Rector governs harmony in all fields and issues, which has a transcendental and essential relevance. For example, in aesthetics, harmony is a question of the correct balance of proportions and tonalities. This correct balance is the Rector’s task.
We could multiply the examples, but these are only here to illustrate the close relationship and interdependency that exists between all our personality structures.

Let’s finish this section centred on the Rector with a few illustrations of its manifestations in art and religion.
– In architecture the gothic style shows the Rector’s irruption. Any gothic cathedral refers us to the aspiration to push back the limits, dazzling us with the harmony achieved by the masters who built it.
– In literature we will give two examples: Tolstoy and Cervantes. “Ana Karenina” shows an invasive Rector in all its development, with the weight of social rules leading to the death of the main character. In “Don Quixote” the character shows us the unfolding of a proper and transcendent Rector at the service of harmony.
– In music, we will give as an example the works of Benjamin Britten and Anton Bruckner as clear and precise examples of the Rector’s manifestation.
– In painting, Bruegel, and before then Gothic painting, present the Rector’s primacy in the artist’s concerns.
– In religion the first chapter of Genesis, which recounts the creation of the world and the creatures that populate it, reveals the laws and norms that the creator imposes to conserve and guarantee harmony. It also shows, but this is the Vitaliser’s task, how to impart justice in the case of breach of the law.

Our hospital research allows us to affirm that in the human body, the kidneys, the cerebellum, the immune system and the skin depend on or at least make up the Rector. This is by way of an example.

MAT Personality Structure - Preciada Azancot

MAT Personality Structure – Preciada Azancot

An extract from the book “THE SPLENDOUR OF THE HUMAN BEING” by Preciada Azancot
©Preciada Azancot

 

Anuncios

El ESPLENDOR DE LO HUMANO, día 2: Final de la Introducción y Rector

El ESPLENDOR DE LO HUMANO, día 2: Sigo con la Introducción iniciada ayer. Nos veremos con más el próximo Domingo, Dios mediante. Os deseo un Yom Kippur lleno de sabiduría y de paz.

El Esplendor de lo Humano - Preciada Azancot

El Esplendor de lo Humano – Preciada Azancot

Nuestra aportación es el M.A.T., un instrumental científico, comprobado sobre más de 60.000 personas y organizaciones antes de ser divulgado, aplicado con éxito durante más de quince años y que empieza a ser conocido por una pequeña élite que tuvo y tiene mucha anticipación en el ámbito del conocimiento personal, organizacional y del entorno.
M.A.T. significa Metamodelo de Análisis Transformacional. Parte de un nuevo descubrimiento del ser humano a través de la revelación de sus estructuras, descubre los patrones de ingeniería de funcionamiento emocional universal que rigen esas estructuras, indica, en una secuencia acumuladora de energía, cómo ser líder de la propia vida y modelo conductual para los demás, y ayuda a alcanzar la plenitud en un proceso sereno y rápido, de gran impacto social.
Los que conocen el M.A.T. aseguran que es la Ciencia Humana más científica de cuanto conocen. El M.A.T. es un instrumental que se aplica tanto al conocimiento y mejora del ser humano como a cualquier organización ( ya sea ésta una pareja, una familia, una empresa, un gobierno, un país, un conjunto de países o el planeta), y, también, abre campos de investigación, aplicación y mejora en cualquiera de las ciencias humanas que hoy se conocen. También abre ventanas insospechadas en el campo del arte, de la innovación, de los descubrimientos y, de manera general, de la creación. Por eso es un Metamodelo. Como todos los Metamodelos, parece sencillo y no lo es.
El M.A.T. es un instrumental científico, no especulativo. Es objetivo porque, si bien reposa sobre su aplicación y comprobación a más de 60.000 casos, sus resultados permanecen invariables hoy, que ya vamos por los 120.000 casos. No hemos encontrado, los que conocemos el M.A.T., caso alguno en que no se apliquen. Además, es transmisible, es decir que se puede enseñar a manejar con maestría y autonomía. Por ello, es una disciplina de análisis. Como todo instrumento de análisis, requiere una formación.
El M.A.T. es universal. Es decir, los mismos resultados se encuentran inmutablemente en cualquier país o lugar, y desde que el ser humano existe y se manifiesta como tal. El M.A.T. logra, en su aplicación, y desde el primer día de enseñanza, expandir el campo de conciencia y de acción de cada sujeto analizado y llevarlo a un nivel de creación y de transformación siempre superables. Por eso es un instrumento de transformación. Y como todo instrumento de transformación, requiere de una guía por un facilitador que ya franqueó, con éxito, la fase de crecimiento alcanzable por el alumno.
La creación del M.A.T. fue una conjunción entre una historia de vocación temprana, de preparación académica y profesional seria y orientada, y de mucha suerte.
Los resultados obtenidos con el estudio y la aplicación del M.A.T. han sido y siguen siendo esperanzadores en el campo de las ciencias humanas y abren nuevas perspectivas para lograr el florecimiento humano, organizacional, social y político a partir del siglo XXI. Este libro sólo tratará del enfoque humano básico del M.A.T., porque la revolución que aporta este instrumental es la base de posteriores aplicaciones, desarrollos y creaciones que venimos registrando desde 1988. Este es un intento de divulgación de un instrumental complejo, para hacerlo comprensible y de fácil y, si posible, grata asimilación por cualquier persona de nivel medio-alto. Uno de nuestros más brillantes estudiantes está actualmente escribiendo un libro de divulgación del M.A.T. al alcance del gran público.
En esta obra, tan sólo iniciaremos nuestra divulgación por cuatro de los instrumentos básicos del M.A.T.
En el primer capítulo mostraremos la estructura innata del ser humano, es decir la instalación real que compartimos, todos los seres humanos, y su funcionamiento. Estudiaremos, de manera objetiva, el inventario de tesoros que tenemos todos y cada uno de nosotros, examinando el donde, el qué, el cómo, el porqué, el cuando y el para qué de cada uno de ellos. Y aprenderemos a valorarlos y a amarlos antes de decidir compartirlos, pues, como es obvio, sólo se puede decidir entregar lo que se sabe que se tiene.
En el segundo capítulo mostraremos la energía que permite funcionar a la estructura y descubriremos, con intensa alegría, nuestra potencia. Estudiaremos, para ello, las emociones auténticas humanas, su racionalidad y su funcionamiento.
En el tercer capítulo nos ocuparemos de descubrir las antenas que nos permiten percibir el mundo: nuestros sentidos. Con esos tres conocimientos ya tendremos las bases para comprender la revolución que representa el M.A.T. en la historia del autoconocimiento. Luego podremos conocer la historia universal de nuestra gestación, de nuestro nacimiento, de nuestra primera infancia y de nuestra evolución posterior hasta el momento actual. Accederemos así a hacer retroceder el miedo, al adquirir la seguridad que da el conocerse e sí mismo y conocer a los demás, apreciando nuestras diferencias de personalidad y detectando cuales son nuestras competencias, cuales son nuestros talentos y cuales son nuestras vocaciones.
En el cuarto capitulo descubriremos los seis patrones universales de funcionamiento en sus 36 versiones comunes. Para ello, estudiaremos las tipologías matriciales de personalidad y sus fases de evolución que permiten diagnosticar el estado de deterioro real de los seres humanos y las vías M.A.T. para recuperar su integridad perdida.
En el quinto y último capítulo examinaremos la incidencia de las tipologías M.A.T. sobre las creaciones más inmediatas del ser humano: las organizaciones que crea (pareja, familia, empresas, asociaciones, estados, grupos de estados, y organización del mundo). Terminaremos examinando otra manifestación del funcionamiento humano: las ideologías. Empezaremos por diagnosticar las ideologías generacionales, como lo ilustramos en esta introducción pero ya dando las claves M.A.T. para su estudio en profundidad. Veremos cuales serán las ideologías generacionales futuras que dominarán el mundo hasta mediados del siglo XXI.
A continuación examinaremos las ideologías seculares y sus leyes M.A.T. que las hacen más inteligibles y controlables. Partiremos del siglo XX y remontaremos hasta el siglo XV asombrando al lector con la potencia y cientificidad de este nuevo instrumental: A continuación mostraremos las tendencias que dominarán las ideologías de los siglos XXI, XXII y XXIII, momento en que prevemos que la historia del mundo entero podrá girar en la dirección válida para crear una civilización que instaure y garantice el florecimiento del esplendor de lo humano.
Terminaremos este capítulo con un breve examen de las ideologías milenarias remontándonos a dos milenos antes de nuestra era y proyectando sobre el estudio del tercer milenio. Pues ahora, con esta nueva ciencia, podemos ser constructores de la historia y ya no sujetos pasivos de ella.
Concluiremos este libro volviendo de lo absolutamente grande, los milenios, a lo absolutamente pequeño, la célula, para mostrar que las mismas leyes se aplican ineluctablemente y afortunadamente. Introduciremos en anexo nuestras breves conclusiones en investigaciones hospitalarias sobre la incidencia de las disfunciones del patrón de ingeniería emocional M.A.T. de la estructura humana sobre enfermedades de alto riesgo.
Y, para el lector curioso e interesado en conocer las aplicaciones del M.A.T. en materia de comunicación, liderazgo, identidad y potencialidades nacionales, cultura organizacional, conocimiento del inconsciente personal y planificación estratégica del cambio en organizaciones remitiremos a los que así lo deseen a la consulta de nuestra página Web: http://www.mat.

CAPITULO 1
DE LA ESTRUCTURA HUMANA DE PERSONALIDAD.
En este capítulo iniciamos el conocimiento de este primer instrumento del M.A.T., el de la estructura universal innata de personalidad humana, para conocer el potencial de diseño y de instalación que todos los seres humanos, en este planeta, tenemos desde el preciso momento de nuestra concepción. Este potencial se desarrolla y se transforma durante nuestra gestación y produce un bebé humano a quien le va a tocar crecer. En este primer capítulo analizaremos tan sólo el diseño -o más bien, una representación geométrica y simbólica aproximativa del diseño- y la instalación, como si se tratara de un plano para la fabricación de un televisor o para la edificación de una casa. Es decir, propondremos un esquema para responder a la pregunta de qué contiene la instalación de un ser humano para desempeñar todas sus funciones posibles. En el capítulo siguiente propondremos un nuevo instrumento que estudia la ingeniería de funcionamiento de ese ser humano y responderemos a la pregunta de cómo funciona, con qué tipo de energía funciona correctamente.
La estructura universal de personalidad M.A.T. se divide en seis estructuras comunes a todos nosotros desde que el ser humano aparece sobre este planeta. Estas seis estructuras se agrupan en tres conjuntos funcionales.
El primer conjunto reúne dos estructuras cuya función es la de permitirnos ser entes sociales y socializables. Y, como cualquier mamífero, somos entes sociales y socializables a partir del momento de nuestra gestación donde empieza a establecerse y a desarrollarse la relación tú-yo con nuestra madre biológica. Por ello, denominamos EL SOCIALIZADOR a este conjunto. El Socializador se divide en dos estructuras a la vez complementarias y opuestas que nos permiten, alejarnos de, o acercarnos a, nuestros semejantes. Las llamamos El RECTOR y El PROTECTOR. El Rector discrimina los peligros y amenazas a la totalidad de nuestra estructura y establece los límites que nos preservan de la invasión o del desbordamiento de nuestro territorio, cerrándonos al enemigo interno o externo. El Protector, al contrario, abre puertas y determina qué, y quién, y si algo o alguien, es benéfico para nuestra vida, y establece uniones y confluencias. El Rector establece fronteras, impone límites y niega el acceso. El Protector acerca, autoriza el acceso, y afirma la unión entre dos o más personas. Si bien El Rector dice no, el Protector dice sí. El Rector es responsable de la función de seguridad y el Protector es responsable de la función de pertenencia. El Protector analiza el espacio y muestra el cuándo de las cosas. El Rector diagnostica el estado de las cosas y muestra el dónde de las cosas.
El segundo conjunto funcional se compone de una sola estructura y lo llamamos EL SINTETIZADOR. Esta estructura es la responsable de nuestra inteligencia. Es como un increíble computador que nos permite archivar y memorizar, programar y procesar, combinar y mezclar, detectar opciones y elegir las mejores. El Sintetizador es responsable de la función de desarrollo. El Sintetizador analiza el qué de las cosas.
El tercer conjunto reúne tres estructuras y lo llamamos EL CONECTADOR. Nos permite conectar con la realidad total. Abarca EL VITALIZADOR, EL TRANSFORMADOR y EL ORIENTADOR. El Vitalizador nos permite conectar con la realidad palpable del aquí y del ahora y reaccionar ante ella. Muestra el cómo de las cosas y las acepta o las descarta según sean verdaderas o no. No acepta mentiras y, por ello, es responsable de la función de justicia. El Transformador nos conecta con nuestra capacidad de transformación, de creación y de crecimiento por cambio (salto cuántico). Muestra el por qué de las cosas y es responsable de la función de estatus, es decir de la talla verdadera que tenemos en cada instante. El Orientador nos permite conectar con la realidad inconsciente y trascendente para enriquecer nuestra conciencia elevándola y ampliándola. Dice el para qué de las cosas, y así, su finalidad y es responsable de la función de plenitud.
Ahora toca analizar a fondo cada estructura para conocerla y percibir si capacita o no para la totalidad de la función para la que es diseñada. Al término del análisis veremos si sí o no, con esta instalación sextidimensional, podemos abarcar todas las acciones humanas.

I. EL RECTOR:
El Rector nos permite diagnosticar, como un médico, el estado de las realidades con las cuales entramos en contacto, tanto internas como externas. Permite saber si algo, en nosotros o afuera, es peligroso y representa una amenaza, cualquier amenaza a cualquiera de nuestras estructuras. Permite desempeñar la función de seguridad. Detecta lo que no es normal, bueno, conveniente, ético, vivo, actual, grande, amable, etc. Detecta todos los no que se deben y conviene erigir para que la vida fluya y siga fluyendo. Detecta los límites de nuestras realidades, acciones, pensamientos, imaginaciones, posibilidades etc, y permite hacer retroceder los límites de lo posible sobre la base de la seguridad, determinando y ensanchado nuestro campo de acción. Muestra el dónde de las cosas.

¿Qué es lo que hace el Rector?
– El Rector diagnostica: Nosotros, como consultores M.A.T. en Dirección de Empresas, comenzamos siempre nuestra acción con un diagnóstico de la organización. Verificamos la existencia de las seis estructuras de personalidad de la empresa, pues nosotros innovamos una biogerencia y detectamos los fallos y patologías en el funcionamiento del ente colectivo. Detectamos lo que no funciona correctamente y compromete el equilibrio y la armonía de una empresa sana. Diagnosticamos el estado de enfermedad de la organización y proponemos un plan de acción (es decir un tratamiento) capaz de restablecer la salud integral de la organización. Ponemos a funcionar adecuadamente cada estructura, rediseñamos la interrelación entre ellas, y planificamos a futuro objetivos y metas que le devuelvan la trascendencia.
Otro ejemplo: Cuando estamos enfermos, vamos al médico que examina el funcionamiento general de nuestro cuerpo. Cuando localiza el o los puntos de disfuncionamiento, es decir de desequilibrio y de fallos en la interrelación, establece un tratamiento que nos devolverá la salud, la armonía.
El Rector tiene como función la de establecer, internamente y externamente, evaluaciones del estado de funcionamiento de nuestra estructura, detectando los desequilibrios intraestructurales e interestructurales. Es decir, detectando lo que no funciona en nuestra personalidad o en la relación con los demás. Cuando analiza las causas (pasándole la información a otra estructura, el Sintetizador) determina lo que no hay que seguir haciendo para poder restablecer la armonía. Para ello, erige prohibiciones, como la de no comer azúcar si existe diabetes.

-El Rector establece límites: Nosotros, en nuestro desempeño profesional, cuando detectamos por ejemplo que el Rector empresarial está invadiendo el terreno o el campo de acción de otra estructura, trabándola en este caso – pues el Rector es el de los “no”- delimitamos el campo de acción de cada una de las estructuras para que el Rector retroceda y se libere la estructura frenada, pudiendo actuar. Por ejemplo, si detectamos que el control sobre la iniciativa y la creatividad (tarea del Transformador) es exagerado, resituamos al Rector y ensanchamos el campo de acción de la división de innovación, por ejemplo, para restablecer la salud de la organización.
En un conflicto territorial de zonas de pesca, el legislador delimita las fronteras que separan las aguas territoriales de la zona internacional, común a otros vecinos. Cada una de estas zonas se regirá por regímenes diferentes. Y el desarrollo de la actividad de pesca, podrá desempeñarse, entre nacionales y foráneos, en paz y armonía.
En nuestro corazón, por ejemplo, están delimitadas las zonas que reciben y bombean la sangre sin oxígeno, y las que hacen circular la sangre oxigenada. La mezcla de las dos sangres produce una enfermedad bien conocida que necesita intervención quirúrgica para separar los territorios y devolver la armonía y la salud.
Cada nación delimita su territorio y así puede nacer un estado, con fronteras bien definidas. Las áreas de acción entre poder legislativo, ejecutivo y judicial serán delimitadas muy meticulosamente para que reine la armonía y la paz en una democracia. En una dictadura, todos los poderes, sin límites, estarán concentrados en el dictador, y dependerá del funcionamiento de su estructura de personalidad la armonía practica a la cual podrá acceder el estado.
Cuando compramos o alquilamos una casa, estamos comprando límites contra la intromisión de vecinos y extraños.
Y cada ser humano, aunque viva sin techo o en una cárcel, tiene límites de todo tipo: territoriales, el que ocupa su propio cuerpo, y el Rector le impondrá el respeto del territorio de los cuerpos ajenos, no debiendo matar, ni pegar, ni violar, por ejemplo. Emocionales, el de su alegría por ejemplo, no debiendo avasallar e invadir el turno de palabra de los demás. De pertenencias, no debiendo robar pertenencias ajenas. De movimiento, no debiendo atropellar a paseantes por ejemplo. Espirituales, no debiendo invadir la conciencia de otro con sus propias representaciones de lo sagrado, por ejemplo. Tenemos y necesitamos límites de todo tipo si queremos vivir en sociedad, y también solos, si no, no se aislaría a los dementes que se pueden auto lesionar. De alguna manera o en algún aspecto, como veremos, todos estamos locos .

-El Rector legisla: Impone y se impone normas para vivir en armonía con los demás. El derecho natural impone normas universales que garanticen la armoniosa convivencia y el respeto a escala universal. El derecho internacional rige la vida entre las naciones. El derecho comercial rige el orden y la pulcritud en los intercambios entre sociedades y entre personas. Y las normas familiares rigen la convivencia dentro de la responsabilidad entre los miembros del clan. Nuestro código de ética individual rige los límites de lo que creemos que debemos, o no, hacer.
En nuestro quehacer empresarial atendemos y normatizamos la función de personal, la función de control, la función de seguridad y la función de sanidad como campos de acción del Rector organizacional colectivo.

-El Rector defiende: Es importante diferenciar la función de defensa de la función de ataque. El Rector defiende, es decir, impone límites de no invasión. El Vitalizador ataca, es decir, reacciona contra la invasión, eliminando el agente patógeno. La piel, en nuestro cuerpo, delimita la zona del territorio geográfico que hay que defender. De contactos indeseables y de microbios, por ejemplo. Sin piel no podríamos sobrevivir.
En España, el Rey es el mando supremo de las fuerzas armadas, y el jefe de gobierno dirige, a través de un ministro, la función de defensa, de policía, de guardias civiles, de sanidad. La función de defensa y de sanidad consiste en las maneras de detener la invasión de lo peligroso e indeseable en el cuerpo social.
Un ejemplo del Rector en el campo de la conducta social: si alguien se comporta con nosotros de manera abusiva, nos cerramos, cruzando los brazos. Procesamos la información con otra estructura, el Sintetizador, que nos permite detectar opciones. Reaccionamos con el Vitalizador.
Si nos sentimos incómodos con una persona, nos estamos defendiendo de ella con nuestro Rector. Es en ese momento cuando tenemos la elección de recurrir a nuestra creencia (Rector) sobre gente como esa persona o recurrir a nuestro Sintetizador para analizar qué pasa con esa persona y actualizar la creencia anterior en función de esta nueva experiencia. Ese dilema es el que separa un Rector lozano y fresco, siempre actualizado y que no establece generalizaciones abusivas, fabricando una nueva creencia, más acorde con el aquí, y otro Rector que se contenta con recurrir a la generalización a partir de experiencias del allá, y reproduce un patrón de conducta prejuiciado y repetitivo.

-El Rector Localiza: La función de defensa es imposible sin la localización. El establecer el dónde está la molestia nos permite ir al médico y orientarlo. Si un niño se cae, lo levantamos y le preguntamos dónde se hizo daño para poder intervenir y saber lo que no se debe hacer.
Si tenemos un problema, cualquiera que sea, nuestro Rector intervendrá inmediatamente porque se rompió la armonía y localizará dónde está el problema, si en nosotros, o en relación con alguien, antes de proceder a cualquiera de sus acciones.
Por ejemplo: nos perdemos en una calle. Preguntamos dónde estamos antes de analizar cualquier otra acción. Primero atendemos a la función de seguridad. Luego veremos qué hicimos (Sintetizador) para perdernos y luego veremos cómo salir de allí (Vitalizador).
Otro ejemplo: nos sentimos incómodos de repente en una fiesta. Lo primero es ver dónde está el problema y de dónde surgió. Localizaremos si el problema está en nosotros o si viene de afuera. Si no ocurrió nada particular y simplemente surgió nuestra timidez, ya sabemos cómo proceder. Si es porque otra persona nos miró con hostilidad, ya examinaremos si nosotros procedimos como nuestro Rector cree que debemos proceder o si es el Rector del otro el que no respeta normas y límites y permite al agresor atacarnos.

-El Rector separa: y por ello garantiza el orden. El Rector discrimina por ejemplo que una bicicleta no debe estar en un salón y debe ir a su lugar. Sin separación, no se puede establecer un diagnóstico y mezclamos peras con manzanas, sin discriminación ni orden.
Por ello, el Rector dice “no” y dice “o”. Por ejemplo, si la discordia reina en una pareja interviene la separación de cuerpos y de bienes. “No” se puede permanecer bajo el mismo techo. “O” estamos mal juntos “o” estamos mejor separados. En sociología se analiza perfectamente este fenómeno cuando se estudia las sociedades primitivas, donde los bienes y recursos son en gran parte compartidos, y las sociedades más evolucionadas donde la posesión está más individualizada.
Nuestro cuerpo está perfectamente diseñado para separar lo que no se debe mezclar, por ejemplo en el proceso de la digestión que asimila lo que es útil y lo separa de las materias fecales que son tóxicas. Otro ejemplo evidente: los gemelos comparten una misma bolsa durante su gestación, pero el Rector de cada uno de ellos produce la separación entre los cuerpos. En el lugar en que no lo hacen, los bebés nacen siameses y es preciso separarlos quirúrgicamente. Esto es válido para cualquiera de nuestros órganos y para la morfología de cualquier órgano. El dicho popular “juntos pero no revueltos” resume esa función de nuestro Rector.

El Rector se manifiesta mediante veredictos, creencias, convicciones, opiniones y juicios de valor sobre lo que está mal o es peligroso. Como todo el resto de nuestra estructura, está capacitado para estar en permanente evolución y actualización si cumple su propósito.

El nombre que le pusimos, el Rector, se debe a su función en nuestra estructura: la de regir el orden que se debe seguir en todos los órdenes para que la vida fluya. Su importancia es vital, como ya veremos, porque sin Rector, no hay supervivencia posible. Y, menos aún, vivencia. El Rector tiene como primerísima función la de regir el equilibrio y la armonía de la totalidad de la estructura. Para ello, impone límites que todos debemos respetar para posibilitar la vida en sociedad. Algunos de los diez mandamientos son ejemplos de límites impuestos a la sociedad de nuestros antepasados.
En nuestro diagrama, página 122, el Rector está representado por un triángulo arriba a la derecha en el diagrama de la estructura desplegada, y en el círculo, arriba a la derecha en el diagrama de la personalidad integrada. Pues es evidente que si introducimos el Socializador en el círculo del Sintetizador y, a continuación, introducimos el Conectador, obtenemos el diagrama de la derecha que simboliza la estructura perfecta, es decir, de dimensiones justas, exactas, todas integradas, interrelacionadas y en equilibrio. Es a esa estructura a la que debemos llegar, como indicaremos en el desarrollo de esta obra. Esta meta es factible y la hemos alcanzado todos los que hemos crecido con el M.A.T. Este crecimiento se logra en una media de dos años de formación. Poco importa cuál sea el punto de partida.
Cuando funciona bien, es decir, tal y como fue diseñado para ello, el Rector se manifiesta como un guardián ético, digno, prudente, realista, tranquilo, armonioso y equilibrado. Toma en cuenta la fuerza real, el momento y el lugar en cada situación. Veamos algunos ejemplos:
Si queremos hacer caminar a un bebé de seis meses, nuestro Rector diagnosticará peligros para el cuerpo y la mente del bebé, y determinará que hay que sujetarlo en brazos y sin contacto excesivo con el suelo para despertarle las ganas de caminar cuando esté preparado para ello. Si el bebé tiene diez meses, ya se le puede instalar en un andador. Si tiene catorce meses, desaparecerá el peligro y el Rector ya no se opondrá. Le tocará intervenir a otra estructura, al Protector.
Si queremos introducirnos en zonas peligrosas de una central nuclear, nuestro Rector nos alertará sobre la necesidad de ponerse un equipo de protección adecuado para evitar el peligro de radioactividad.
Si queremos tirarnos al vacío desde 2.000 metros de altura, nuestro Rector nos impondrá el uso de un paracaídas en buen estado.
Si queremos colocarnos frente a un toro bravo, el Rector impondrá límites imposibles de cumplir si no se es un torero profesional.
Como queda claro, la creencia, nacida de experiencias repetidas, es la que va a condicionar que el Rector se oponga a, o acepte, una acción. Si la creencia es errónea, trasnochada, frenadora del desarrollo, fanática, tópica, o demasiado conservadora, el diagnóstico emitido por el Rector estará equivocado y el veredicto frenará o imposibilitará no sólo la acción final, sino hasta siquiera el análisis de la situación. El Rector verá fantasmas donde no los hay.
En caso de violación, o de otra experiencia muy traumática, el Rector puede quedar fijado en peligros del pasado y proyectarlos sobre el presente, anulando el impulso vital y poniendo en entredicho la armonía del fluir de toda la estructura.
En los dos últimos ejemplos, el Rector, en vez de cumplir con su función real – la de garantizar y posibilitar el fluir de la vida en seguridad y armonía- la traba. En vez de garantizar el poder pensar, reaccionar, imaginar, acercarse y disfrutar de algo bueno, se convertirá en su opuesto: el de ser un frenador de lo posible.
Afirmábamos antes que el Rector determina dónde están las cosas. Si la respuesta es: “aquí y ahora”, es conveniente fiarse del veredicto. Si es “en el allá y el entonces” sería recomendable revisar la bondad del diagnóstico que originó la sentencia. Si un hombre insultado decide sacar su espada y batirse en duelo, o dispararle un tiro al agresor, su Rector le está autorizando acciones peligrosas. El dónde no está en el aquí y el ahora sino en el siglo XIX o en el Far West.
Si nuestro Rector nos advierte de un peligro cuando deseamos acercarnos a otro ser humano, y preguntamos dónde está el peligro, para voltearnos hacia él y estar vigilante, y nuestro Rector responde que el peligro está en que la persona en cuestión le recuerda a su propio padre que le pegaba cuando se acercaba a él a los tres años de edad, detectaremos que el peligro era real en el allá y el entonces y que ni nuestras defensas son las mismas hoy, ni hay razón alguna para desconfiar por principio de la persona actual.
Como recomendación, si alguien o nosotros mismos, a partir del Rector, erige una barrera o instaura un límite, es útil preguntar, no el por qué sino el dónde está el peligro. Y muchas veces veremos que proyectamos en los demás o en lugares actuales, peligros que nos impresionaron en el allá y el entonces. Así dejamos de actualizar el Rector, que se convierte en su antítesis. Millones de ejemplos nos podrían avalar.
Por ejemplo, los grupos de exilados, las sectas, las familias defensivamente unidas, tienen problemas de funcionamiento del Rector: con toda seguridad, en el allá y el entonces, había peligros reales que amenazaban al grupo. Mas el proyectar, en el aquí y el ahora, riesgos que eran auténticamente válidos antes, limita al grupo en sus mismas oportunidades actuales de convertirse en un ente feliz, libre e integrado armónicamente.
Cuando la situación anterior se produce, el Rector falla a su función por exceso o por defecto. Por exceso, se torna rígido, inclemente, fanático, castrador, enemigo del cambio, controlador, maniático. Impondrá prohibiciones y límites inadecuados que, en vez de defender la vida, la coartará. Por defecto, se vuelve cínico, avasallador, oportunista, negador de la dignidad propia y ajena, tramposo, aprovechado. Derrumbará límites necesarios a la vida en sociedad. En el primer caso, por exceso, la estructura se infla y desequilibra la armonía de la totalidad de la personalidad, por inflación. En el segundo caso, por defecto, la estructura rectora se atrofia y se llega a una falta de armonía gráficamente contraria, por deflación.
Como ejemplo del primer caso, podríamos tomar el Rector de cualquier dictador, en cualquier tiempo y lugar, ya sea un dictador en la familia, en el clan, en una región, y, también, de manera interiorizada. Empecemos con el ejemplo del funcionamiento interno, individual: muchos de nosotros sufrimos de diálogos internos, es decir de problemas de mala conciencia ante algo bueno e inocente. En este caso, cuando decidimos realizar algo agradable e inocente, sentimos cómo especies de mandatos, muchas veces parentales, nos critican interiormente, persiguiéndonos. Cuando decimos “cuando como me siento culpable” o “ cuando digo “no” me siento mal” o “cuando hago el amor con mi pareja me siento sucia”, estamos revelando la existencia de un Rector invasor que traba el fluir de nuestro ser. Es como si nos hubiéramos “tragado” a un dictador interior que no nos deja respirar y que debemos vomitar. La Gestalt es una escuela psicológica que estudia y cura este fenómeno.
Decíamos anteriormente que el ejemplo del dictador evidenciaba un Rector inflacionado. En efecto, hay personas que no pueden concebir la vida sin control sobre los demás. Lo controlan maníacamente todo, y no sólo lo que los demás hacen sino lo que piensan, sienten o anhelan. Y se creen investidos de la misión de encauzarlos hacia “el recto camino”, el de la amputación de partes vivas de sí mismos. Tener a los demás controlados, castrados, sometidos, manipulables, éste es el sueño imposible del dictador. Con lo cual, en algún momento o lugar sus víctimas se despiertan y el que queda amputado de parte de su propia estructura es el propio dictador, que va a necesitar un tratamiento de rehabilitación para poder recuperar la salud integral de toda la estructura. Es la estructura del propio dictador la que queda peor parada.
Como ejemplo de Rector deflacionado, el que falla por defecto, podríamos contemplar el sencillo caso de alguien, invitado a una fiesta y que se come toda la comida preparada para todos o que se pone en el centro de la reunión y pugna por hablar más que los demás, llamar la atención, interrumpir el turno de palabra de sus interlocutores. En este caso, se necesitará recurrir al Rector bien equilibrado de otros para frenar al invasor y abusador, restableciendo la armonía. En terapia, habrá que nutrir y hacer crecer el Rector del paciente para que sepa imponerse y respetar límites necesarios para la vida en sociedad.
Decíamos también que el Rector se manifiesta a través de creencias, opiniones y juicios de valor. Un Rector limpio, que funciona bien, tiene un mínimo de creencias, todas actualizadas y todas provisionales, que se recuestionan a sí mismas como higiene básica. Un Rector que funciona mal, está trufado de creencias y de convicciones y emite opiniones como veredictos. Así se convierte en frenador de la conducta ética y adecuada.

Ocupémonos del Rector que funciona bien. ¿En qué campos o materias se puede manifestar?
– En su propio campo, el del Rector mismo, se manifiesta a través de legislaciones, normas y decretos. Todo el campo del derecho, de la seguridad, de la salud, del control es su terreno natural. Ya sea en el ámbito interior (recta conciencia), nacional, organizacional o familiar, el Rector cumple así con su cometido.
– En el campo intelectual, es decir como seguridad de nuestro Sintetizador, tomaremos como ejemplo el principio de realidad en lógica, definido como la capacidad del individuo de comparar un deseo o un impulso con la realidad con el fin de comprobar si es o no factible, que es una manifestación de la existencia del Rector. Por ejemplo: quiero volar tirándome de un décimo piso. Diagnostico que no es factible porque sólo lograría estrellarme o matarme.
– En el plano vital, es decir en el campo del Vitalizador, el instinto de conservación, que nos acompaña en todo momento y nos permite movernos por la vida, atestigua la existencia de un Rector. Otro ejemplo entre cientos podría ser el ejercicio de la justicia en magistratura.
– En el campo filosófico, es decir en materia del Transformador, se puede citar la ética como materia de desarrollo.
– En el campo social, es decir en materia del Protector, la cortesía y la caballerosidad muestran la existencia del Rector en las relaciones entre la gente.
– En materia espiritual, es decir en el campo del Orientador, el Rector rige la armonía en todos los campos y materias, lo que tiene una relevancia trascendente y esencial. Por ejemplo, en estética, la armonía es cuestión de justo balance de proporciones y tonalidades. Ese justo balance es tarea del Rector.
Podríamos multiplicar los ejemplos, pero éstos sólo están aquí para ilustrar la estrecha relación y la interdependencia que existe entre todas las estructuras de nuestra personalidad.

Terminemos este apartado dedicado al Rector con unas pocas ilustraciones de su manifestación en el arte y en la religión.
– En arquitectura, el estilo gótico manifiesta la irrupción del Rector. Cualquier catedral gótica nos remite a la aspiración a hacer retroceder los límites, deslumbrándonos con la armonía lograda por los maestros que la edificaron.
– En literatura pondremos dos ejemplos: Tolstoy y Cervantes. “Ana Karenina” muestra en todo su desarrollo un Rector invasor, con el peso de reglas sociales que terminan por conducir a la muerte a la protagonista. En “el Quijote”, el personaje nos muestra el despliegue de un Rector adecuado y trascendente al servicio de la armonía.
– En música, daremos como ejemplo la obra de Benjamín Britten y de Anton Bruckner como claros y nítidos ejemplos de la manifestación del Rector.
– En pintura, Bruegel, y antes la pintura gótica, presentan la primacía del Rector en las inquietudes del artista.
– En materia de religión el primer capítulo del Génesis, que cuenta la creación del mundo y de las criaturas que lo pueblan, revela las leyes y normas que el creador impone para conservar y garantizar la armonía. Muestra también, mas eso es tarea del Vitalizador, cómo imparte justicia en caso de violación de la ley.

Nuestras investigaciones hospitalarias nos permiten señalar que, en el cuerpo humano, dependen del Rector o lo conforman, al menos los riñones, el cerebelo, el sistema inmunitario y la piel. Esto, a título de ejemplo.

A continuación os pongo el diagrama de la ESTRUCTURA MAT DE PERSONALIDAD UNIVERSAL HUMANA. A la izquierda dibujo la estructura desplegada y a la derecha la estructura integrada. El Rector lo tenéis arriba a la derecha. (Sigue dentro de dos días) 🙂

Estructura MAT de personalidad - Preciada Azancot

Estructura MAT de personalidad – Preciada Azancot

Extracto del libro “EL ESPLENDOR DE LO HUMANO”,  de Preciada Azancot
©Preciada Azancot

SER JUDÍOS

Por Preciada Azancot

Ser judía representa para mí, hacerme sentir más mujer y amar serlo. Así como sé que a los varones judíos les hace sentirse más hombres y amar serlo.

¿Qué es lo que significa ser una mujer en mi sentir? Es asumir – con orgullo y gratitud – los llamados valores tradicionalmente “femeninos” (respeto, seguridad, obediencia a lo alto y armonía; justicia, valores y significado sagrado del cuerpo; amor, solidaridad, entrega, don de sí y devoción al amado) y haber conquistado e incluso privilegiado en mí (en el sentido de no permitir que nadie las someta a relaciones de poder) las virtudes llamadas “masculinas” (necesidad de entender, laboriosidad, inteligencia, honestidad y humildad; dignidad, talante creador y civilizador; y más especialmente alegría, sexualidad monógama y plena y espiritualidad).

Precisamente porque rechazo por igual el machismo y el feminismo, amo al hombre y me encantan los hombres que aman a la mujer. Y por causa de ese amor, interiorizamos los valores y dimensiones del amado, más fácilmente que los demás pueblos en los que se ven los miembros del género opuesto como contrincantes en vez de como al milagro de la completitud y por ende a lo más amado y deseado. Lo más sagradamente preservado, también.

A nivel colectivo, la Diáspora representa la parte Mujer e Israel representa la dimensión Hombre del pueblo Judío. Obviamente soy muy diaspórica, porque mi amado es Israel.

Por lo tanto, una relación de amor -la amistad es más definitiva con el tiempo que lo sentimental, y sólo la amistad puede salvar y consolidar la pasión por lo amado- significa sentirse a salvo y protegido porque se es valorado y elegido por estos signos de identidad biológica que supimos asumir y preservar y saberse admirado y disfrutado como un regalo inaudito por la dimensión que se supo conquistar y privilegiar, tanto hacia dentro como hacia afuera.

Aunque pueda resultar extraño para las mentalidades externas, para mí esa completitud que privilegia en sí la dimensión amada del otro, es el logro supremo de la identidad judía y también la única causa del nuestro HUMANISMO Y UNIVERSALIDAD. Es así la garantía de que la Shejiná nunca más estará en exilio (interior ni exterior).

La estrella de David simboliza la armonía entre las dos dimensiones masculina –representada por el triángulo con la punta erecta hacia arriba- y femenina -representada por el triángulo que se abre y ancla al amado, con la punta hacia abajo- en perfecta igualdad de dimensiones y en equilibrio integrador permanente.

Y si alguna duda nos cabría, sólo habría que recordar el primer libro del Génesis y la creación de la mujer desde la parte más protectora del corazón y de la capacidad de respirar en el varón. Sólo hay que recordar la expulsión del paraíso, donde no se expulsa a la mujer, sino que se le hace la gracia al hombre de seguir a la esposa, esté donde esté, aunque eso sea el exilio, sólo hay que recordar que el Creador eligió a Moisés para entregarle sus Mandamientos, siendo éste el esposo de una seguidora de otra religión y que cuando los sacerdotes más elevados así como la hermana profetisa que le había salvado la vida se burlaron y osaron criticar a la esposa de Moisés por no seguir la religión del pueblo judío, Dios fulminó y erradicó de la faz de la tierra a esos dogmáticos religiosos y degradó para siempre a Miriam de su rango de profetisa. Y eso, para marcar que la pareja elegida era mucho más exponente del Orden judío que la seudo jerarquía religiosa oficial. Por eso también, en el judáismo no existe iglesia ni autoridad religiosa por encima del ser humano integrado.

Completitud del ser realizada - Preciada Azancot 2014

Completitud del ser realizada – ©Preciada Azancot

Por eso el machismo o el feminismo son degradaciones y PROFANACIONES de la significación profunda de lo Judío y de su Vocación en esta tierra. Son interiorizaciones gentiles, nacidos de la culpa inducida por ser chivo expiatorio del mal y son la verdadera asimilación a lo impuro y la renuncia primordial a lo auténticamente judío.

Si el Pueblo judío quiere ganar sus guerras contra el antisemitismo, la condición necesaria y tal vez suficiente será el vomitar de sí la visión de poder del hombre sobre la mujer y de manipulación de la potencia del hombre por la hembra. Y ESTE SERÁ EL VERDADERO LEGADO PARA LA HUMANIDAD DE TODO EL TERCER MILENIO. Confieso que no me siento demasiado optimista al respecto. Así que si falla lo esencial y primigenio, todo lo demás será un castillo de naipes. No, no me siento esperanzada en demasía con respecto a lo principal.

Sea como fuere, cuando la completitud en armonía que representa la estrella de David en la estructura humana no está en equilibrio y cuando la mujer se torna hembra y el hombre se degrada a macho, no sólo se sitúan por debajo del animal (pues éstos tienen muy claros sus roles y son Socios auténticos en la labor de evolucionar juntos) sino que se condenan a la guerra y rivalidad de contrincantes entre machos y hembras. Se hacen la guerra a sí-mismos y desde sí-mismos. Entonces, nunca jamás serán Esposos y a lo máximo a lo que podrían llegar, por un momento fugaz y siempre abocados a la muerte, es al nivel de Amantes, es decir de mitos culpabilizadores del mundo.

Si las dos dimensiones triangulares no están integradas, las relaciones interiores y externas de los humanos están condenadas a ser siempre SIMBIÓTICAS, abocadas a la mutua sumisión, es decir a la atadura entre dos amputados de lo mejor de sí-mismos y nunca serán relaciones FUSIONALES, es decir regidas por la auténtica PASIÓN y vibrando en la misma frecuencia (música, sí) entre dos seres completos sedientos de comprometerse mutuamente y de entregarse el uno al otro, con el fin de ser más sí-mismos, pero sobre todo para contemplar con éxtasis la plenitud del otro, del amado. Difícil sí, mas no imposible. Maravilloso, sin duda, porque es esta tensión la que garantiza el crecimiento por amor, es decir sin ego, y por ende es el mejor garante de la paz interior y exterior.

De fusión en fusión, de vibración afín a vibración afín, de orgasmo en orgasmo, se alcanza en una mutación anhelada, la Fisión (en el sentido verdadero del término) y se convierten en UNO, haciendo una sola carne. Y no sólo carne, sino completitud consagrada y en trono. Que se representa con la Estrella de David dentro del círculo de la perfección indisociable de la verdadera completitud del ser humano septidimensional. Es la figura que ilustra este texto. Pues así somos y no sólo los judíos, sino todos y cada uno de los seres humanos del planeta.

Inmediatamente después de esta fusión de opuestos (cuyo símbolo bíblico es para mí la escalera de Jacob y la verdadera causa de su nombre “Israel”, pues no olvidemos que Jacob tuvo de trabajar como siervo de su suegro durante catorce años para obtener a su esposa amada y elegida, Raquel), ser judío, para mí, es asumir y actuar la promesa hecha al Creador: la de ser ese pueblo elegido “para ser un pueblo de Sacerdotes”, es decir de guardianes del Orden y de las Leyes que rigen la creación, recibidas en una revelación progresiva y por lo tanto, objetiva. Por ello el destino y vocación del pueblo judío siempre ha sido así la de ser un pueblo de Civilizadores, custodios de una Creación (temporalmente siempre perfecta, porque reflejo inmortal de la Eternidad) en infinita evolución.

Preservar y cuidar la Creación y ayudarla en su evolución (encontrando caminos universales y objetivos para lograrlo) es el signo indiscutible de identidad en la historia del pueblo judío. Es lo único que explica que una minúscula minoría numérica siempre produce los grandes saltos de la evolución de la humanidad, ya sea en el plano espiritual, social, conceptual, moral, ético, científico, tecnológico o económico. Somos responsables con dignidad y objetividad, de más del 75% de los saltos de evolución de este planeta. Pues esta es nuestra promesa, por siempre y para siempre.

A continuación, ser judío, para mí, es este amor, esa solidaridad instintivamente tierna y ardiente para con los miembros de su gente, de su tribu, de su grupo étnico, de su familia, de su sangre, y si queda un poco, para sí mismo. Es algo precioso y maravilloso, siempre garantizado y siempre presente. En el gueto y fuera de él.


Es amor, amor océano y resonancia universal, pero tocándose, moviéndose, acogedor, enorme, pero que se condensa en un microclima que nos protege y nos conserva, estemos lejos del nido o no, hayamos disfrutado personalmente de ese tipo de amor en la infancia o no. Porque también es la brújula que siempre nos permite encontrar el camino de regreso al hogar. Es nuestra ley del Retorno. Shalom es su nombre.

Además, ser judío se convierte así inevitablemente en el gusto y en el don del culto del conocimiento, del estudio, de la memoria y por lo tanto garantiza una inteligencia honesta, dialogante, clara y alerta. Compasiva, siempre.

Y finalmente, ser judío, para mí, es ese sorprendente humor que nace en las peores situaciones, en lo trágico y en lo absurdo, en la injusticia y en la amenaza de guerra. Ese humor que es una autocrítica, siempre, porque nos previene contra el tomarse a sí mismo demasiado en serio, que es nuestra coraza más fuerte y que nos permite, mirando al cielo, más allá del sol, más allá de las estrellas, reír porque la guerra y la destrucción se tornan imposibles, donde el temor a ser eliminado es impensable. Porque la Eternidad no se puede borrar jamás. Y esto se llama Esperanza. Por eso es nuestro Himno.

Preciada Azancot