Archivo de la etiqueta: guerra santa

El Mundo, tan al revés. :-(

Por Preciada Azancot

Al hilo de la noticia: “Israel strikes Hezbollah targets in Western Syria“, aparecido en http://www.i24news.tv/

Fuente: i24news.tv

Fuente: i24news.tv

Espero de corazón que no estrenemos año nuevo no-Judío con más guerras contra el Estado Judío. Se supone que tanto Rusia, USA y toda la UE están en guerra contra ISIS -ya que no consideran a Hamás como organización terroristas, siendo sin embrago la más antigua y “subvencionada”- y espero por lo tanto que no le carguen a Israel la bochornosa “misión” de librar esa guerra en sus lugares.

El Mundo está funcionando tan al revés que a los desertores se les llama refugiados, que USA y Occidente a quien el Terrorismo islámico ha declarado la guerra santa, “hace como sí” estuvieran atacando y defendiendo la Democracia y que Rusia que supuestamente es quien defiende al Vaticano de dónde procede dicha guerra santa -Irán- así como al tirano que dispara contra su pueblo, es quien más bombardea la regresión. Si no fuera absolutamente trágico y delirante, sería el argumento ideal para un enredo descomunal.

Preciada Azancot, 28 de diciembre de 2015

Anuncios

El fracaso árabe

Al hilo del artículo: “El fracaso árabe“,  por Shimón Shamir (Haaretz 5/12/2015), aparecido en http://hatzadhasheni.com/

En psicología y en psiquiatría, uno de los mecanismos más destructivos que pueda elegir el ser humano para escribir su destino futuro y esto es aplicable también a las naciones, se llama CONTRA-ARGUMENTO: consiste en creer independizarse haciendo lo contrario de lo que se combate. Es el “¡qué dices, que me opongo!”.

Es un mecanismo de rebeldía infantil, un mero pataleo, que está en realidad motivado por la envidia y el complejo de inferioridad ante lo que supuestamente, se combate. Lleva al resultado de imitar lo peor sin aprender de lo mejor.

En el caso del fracaso árabe, una vez independizados de los colonialismos diversos, han querido privilegiar la rabia, vocinglera y cómoda, sobre la gratitud por haber aprendido algo y la fortaleza de repudiar lo que no les venía bien, sin por ello vilipendiar a los que los oprimieron. Creyeron que con injurias y con pulsos adquirían lo que más anhelaban: poder en vez de “potencia”. Pues es poder, lo que les gustaba de los antiguos amos.

Por otro lado, la envidia hacia Israel les hizo creer que la clave de su éxito estaba en la religión y no, como de hecho es, en el amor por la cultura propia y en la inusitada gratitud judía hacia lo aprendido y digerido durante su larguísimo exilio. Israel hizo las cosas “PARA” su pueblo y no, como ellos creen cómodamente, “contra” los que le hicieron daño. Entonces empezaron a llamar a la guerra santa de modo difuso primero, y cada vez más histéricamente, después. creyendo parodiar a los profetas bíblicos, pero de hecho, invirtiendo tanto el espíritu, como la letra del caminar judío.

Yo creo que la clave del desastre árabe está allí: revanchismo, resentimiento codicioso y envidia. Y mucho infantilismo e inmadurez. Por eso, SÓLO ELLOS HAN DE ENDEREZAR LO QUE HAN TORCIDO.

Además, si tanto odian a los occidentales ¿por qué todos quieren vivir en occidente? ¿Acaso, por ejemplo, los judíos hicieron el menor gesto para regresar con fuerza y masivamente a Alemania o a Polonia?

Preciada Azancot, Diciembre de 2015

¿QUÉ ACONSEJARÍA YO CON RESPECTO A LOS MUSULMANES EN EUROPA?

Si me tocara ejercer mi profesión de toda la vida, como Consultora en Planificación Estratégica y me pidiera mi punto de vista un gobierno de país europeo, recomendaría lo siguiente:

1º) Ofrecer una particular protección y ayuda para expresarse públicamente a los Musulmanes de nacionalidad europea y residentes legales, que quieran expresar la belleza y concordia que propugna el Islam de modo general, así como su amor por la democracia y por el país que les dio identidad nacional, pues tienen la suerte de vivir en democracia y ostentan el deber y el derecho de no permitir que los sociópatas de turno difamen su cultura y su sistema de pertenencia. Pondría a muchos comunicadores y medios a su disposición y me preocuparía de garantizar su seguridad de modo muy, pero que muy firme, algo así como en protección de testigos. Eso se debería haber hecho con los Alemanes que odiaban el nazismo, pero como nadie quiso asumir que estábamos en guerra, ni que se trataba de psicópatas asesinos en serie, no se hizo.

2º) Autorizaría que se lleve el velo en la cabeza pero quedaría absolutamente prohibido ir por la calle -no sólo en espacios públicos- con la cara tapada. Esto es para fuerzas especiales anti-terroristas en acción. Para nadie más. Si las tribus urbanas pueden ir con rastas o gorras de béisbol del revés, con más razón han de hacerlo los que siguen pacíficamente los preceptos de su propia religión. Para los transgresores, a la tercera multa, expulsión, como en el carnet de conducir. También dispondría que en los colegios existiera un menú vegetariano para los que no pueden o no quieran comer alimentos prohibidos en su escala de valores. Daría cursos de iniciación e información sobre los fundadores de las seis religiones reveladas monoteístas a los niños, pues ya está bien de tanto espíritu sectario y de tanta ignorancia en Europa, sobre lo espiritual.

3º) Encarcelaría a los conocidos y fichados fundamentalistas que llaman al terrorismo y a la guerra santa, sean estos imanes o amas de casa. No recomendaría su expulsión para que se vayan a entrenar y vuelvan con bombas y fusiles. Cada país es responsable de limpiar sus calles de criminales y esto no es una patata caliente que se pasa al vecino. Además los futuros aspirantes tomarían nota e irían a otra parte con sus macabras ansias destructoras de lo vivo.

4º) Abriría acogida y amparo a los auténticos refugiados que salen huyendo de la masacre en sus países, comenzando por toda etnia masacrada y perseguida, Zoroastritas, judíos y cristianos, así como a musulmanes que demuestren fehacientemente que han militado por limpiar de escoria a su país y han debido huir.

5º) Haría una campaña de concienciación sobre la diferencia abismal que hay entre desertores manipuladores aprovechados y refugiados políticos. Cerraría las fronteras a cal y canto a los desertores y los devolvería a sus respectivos países de inmediato.

6º) Haría una campaña profunda y extensa sobre democracia y derechos cívicos: los huéspedes tienen más obligaciones que derechos, es una regla básica de educación, las normas las pone el anfitrión, no el invitado y si no ejercen como tal han de ser expulsados. Los árabes musulmanes saben más que nadie sobre códigos de hospitalidad, así que les toca aplicárselos. Cuando uno opta por pedir la nacionalidad, jura y promete lealtad a su Rey si lo hay y a su Constitución. Es lo mínimo exigible.

7º) Retiraría la nacionalidad y expulsaría del país a todo exaltado que pretenda acabar con lo civilizado básico y con la democracia, sea cual sea su pertenencia de origen.

8º) Negociaría con países musulmanes sobre su deber prioritario de acoger a sus correligionarios. Europa no es tierra de nadie, ni un espacio sin ley, ni orden, ni cultura. La tiene y es preciosa y ha de mejorar siempre, pues así lo requiere nuestra naturaleza de Creaciones en perpetua Evolución.

9º) Pediría prestadas las miles de tiendas de campaña de lujo vacías a Arabia Saudi e instalaría allí en campos de espera a los aspirantes a entrar en Europa, hasta que esté cada cual bien investigado para discriminar entre desertores, refugiados o terroristas y dejar entrar con mucho cariño y protección a los refugiados.

Preciada Azancot, Noviembre de 2015

CONSTRUYENDO PAZ

¡Qué feliz y agradecida me siento por ser Hija del Universo en evolución y por haber tenido la fortuna de desentrañar y de restaurar algunas de las Leyes que, como dichos hijos, nos rigen!

¡Qué enamorada estoy del Designo de mi Creador, por haberme hecho Mujer, porque sé que para el Hombre verdadero la mujer es un trozo del Alma Divina de la cual no cabe renegar!

¡Qué orgullosa me siento de ser Judía por los cuatro costados y por seguir afirmando la dignidad eterna e indoblegable del Pueblo más civilizador del planeta!

¡Qué vital y radiantemente renacida me siento, por haber culminado y cerrado mi primera Ley del retorno a la Sefarad de mis dos abuelas y qué justo también el haber compartido la llave de este retorno con Españoles e Hispanos orgullosos de redescubrir esa parte tan esplendorosa de su propia identidad!

¡Qué eterna e infinitamente arraigada estoy -y soy -en los orígenes de mi familia paterna: Jerusalén, nuestra patria y destino desde siempre y para siempre y qué entregada en cuerpo y alma estoy -y soy- a Israel, el amado, el heroico faro de la Dignidad Territorial más alta y clara del planeta!

Jerusalén de oro por Preciada Azancot

“Jerusalén de oro”, óleo, 116cm x 89 cm, por Preciada Azancot

¡Qué claramente definida me siento en mis análisis de la realidad actual y en la absoluta deducción y certeza de que las sombras no cubrirán la luz de este mundo, por más histéricos que se pongan sus militantes prietos!

¡Qué serena me siento en esta soledad de unicidad, despojada de necesidades que no sean las de la ética y de la verdad!

¡Y qué infinitamente enraizada me siento en el Universo entero por SABER QUE LA ÚNICA GUERRA SANTA ES LA GUERRA CONTRA EL EGO!

Preciada Azancot: 19/11/2015.

EL IMPERIALISMO ESPIRITUAL ES EL MÁS TÓXICO DE TODOS

Al hilo del artículo: ““Jihad” is “misunderstood” spiritual struggle, Muslim scholar tells Oprah

La lucha espiritual legítima ha de ser sobre el ACCESO A MÁS VERDAD SOBRE LA BASE DEL HUMANISMO Y DE LA SOLIDARIDAD, y sobre la LIBERACIÓN PACÍFICA del ser humano y no sobre el sometimiento de la verdad al imperialismo espiritual más asesino, machista, terrorista y negador de todo lo Vivo, Auténtico y Sagrado de los valores humanos, como es el caso de esa locura colectiva revanchista, despechada e inversora que es la interpretación actual de la noción de Yihad.

La gran tentación en la que NO debemos caer, es la Islamofobia. Tampoco debemos caer en la interpretación correcta de la noción de Yihad, tema que corresponde a los auténticos musulmanes que han de frenar y desenmascarar a los que hablan en su nombre y en nombre de su Dios.

Pero lo único seguro es que el Planeta anda en una total esquizofrenia de la cual los peores se aprovechan.

Esa moda, surgida de los Hippies y muy californiana, que busca sentido espiritual, compensador a la vez que indisociable del consumismo globalizador, en lo mágico, en gurús, en seudo retornos a arquetipos arcaicos, en nostalgias regresivas del “buen salvaje” de J. J. Rousseau, es parte de la confusión y del derrumbe actual del sistema inmunológico del cuerpo social global. Y esta señora es una perfecta ilustración de tal confusionismo. Está mucho más mona callada (Oprah).

Preciada Azancot, Noviembre de 2015

¡Esto es SEFARAD!

Por Preciada Azancot

Una película maravillosa y muy fiel a la realidad de ayer, de hoy y de mañana.

¡Qué feliz y agradecida me siento por ser Hija del Universo en evolución y por haber tenido la fortuna de desentrañar y de restaurar algunas de las Leyes que, como dichos hijos, nos rigen!

¡Qué enamorada estoy del Designo de mi Creador, por haberme hecho Mujer, porque sé que para el Hombre verdadero la mujer es un trozo del Alma Divina de la cual no cabe renegar!

¡Qué orgullosa me siento de ser Judía por los cuatro costados y por seguir afirmando la dignidad eterna e indoblegable del Pueblo más civilizador del planeta!

¡Qué vital y radiantemente renacida me siento, por haber culminado y cerrado mi primera Ley del retorno a la Sefarad de mis dos abuelas y qué justo también el haber compartido la llave de este retorno con Españoles e Hispanos orgullosos de redescubrir esa parte tan esplendorosa de su propia identidad!

¡Qué claramente definida me siento en mis análisis de la realidad actual y en la absoluta deducción y certeza de que las sombras no cubrirán la luz de este mundo, por más histéricos que se pongan sus militantes prietos!

¡Qué serena me siento en esta soledad de unicidad, despojada de necesidades que no sean las de la ética y de la verdad!

¡Y qué infinitamente enraizada me siento en el Universo entero por SABER QUE LA ÚNICA GUERRA SANTA ES LA GUERRA CONTRA EL EGO!

Preciada Azancot, septiembre de 2014

LA GUERRA ES LA MAYOR DE LAS DERROTAS

Por Preciada Azancot

Preciada Azancot - 2014

Preciada Azancot – 2014

Declarar la guerra es la constatación de un fracaso, de un colapso interior de todos los valores, sentimientos y esencias elevadas que nos hacen criaturas perfectas abocados a la plenitud, al amor, al crecimiento, al liderazgo de nuestra propia vida, a la culturalización de la sociedad, a la preservación y desarrollo de lo vivo y a la armonía de la seguridad de fluir en paz y en libertad.

Y si esa guerra se hace, a cualquier nivel (social, económico, político, militar o psicológico) contra lo ético, lo claro e inteligente, lo culto y justo, lo digno y civilizado, lo amoroso y benévolo, lo afirmativo y luminoso, ya estamos en el crimen contra la Humanidad y en el genocidio de los más inocentes. Convocamos entonces la barbarie y las tinieblas y éstas acuden ávidas a cubrir la faz de la tierra y confunden el sentido de la orientación de los más honestos y pacíficos ciudadanos.

Y si esa guerra ya es bautizada con lo antagónico de su nombre y en vez de Demoniaca, es llamada Santa -sea ésta la que sea y venga de quien venga- ya convocamos a los demonios de abajo para llamarlos ángeles y entronizamos a los despechados, los envidiosos, los negadores de la luz para llamarlos salvadores y civilizadores. Seguimos, ciegamente fanatizados y sectarios, a los hacedores de agujeros negros y perseguimos y odiamos la luz y la paz de fluir en inocente libertad.

Ninguna guerra es santa, y toda guerra es destructora de lo mejor de sí-mismo primero, de lo mejor del otro, después. Sólo es santa la armonía, la inmortalidad de lo claro, la astralidad de lo vital curativo, la eternidad de lo grande y elevado, la ubicuidad de la pasión por el alma inocente y pura, la infinitud de la verdad como fuente luminosa y cristalina de la plenitud, de la libertad y de la PAZ. Sólo eso es Santo y Sagrado, por ende.

¿Y la legítima defensa entonces, cuando nos vemos atacados por los constructores de las tinieblas? La legítima defensa es un amarguísimo deber que, cuando se es justo y pacífico, se vive con negro luto en el alma -¿acaso no nos preparamos a enterrar a niños, a bellezas destruidas, a vida palpitante y preciosa, sea esta propia o la de nuestros atacantes?- con desespero y aflicción, con horror por la sangre vertida y por verter, con el exilio de la inocencia y de la vida en sí-mismo. Rezando, rezando, eso sí, por la sonrisa de reconciliación y por el renacer de la esperanza en la luz.

Por eso, Atenea, Minerva, diosa de la Guerra, es a la vez diosa de la Sabiduría y toda su energía se concentra -cuando la guerra defensiva es inevitable-, en tan sólo paralizar el brazo armado de los que están confundidos, para que se hielen de horror ante esa pesadilla que estaban convocando y agradezcan, abrazando a sus hijos y a su propia naturaleza benigna y compasiva, el haber recuperado la cordura sin ver verter una sola gota de sangre. Entonces nace la sonrisa de la reconciliación: consigo inaplazablemente, y con el otro a quien se pide perdón de todo corazón, viéndose lavado y rebautizado en su sonrisa acogedora. Jamás hemos estado tan sedientos de Atenea y de su Sabiduría.

Preciada Azancot, 29 Jul de 2014