Archivo de la etiqueta: Jerusalem

CONSTRUYENDO PAZ

¡Qué feliz y agradecida me siento por ser Hija del Universo en evolución y por haber tenido la fortuna de desentrañar y de restaurar algunas de las Leyes que, como dichos hijos, nos rigen!

¡Qué enamorada estoy del Designo de mi Creador, por haberme hecho Mujer, porque sé que para el Hombre verdadero la mujer es un trozo del Alma Divina de la cual no cabe renegar!

¡Qué orgullosa me siento de ser Judía por los cuatro costados y por seguir afirmando la dignidad eterna e indoblegable del Pueblo más civilizador del planeta!

¡Qué vital y radiantemente renacida me siento, por haber culminado y cerrado mi primera Ley del retorno a la Sefarad de mis dos abuelas y qué justo también el haber compartido la llave de este retorno con Españoles e Hispanos orgullosos de redescubrir esa parte tan esplendorosa de su propia identidad!

¡Qué eterna e infinitamente arraigada estoy -y soy -en los orígenes de mi familia paterna: Jerusalén, nuestra patria y destino desde siempre y para siempre y qué entregada en cuerpo y alma estoy -y soy- a Israel, el amado, el heroico faro de la Dignidad Territorial más alta y clara del planeta!

Jerusalén de oro por Preciada Azancot

“Jerusalén de oro”, óleo, 116cm x 89 cm, por Preciada Azancot

¡Qué claramente definida me siento en mis análisis de la realidad actual y en la absoluta deducción y certeza de que las sombras no cubrirán la luz de este mundo, por más histéricos que se pongan sus militantes prietos!

¡Qué serena me siento en esta soledad de unicidad, despojada de necesidades que no sean las de la ética y de la verdad!

¡Y qué infinitamente enraizada me siento en el Universo entero por SABER QUE LA ÚNICA GUERRA SANTA ES LA GUERRA CONTRA EL EGO!

Preciada Azancot: 19/11/2015.

Anuncios

Ban Ki-moon en Oriente Medio: EL PUNTO CERO DE LO ADMISIBLE

Fuente: http://mfa.gov.il/ PM Netanyahu meets with UN Sec. Gen. Ban Ki-moon Copyright: GPO/Kobi Gideon

Fuente: http://mfa.gov.il/
PM Netanyahu meets with UN Sec. Gen. Ban Ki-moon
Copyright: GPO/Kobi Gideon

Pensando en lo maravilloso que debería ser un AUTÉNTICO Secretario General de la Organización -desorganizada, me temo- de la Naciones -cada una con su legitimidad histórica y buen hacer relativos y debidamente jerarquizadas por su valía, lo cual no es el caso- Unidas -la unión ha de ser sobre la pureza y autenticidad del humanismo que vinculan, y no sobre un lobby mafioso y potencialmente destructor y terrorista-, es decir, el ser humano más civilizador y pacificador disponible. Y habida cuenta de que ese señor, que ostenta un perfil casi opuesto al deseable, se molesta en desplazarse al Medio Oriente para nivelar al mismo nivel lo grande y lo ínfimo, con la única meta de confundir, aún más si cabe, el caos mundial actual, que se me permita, como apasionada profesional de la conducta humana, establecer en forma de RECOMENDACIONES, tres puntos mínimos aceptables que deberían hacer reflexionar al Mundo y cada uno de sus integrantes, sobre sí-mismos:

1º) Si no eres capaz de entregarte y apoyar al más amoroso y humanista, al menos no caigas en el patetismo de ser paternalista con él. Quien merece piedad y desolación, eres tú, no él.

2º) Si tu talla no concibe la grandeza de quien con diferencia, te supera, al menos no intentes amenazar a los crecidos y geniales, con perder tu aval, porque todo tendrían que ganar y nada que perder, con ello.

3º) Si no logras vivir en -al menos- la aspiración a más verdad, no acuses ni persigas a los que denuncian la manipulación y la mentira, porque cada día te verás más horrible y contrahecho.

Y, dicho sea de paso, los que sí reúnen esos tres criterios, merecen callar y meditar para enterarse de lo objetivo. Sólo pueden pronunciarse los que, con creces, superan el punto cero. Así al menos habría menos ruido y más opciones.

Preciada Azancot, Octubre de 2015

LA CANCIÓN DE MI ABUELA:

Por Preciada Azancot

Shabbat Shalom, amigos todos, aquí una de las canciones que me cantaba mi abuela materna Freha (que significa Alegría en nuestro hebreo), que fue la gran fuente de amor que recibí en mi infancia y a la que siempre vuelvo y jamás dejo de amar. Una mujer sencilla que no necesitaba instrucción porque le sobraba sabiduría y alma purísima. Ella hablaba tan sólo el viejo castellano, transmitido de madres a hijos desde hacía cinco siglos. Esta es también una de las grandes, de las enormes diferencias entre el pueblo Judío y muchos otros pueblos: aunque hayamos sido expulsados injustamente -y sin derecho alguno a protestar, recurrir o defendernos- de la patria donde vivíamos ya antes de finales del primer siglo D.C. (a partir del año 70 D.C. fecha de la destrucción del Segundo Templo) y antes de Cristo en algunos casos (de todas formas, ni el cristianismo ni los evangelios existían antes del siglo segundo D.C), aunque hayamos contribuido en enorme y DETERMINANTE medida a civilizar España y a su esplendor en lo espiritual, moral, creador, en sus valores, su cocina (hasta el castizo cocido es la adafina de los sábados añadiéndole cochino, las albóndigas, toda clase de dulces y de platos con almendra, el bizcocho gallego, los pasteles de carne y de pescado, las ensaladas creativas, la escalibada, las torrijas de semana santa, los panes elaborados y un sinfín de delicias típicas españolas, son totalmente judías), sus valores (el pundonor español, su capacidad de resistir en las crisis y de resurgir mejor que antes de ellas, su manera de reírse de los dictadores y de sí-mismo lo son aún más, su irreverencia con los egos subiditos y su talante torero lo son igualmente), su nivel educativo, y su don natural para organizarse de modo autónomo por culturas, comunidades y regiones, su exigencia de educación, de la salud y de la higiene, como derechos básicos e irrenunciables, y la sangre que corre por todos los Españoles que llevan alguno de los apellidos de la lista oficial (ahora sí está completa) de nuestros apellidos sefarditas, lo es sin duda alguna, pues la cuarta parte de los judíos aceptó convertirse al cristianismo para no dejar su patria. No así sus bienes expoliados por todos los buitres carroñeros de la Inquisición que “tiraban de la manta” y los delataban, perseguían y mandaban a la hoguera.

Mi abuela, así como todas las abuelas de mis amigas judías, conservaba la llave de la casa de Toledo que nos obligaron a abandonar (sin remuneración alguna, así como todos los bienes que teníamos, lo cual fue la causa real y “REAL” de la expulsión: robarnos lo nuestro, que era mucho y muy honestamente ganado), pero sobre todo conservaba la lengua y el amor por todo lo que habíamos vivido y sido. ¿Gusto por el martirio? Todo lo contrario: Dignidad y orgullo de sí, lo cual es la única base posible del amor. Orgullo de no tener nada que reprocharse, de haberlo hecho maravillosamente, de no ser rencoroso, de no renunciar a nuestro amor por la memoria y por la identidad. Porque la memoria es sensibilidad, es aceptar gozoso el dolor de amar, es inteligencia, es desarrollo, es claridad, es comunicación y también es compasión. Es entendimiento y deseo de ponerse en los zapatos del otro y entenderlo, aliviar sus dolores, ES EL ALIMENTO Y LA FUENTE DEL AMOR UNIVERSAL que siempre nos ha caracterizado. Y que nos seguirá caracterizando.

En lo que a mí hace, soy Sefardita por parte de madre y provengo del corazón mismo de Jerusalén por parte de padre. De allí mi especial predilección y vocación por construir Puentes: puente entre Israel y la Diáspora, puente entre Sócrates y la Escuela MAT de Dirigentes, que justamente nunca será una organización, sino un método dialogante de enseñar, puente entre las Leyes originarias que rigen el funcionamiento del ser humano y su devenir evolutivo, puente entre los sueños de la Creación y su realización. Amor Universal, en suma.

En Enero de 2014 anuncié aquí mi jubilación como investigadora, lo que significaba la culminación también de mi Primera Ley del Retorno a las raíces y a la identidad de la parte de genes que heredé de mi madre y de su estirpe. Me siento muy orgullosa del trabajo que hice para y por España, tanto en América Latina donde descontaminé a mis alumnos todos, de esa sangre nefanda de la madrastra negra, la de Isabel la Católica, tan de moda desde Felipe González y aun más desde Rajoy. Por eso tengo esa admiración, esa gratitud, esa ligazón anímica tan férrea con Don Juan Carlos I de Borbón y Borbón. Pues él es Rey y Borbón, no es “sospechoso” de vincular sangre judía, pero fue y es un Español de verdad y además de Rey, un Soberano Civilizador y Pacificador que, entre muchas maravillas, pidió perdón a los judíos sefarditas del mundo entero y devolvió la nacionalidad española expoliada a todos los sefarditas del mundo, y eso no por Decreto, ni mucho menos por indulto, sino por uno de los primeros artículos de la Constitución: el que define quién es Español, y quien no. Así que nosotros, no somos cristianos viejos, sino ESPAÑOLES VIEJOS.

Para una niña, hay una jerarquía sagrada en sus amores filiales (para el niño es al revés): primero se honra y se es fiel al legado de la madre ¡misión cumplida, mamá! y luego ya se puede atender y superar en resultados y en empeño, el legado del padre ¡en eso ando, papá!. Porque así estamos hechos los mamíferos en orden: lo que más amamos lo debemos dejar para el postre, así lo mejor nunca termina.

Además, el MAT muestra y demuestra que si bien de 40 a 60 años es la EDAD DEL ORGULLO AUTÉNTICO HUMANO y de la Obra por hacer, de 60 a 80 años ES LA EDAD DEL AMOR y del Sistema de Pertenencia más puro, sólido e irrenunciable y que de 80 a 100 años, es la edad de la Alegría y de la SABIDURÍA Y PLENITUD ESPIRITUAL INTEGRAL ¡Muy feliz día a todos! Os deseo a todos, amigos, un Shabbat lleno de Shalom.

, 6/09/2014.