Archivo de la etiqueta: machismo

EL MACHISMO: LA ENVIDIA DE SÍ

A raíz del artículo: “¡Uf, qué pena! Piden que Álvaro Reyes cierre el canal de YouTube en el que enseña a acosar a mujeres

"Álvaro Reyes, el youtuber que se forra enseñando a acosar a mujeres". Fuente: www.losreplicantes.com

“Álvaro Reyes, el youtuber que se forra enseñando a acosar a mujeres”. Fuente: http://www.losreplicantes.com

¡Pobre de aquél que elija su patético apéndice sobre la reverencia, la caballerosidad y el esplendor admirativo que le debe a la mujer auténtica!

Porque con ese machismo, reniega y exilia su propia ética, su propia cultura y sobre todo: su propia alma. Y como las tres -en el objeto de su ególatra vanidad- son sensiblemente más inteligentes, más sanas y más leales que en la mayoría de las personas, JAMÁS VOLVERÁN A ÉL.

Y el MACHISTA permanecerá, en su delirante monólogo de amor por su propio espejo, como la vacua “Promesa” del varón que abortó de sí y del hombre que nunca será.

Lo que de verdad me cuesta entender -sin empeño en hacerlo, la verdad-, es que ese horror de vacío vital atraiga a tantos y tan diversos varones.

Pero bueno, como lo más maravilloso que tenemos es la LIBERTAD de elegir nuestro propio camino, yo, sinceramente, les agradezco el favor que nos hacen a la mujeres, despejando nuestro camino de espejismos :-).

Preciada Azancot 15/03/2016

Anuncios

¡CIENTO CUARENTA MILLONES DE NIÑAS (140.000.000), EN NUESTRO PLANETA, SUFREN ABLACIÓN GENITAL!

Por Preciada Azancot

Si después de eso, alguien duda de que el Tercer Milenio, será el reino de la mujer, que se atreva a alzar la voz.

Pues lo máximo que cabe esperar de un mundo machista, es el paternalismo de la inversión del eje Amor-Tristeza (Pasión-Compasión) de parte de los mejores de entre los hombres, pues para sentirse “indispensables” y por ende simbióticamente superiores, condescienden en negar y bloquear nuestra inteligencia y sus funciones, para luego “otorgarnos” privilegios de seudo-igualdad numérica, como prueba de su magnanimidad.

Con la condición, obviamente, de que dejemos de amarnos a nosotras-mismas sobre la base de nuestra valía diferencial (seguridad-justicia-pertenencia) y que nos preocupemos de su seguridad abdicando de nuestro orgullo, que vayamos en guerra por sus locuras ideológicas para mantener sus privilegios como parte de nuestros gananciales, que los dejemos “protegernos” a cambio de nuestra supuesta dependencia, “fragilidad” y debilidad, entregándoles la exclusividad de nuestro amor. Y esto, en las más avanzadas sociedades. Sin un solo país -esta vez- en el Mundo, que no siga este modelo. ESTO ES MACHISMO. Ni más, ni menos. Y hablo del machismo occidental, no del Islámico ni del oriental que consiste en “ablacionarnos” nuestra propia dimensión masculina, es decir: Mente-Dignidad-Libertad y encerrarnos en la estafa del Yin y del Yang de ver como yo femenino el miedo, la triste renuncia y el amor. Pues esto ya no es machismo, es MALTRATO DE GÉNERO.

¿Y como signo de progreso deberíamos además llevar el burka y renunciar al sentido mismo de la verdad, permitiendo su ablación?

No sé si os habéis dado cuenta de que en estos momentos, las voces más preclaras, científicas y sabias son femeninas.

No sé si os habéis dado cuenta de que las mujeres y en este orden: las abuelas, las niñas y las adultas, son las que sacan pecho por la preservación de la civilización de los hombres.

¿Cómo extrañarse entonces que las Bestias más hirsutas quieran hacer también la ablación, en todo hombre, de su YO FEMENINO?

¡Chicas, no os engañéis: somos el enemigo público nº 1!

Preciada Azancot, 6 de febrero de 2016

EL SÍNDROME DEL YUPPIE Y EL PATETISMO UNISEX

Al hilo del artículo: “Ciudadanos equipara el maltrato infantil con la violencia de género“, aparecido en http://www.msn.com/

© EFE El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno Albert Rivera. / EFE. Tomado de http://www.msn.com/

© EFE El candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno Albert Rivera. / EFE. Tomado de http://www.msn.com/

Estimado Albert, te voy a dar sabios consejos de alguien que sabe mucho más que tú y que además desearía poder votar por ti, como lo expliqué en un post de facebook y aquí en mi Blog, ya que mantengo que tú y tu programa parecen “lo menos malo” que se nos presenta en el trasnochado y casposo menú electoral.

Cierto es que nosotros, los ciudadanos, tenemos siempre los gobiernos que nos merecemos. A mí que no me miren, porque tengo ya 19 libros publicados dónde no sólo ofrezco los INSTRUMENTOS adecuados a los gobiernos del futuro, sino que analizo los escenarios que regirán al Mundo, generación tras generación, durante los próximos siglos y las tendencias de los próximos milenios.

Así que como nunca hablo por hablar, y porque todo lo fundamento de modo integral, te diré primero por qué sé más que tú y luego por qué estoy habilitada para darte un consejo. Y mil consejos.

Sé mucho más que tú, no sólo por abuela -que también-, sino por investigadora y descubridora de la materia que la Humanidad esperó ansiosamente y que cualquier gobernante -y ciudadano, si quiere elegirlo bien- debería dominar: el conocimiento del funcionamiento preciso del ser humano, de las LEYES QUE LO RIGEN -¡sí, fíjate, leyes precisas y por ende objetivas, universales, medibles y transmisibles!- y de las creaciones que produce: entre otras, las organizaciones (familiares, institucionales, académicas, nacionales y transnacionales, así como continentales), las ideologías, las instituciones etc.

Mis descubrimientos representan, no sólo para España, un salto científico cuántico de al menos tres siglos y están verificados sobre más de 120.000 casos sin encontrar un solo fallo a lo largo de 40 años de experimentación y de funcionamiento, y también porque, como consultora profesional, siempre me dediqué con inalterablemente brillantes resultados a los procesos de cambio estratégico de organizaciones, cuanto más grandes mejor, y también porque ya publiqué propuestas detalladas de procesos de cambio de varios países, entre ellos España. Pero sobre todo, porque lo hice al modo de la Diáspora judía: en mi cueva, en mi laboratorio, invirtiendo mi esfuerzo, mi espacio, mi tesón, mi pasión y mi fe en gente como tú, al consagrar mi tiempo privilegiando el Bien de la Humanidad, es decir la investigación rigurosa y difícil antes que mi éxito profesional personal. Siempre me di un sólo lujo, uno nada más: el de elegir a mis clientes empresariales y a mis estudiantes con el mismo rigor en que elijo a mis amigos.

Y puesta a hablar a calzón quitado -qué menos, con alguien unisex- yo enuncio lo absolutamente objetivo en lo que mí hace y en lo que a los demás también; y si de algo puedo presumir es de que no tengo Ego, así que no vayas a concluir, como lo haría el establishment que rige el planeta y al que dices aportar alternativas innovadoras, que lo que te digo aquí es petulancia, Es simplemente valentía, amor y honestidad. Enunciado desde un orgullo impecable, eso sí. Lo que es, ES y no depende del aval de nadie.

Y también te puedo dar un consejo -sabio, visto lo visto- porque soy mujer. Un hombre, cuando maltrata a una mujer, lo hace desde el machismo y la desvalorización, usando la fuerza bruta y la amenaza de aislamiento social, ya sea con secuestro de dinero, de poder o simplemente de reputación. Lo hace para silenciar su voz como ser humano, y lo hace también porque es un maricón -que no un homosexual, ya quisiera él- que se desquita de su sectario amor por los hombres, pegando a una mujer, tan sólo por no ser ésta ese oscuro objeto de deseo que él anhela poseer: un macho como él. Mientras que cuando una mujer maltrata a un hombre, lo hace porque es un bruto o porque ella es perversa, o sea, lo hace como alguien que estafaría, robaría o asesinaría a otro ser humano, indiscriminadamente.

Así que, no equipares ni trates de nivelar para sentirte inteligente más inteligente, usando un instrumento de discriminación y de eliminación de la complejidad de la Verdad: o sea, generalizando. Ya sabes que a fuerza de generalizar, uno acaba en el tópico y que eso te horroriza, y bien está, porque como decía Flaubert en el “dictionnaire des idées reçues” (diccionario de tópicos), el tópico es el compendio y summa de la imbecilidad humana. Cierto es. Y la “opinión” es su expresión “engolada”. Esto que te doy no es una “opinión”, sino un análisis inteligente basado en un diagnóstico objetivo y muy seguro.

Pero, espera, porque guardo el argumento más contundente para el final: sé del maltrato de género -del machista, se entiende- más que tú, porque soy Judía y en lo que a mí hace, me consta que al menos en el año 70 D.C ya lo éramos de parte de padre y que desde mucho antes de 1492 ya lo éramos de parte de madre (Españoles toledanos, en mi caso). O sea, que lo soy por los cuatro costados.
Así que, en mi memoria genética guardo la herida y los moratones del MALTRADO DE GENERO que mi Pueblo sufrió y sufre aún, PORQUE SE LE TRATÓ CON BRUTALIDAD MACHISTA, por el simple crimen de ser pacíficos, evolucionados, civilizados y CIUDADANOS -¡ellos sí- ejemplares. Sí, Albert, desde el 70 D.C, se trató a mi Pueblo, Pueblo de HOMBRES y de MUJERES con mayúsculas eso sí, puesto que ni Machistas ni Hembristas, y sólo con el propósito de humillarnos, tal como los machos trataban a sus hembras por aquél entonces. ¡Tal cual! pues si te fijas bien, todo lo que nos tenían prohibido, es lo que prohibían a sus mujeres. Y también las mataban impunemente por maltrato machista. Entonces, como todo maltratador, también necesitaban humillar y pulverizar nuestro orgullo e integridad, y decían que somos débiles, incapaces de luchar. Si tú también lo dudaras, date una vuelta por nuestra historia bíblica, o por Israel…

Vale, resumamos, pues esto ya me está cansando: si se presenta uno como innovador, no se es Yuppie de los años 80 a estas alturas, Albert. El Programa unisex que ofrecía a la mujer vestir traje de chaqueta e imitar al hombre para ser aceptada por él, fracasó estrepitosamente; afortunadamente. La mujer y el hombre son idénticos en integridad, completitud, potencia y belleza, pero, afortunadísimamente, diferentes y complementarios; y la caballerosidad e instinto de protección de un Hombre verdadero, es lo menos que él nos debe. Como el preocuparse por la seguridad del hombre y por su éxito, también es lo menos que os debemos, las mujeres. La prueba, es lo que te estoy dando, altruistamente, justamente por ser mujer.

Y como conclusión: por favor, Albert, no intentes diferenciarte cuadriculando la razón y metiendo todo en cajitas estancas. Ya con Rajoy estamos más que tristemente servidos en eso. Y lo sabe hacer mejor que tú.

Con un giño de despedida por hoy, Albert: léete lo que escribo sobre el Constructor en”El Esplendor de lo Humano” y si quieres ser innovador, apréndete de memoria toda la “Metametodología MAT de Innovación y de Creación” (son sólo 784 páginas). Es tu diagnóstico y tus puntos fuertes a explotar, que aún no has ni rozado. Pero prometes, lo dije y lo mantengo, Albert.

Espero que tengas la inteligencia y la sensibilidad de rectificar y que eches a patadas al esperpento ese que nombraste tu representante en el debate, como te emplazo a hacer en el post de ayer. Porque en el hoy, no merece ni que se la nombre.

Preciada Azancot, 12 de diciembre de 2015

Impresentable Tweet de Marta Rivera, de Ciudadanos

El Tweet de Marta Rivera en Tweeter:

Teewt de Marta Rivera. Fuente: https://twitter.com

Teewt de Marta Rivera. Fuente: https://twitter.com

https://twitter.com/MartaRiveraCruz/status/483729801988284416

Esta es del tipo de gentuza empecinada en tener razón, contra más monstruosidades afirmaba en el debate, tales como que el maltrato machista no es más grave ni profundo que el de las mujeres a los hombres o que hay justificación alguna al nazismo, y mucho menos “explicación política”.

La vi en el debate y sólo puedo diagnosticar que parece una BURRA porque es una burra. Y si una burra, como es su caso, se empeña en echar pulsos para tener razón por porfiada y va de ilustrada, y si como supremo agravante representa un partido político emergente que se presenta como el que aporta un equipo genial con soluciones vanguardistas, sólo puedo decir: ¡”SEÑOR RIVERA, O EXPULSA DE INMEDIATO DE SUS FILAS A ESTA IMPRESENTABLE O VA A PERDER MUCHOS VOTOS, ADEMÁS DEL MÍO!”.

El hecho de llevar el mismo apellido ¿significa algún tipo de parentesco entre ustedes?, porque si fuera el caso, con más razón debería limpiar sus filas.

Esperamos su inaplazable y urgente respuesta, señor Rivera.

Preciada Azancot, 11 de Diciembre de 2015

“Cosas que aprendí de Leopoldo” de Preciada Azancot

"Un mundo así de grande, un mundo así de bello", óleo sobre lienzo 116 x 89. 1985, Preciada Azancot

“Un mundo así de grande, un mundo así de bello”, óleo sobre lienzo 116 x 89. 1985, Preciada Azancot

Sería incapaz y hasta ingrata al pretender enumerar todas las cosas que aprendí de Leopoldo durante los 23 maravillosos años que vivimos juntos como esposos y los más de 7 años en que comunicábamos regularmente como amigos del alma. Sólo me limitaré aquí a las esenciales, a las que, de no haber existido él, tal vez jamás hubieran sido parte de mi experiencia ni de mis conocimientos vivenciados:

– Lo primero que he de señalar es que Leopoldo me reveló la existencia del MAL. Su existencia consciente, fría, calculada y que sacaba gozo orgásmico por poder hacer fechorías. Yo, antes de él, era como Caperucita Roja y pensaba que el mal era simplemente falta de información y algo de estupidez, pero jamás de los jamases algo fríamente elegido y mantenido en plena consciencia. Como soy una investigadora rigurosa, el aceptar esto como realidad total me costó más de tres meses al borde del divorcio, pues me revolvía contra él y lo trataba de paranoico y malvado cuando las pruebas eran demasiadas para mi resistencia. Pero como soy una excelente alumna, no sólo lo aprendí, sino que descubrí, yo solita, a diez tipos de Sociópatas. Sin él, el MAT se hubiera limitado a los 36 patrones tipológicos básicos.

– Lo segundo que aprendí es que, según sus propias palabras :”Sólo un genio es capaz de ver y de descubrir a otro genio”. Como soy muy pudorosa, omitiré decir qué pensaba de mí y en qué ramos. Muchos de ellos, no los tengo ni asumidos, pero mi experiencia y la de todos los críticos literarios, plásticos y musicales de altura saben que él jamás se equivocaba en sus diagnósticos. Para bien o para mal, le costaron muy caros, pues él era muy valiente, increíblemente valiente y arrojado. Los antisemitas y anti-talentos lo saben en carne propia y a nivel mundial.

– Lo tercero que me reveló, para mi gran pasmo, es que existían hombres sin pizca ni asomo de machismo. Y por ello, más hombres y más verdaderos. Sus palabras: “un machista es tan sólo un maricón -él apoyaba a los homosexuales, pero no a los “maricones- que no se asume y se venga de no poder tirarse a quien le gusta de verdad”. Yo provenía de un medio en el cual ese sueño era tan sólo eso: un sueño delirante y nada más. En Leopoldo jamás vi una gota de machismo, ni una sola mirada o palabra que me hiciera pensar que yo era una hembrita, sino una mujer total, esplendorosa, delicada, preciosa y muy fuerte. También me enseñó a verme como bella, pues, lo creáis o no, yo nunca me vi atractiva. Desde él, sí, y cada día más.

– Lo cuarto que me enseñó, fue a defenderme. Con él no tenía mucho chance para ello, porque era como un león de protección a mi alrededor, pero aprendí, y muy bien.

– Lo quinto que aprendí, es que era la mejor y más heroica de las madres y no sólo de los hijos que yo parí, sino como educadora también. Había sufrido tanto sobre este tema, que tardé años en asumirlo. Está hecho.

– Obviamente, por ser la persona más culta que vi en mi vida y en la de todos los intelectuales que nos rodeaban, según reconocían, me abrió multiversos de belleza musical, artística y literaria.

– Pero lo que más me enseñó, fue sobre la gratitud de un hombre con su mujer. El pretendía que yo le había dado a luz de sí-mismo y en todo. Tampoco lo tengo asumido. Menos mal que me gusta crecer, pues ya veis, amigos, si me queda trechos por asumir.

Leopoldo llegó a su hogar y a su Palacio. Gracias por haber existido. Sé -y eso sí que no necesito que nadie me lo enseñe-, que ahora ya serás el más feliz, colmado y reconocido de los seres. Yo también lo soy por ti.

Preciada Azancot, 24 de junio de 2015

WOMEN WAGE PEACE: Una muy interesante iniciativa que me propongo investigar

Por Preciada Azancot

Por lo pronto deseo dejar algunos datos -todos ellos están desarrollados en los más de 150 artículos que escribí en Facebook desde el secuestro y asesinato de los tres estudiantes Israelís en una nueva forma de guerra que creí demasiadas veces solitaria y que ¿casualmente? sólo estuvo apoyada por (muy pocas) mujeres judías- sobre el resultado de mis investigaciones en la materia:

– Ante todo mi INMENSA ALEGRÍA Y ORGULLO DE VER ESTE MOVIMIENTO NACER Y MI ABSOLUTA SOLIDARIDAD CON ÉL. También mi orgullo, amor y alegría de poder aportar muchísimo, como investigadora y como mujer, a la pacificación de este planeta loco, obviamente comenzando y tal vez -ojalá- dedicándome a tiempo y energía completas a la causa judía en su sentido más civilizador y humanista del planeta, pues quien dude de esta realidad -que los judíos somos lo más civilizador, digno, innovador, desprendido, amoroso y humanista del planeta-, no merece ser interlocutor en absoluto en un objetivo de cordura y de paz en el mundo. Es más, puedo afirmar sin chulería que “¡con esa gentuza, no me hablo!”, y punto.
Y no por ser judía -por los cuatro costados- sino porque lo obvio es obvio para cualquier interlocutor de buena fe.
¡Jamás empezar el diálogo sobre la presunción de culpabilidad contra los judíos, jamás, pues el chivo expiatorio jamás ha de justificarse, sino que ha de denunciar y pedir cuentas! Todo el resto es el reino de terror, del caos y de la destrucción del Orden y del derecho natural y universal de los pueblos, base del Humanismo. Además ese yo-soy-tú-y-tú-eres-yo es Sociópata, azote de todos los finales de civilización y bomba nuclear de destrucción y enloquecimiento de los pueblos.
Y nada de pulsos, no. Los pulsos son para los sedientos de poder y los ególatras. Y justamente, los judíos jamás lo fuimos, de allí nuestra grandeza y de allí la ENVIDIA del entorno plagiario. Plantarse firmes en las afirmaciones fundamentadas en la verdad, sólo esto hay que hacer. Son los que acusan, a los que corresponde el cargo de la prueba en el estado de derecho. Lo demás es caos, impunidad, corrupción y jungla.

– El Tercer milenio será el de la MUJER. No es lo ideal, pero sí lo inevitable tras más de cinco milenios de dominación masculina. Dentro de ese contexto de futuro que ya se inició con este siglo, mi único deseo es que este movimiento no sea anti-masculino, ni siquiera anti-machista (el pulso horrendo) sino pro-hombre desde la MUJER INTEGRAL (¿también es “casual” que mi última foto trate de este logro?). Porque si no, como ya vimos con el feminismo, es querer estar en el “argumento” dentro del argumento: revindicar derechos “masculinos” desde una voz de hembra yupi o de amazonas es hacer más de lo mismo y perpetuar la guerra de sexos con la voz del “enemigo” pues en la mujer la hembra es la enemiga así como en el hombre, el macho es el enemigo, siendo estos dos enemigos lo que conforma el Ego. Obviamente, tampoco se trata de ser hembritas desvalidas y con síndrome de princesitas manipuladoras. Sino MUJERES.

– El Pueblo Judío está conformado por dos mitades que han de unirse más y en igual medida y estatus; y en esta tarea, las mujeres Isrealís son las más indicadas para edificar de partida este puente. El pueblo judío está conformado por su parte Territorialista (nuestro Hogar Judío: Israel, el padre, el novio, el esposo) que es su dimensión Masculina, y su parte Universalista y Humanista, la Diáspora judía, que es la del yo femenino del pueblo judío, su madre, su novia y su esposa.
Por ahora, a nivel mundial y en todas las religiones, la Shejiná está en exilio, pero como no pretendemos ser la parte femenina de Dios ni su porta-voz -¡Dios nos libre!- ocupémonos de nuestra dimensión humana, que incluye la parte espiritual personal y colectiva, obviamente.
Así que este movimiento, si ha de ser exitoso, ha de apoyarse y fortalecerse con el humanismo y las riquezas intelectuales de las dos partes del pueblo judío. Además la Yihad y el movimiento islamista no se limitan a la franja de Gaza. Si las mujeres de este movimiento olvidan su mejor refuerzo y hasta maestro, la Diáspora, no puede haber éxito posible para ellas. Jugarían a caperucita con la loba palestina y a las amazonas con sus hombres. Y de cara a la Diáspora, caerían en la arrogancia Israelí con respecto a la Diáspora, actitud supremamente machista, por lo demás. Vinculada por mujeres judías, esto sería patético. Espero que no lo hagan, pero no me queda claro. Digamos que ese es le máximo riesgo y debilidad del proceso de paz en este ejemplo que nos ocupa.

– Y sobre todo, dialogar, buscar paz, sí. Pero siempre que el diálogo de base en un DIAGNOSTICO adecuado: los palestinos, como pueblo, no son las víctimas, sino que tienen una tipología Sociópata Delatora y Hamas es Psicópata Destructor. Ambos han sido artificialmente prefabricadas por el antisemitismo planetario. Así que, ver a las mujeres palestinas como si fueran las de Marruecos o las de Turquía o las de Egipto, sería absolutamente suicida y sería convertirse en el caballo de Troya contra sus propios hombres e hijos. Como el perfil Israelí a nivel sociológico es Revelador en su parte masculina y Constructora en su parte femenina, las mujeres han de potenciar el orgullo creador y civilizador de Israel y los hombres han de apostar por su sensibilidad y compasión. Y ambos han de estrechar puentes y potenciar instrumentos con su amada Diáspora ¡Así sí veo futuro!

– Además, siendo el horror fundamentalista y terrorista islamista, profundamente machista y destructor de la mujer, Israel ha de apostar por partida doble sobre la auténtica grandeza de la estrella de David o ESTRELLA PRIMIGENIA que muestra que el ser humano integral es la unión en equilibrio e igual valía de su dimensión femenina y masculina.

-Queridas hermanas, no os equivoquéis, la mujeres palestinas no son las aliadas: son las Sociópatas Burladoras. No hay más. Una cosa es dejar constancia de nuestra grandeza diferencial y otra muy suicida, es creer que ellas son el interlocutor para la paz. Eso sería la disociación esquizoide de la parte femenina de Israel. ¡No lo quiera Dios! ¿Mujeres musulmanas interlocutoras? ¡Claro de sí, pero buscarlas en Egipto, en Marruecos, en Jordania, en Líbano, en los cementerios de Hamas y en los psiquiátricos de la “autoridad palestina”.

Y lo primero sería diagnosticar a las líderes de este movimiento, pues toda sociópata sería una mina en el propio campo. Hay también sociópatas, pocos entre los judíos, y nunca como movimiento, pero a nivel individual sí, como en todo grupo humano.

Hago votos por que este movimiento arranque sobre bases maravillosamente innovadoras y sólidas. Porque humanista, generoso y visionario, ya lo es. Le envío un gran abrazo solidario a estas hermanas y me pongo a su disposición, obviamente. ¡Shabbat Shalom!

Preciada Azancot

EL ESPLENDOR DE LO HUMANO, entrega 33: Análisis de la estructura de las organizaciones

Extracto del libro “EL ESPLENDOR DE LO HUMANO”,  de Preciada Azancot

©Preciada Azancot

EL RECTOR:
Un Rector que funciona bien arrojará:
– Normativa correcta y completa orientada a la seguridad de la organización y de sus habitantes.
– Conocimiento de los límites exactos que nadie puede ni debe franquear.
– Sutileza y delicadeza en el trato a las personas.
– Respeto del sistema de valores elegidos para desarrollarse en paz.
– Seguridad de las personas y de la organización.
– Selección de las personas sobre valores claros y éticos.
– Recta conciencia y sentido del honor.
– Cumplimiento de las obligaciones.
– Ética, elegancia, firmeza y fiabilidad.
– Confidencialidad.
– Constancia.
– Rigor en la selección de dirigentes, usuarios y clientes.
– Conocimiento profundo y objetivo de los rasgos de personalidad propios y ajenos.
– Sanciones contra abusos, manipulaciones, atropellos, mentiras y todo tipo de incumplimientos.

En cuanto al Rector en mal funcionamiento, se constatará:
– Exceso e inadecuación de la normativa, que traba el fluir orgánico.
– Timidez y cobardía en los habitantes, que privilegian la seguridad y la rutina por encima de la veracidad.
– Burocracia y excesivo papeleo.
– Falta de creatividad.
– Pesadez y pomposidad.
– Rigidez.
– Organización estratificada según la antigüedad y la edad.
– Control sistemático a priori.
– Desconfianza en los habitantes y antes los extraños.
– Liderazgo rígido y orientado hacia los resultados.
– Multitud de ideologías arquetipales y culto por las ideologías.
– Culto de la personalidad.
– Intimidación y manipulación con miedo.
– Distanciamiento en el trato.
– Pocos premios y muchas sanciones.

Una organización con el Rector Dominante evidenciará, en sus mejores momentos, un Rector adecuado, y también se caracterizará por una patología dominante de esta estructura: tendremos a una organización de tipología Fortificadora. La emoción inflada correspondiente será el miedo transformado en cobardía.

EL PROTECTOR:
– Una estructura Protectora adecuada se caracteriza por:
– Vocación de servicio.
– Atención a los habitantes. sean o no nacionales.
– Sentido de pertenencia sobre valores positivos y creadores: sobre la auténtica valía.
– Diferenciación en el trato según la valía real de las personas y cosas.
– Servicio post venta.
– Validez y fiabilidad.
– Sistema de comunicación completo y personalizado.
– Solidaridad con el entorno.
– Reconocimiento del desempeño personal.
– Programas de desarrollo integral de las personas.
– Programas sociales.
– Multiplicidad de asociaciones de ayuda y solidaridad.
– Cultura humanista.
– Revistas y publicaciones especializadas en enlace entre las personas.
– Programas de integración.
– Sistema de venta y comunicación vanguardista.
– Habilidad conceptual.
– Amistad, lealtad, hospitalidad.

El Protector en mal estado evidenciará:
– Paternalismo.
– Sobreprotección de los integrantes de la organización.
– Irrespeto de los subalternos por sus jefes.
– Delegación hacia arriba.
– Miedo a desagradar.
– Culpabilidad si se piensa en cambiar de país o de empresa.
– Subordinación de la tarea al estado de ánimo de la gente.
– Compulsión en complacer.
– Cambios continuos de ritmo en función de necesidades ajenas al interés general.
– Falta de sanciones.
– Atención y tiempo para los peores.
– Repugnancia a echar a indeseables.
– Pérdida de tiempo.
– Razonamientos faltos de rigor y muy subjetivos.

Una organización con dominante protectora será de tipología Reactivadora con amor dominante transformado en temeridad y compulsión salvadora.

EL SINTETIZADOR:
Un Sintetizador en buen estado se manifestará por:
– Tecnología puntera.
– Sistemas actualizados y novedosos.
– Organización del trabajo.
– Buena administración, muy transparente.
– Organización de los mandos.
– Hábito de informar y de dialogar.
– Toma de decisiones claras y colegiadas.
– Racionalidad.
– Apertura.
– Honestidad.
– Actualización de conocimientos.
– Formación cuidada y masiva.
– Proceso de datos.
– Orden y economía.
– Inteligencia.
– Multiplicidad de opciones.
– Aprovechamiento de cada oportunidad.
– Control y aprovechamiento del tiempo en actividades de desarrollo permanente.
– Juventud, lozanía, candor.

Un Sintetizador inadecuado tendrá:
– Reuniones interminables y sin puntualidad.
– Frialdad de la información uniformizada.
– Hiperracionalismo.
– Robotización de tareas.
– Exceso de información.
– Culto al ordenador y a la robotización del trabajo.
– Seriedad convencionalista de la vestimenta.
– Gusto por las presentaciones que privilegian la forma sobre el contenido.
– Decoración aséptica, funcional y banal.
– Decoración excesivamente barroca y sobrecargada.
– Falta de gusto y ordinariez.
– Desconfianza disfrazada de pragmatismo ante lo creador e innovador.
– Esterilización de la creatividad.
– Desprecio por las personas “inmaduras” que expresan rabia.
– Subvaloración de los creadores, que se ven como a locos y neuróticos.
– Exceso de organización y peso de la estructura improductiva.
– Opacidad gerencial y falta de transparencia administrativa.

Una organización con dominante del Sintetizador será de tipología Constructora. La emoción dominante será la tristeza, muchas veces transformada en derrotismo amputador.

EL VITALIZADOR:
Un Vitalizador organizacional sano tendrá:
– Vitalidad.
– Viveza y capacidad de reacción inmediata.
– Pasión por el movimiento y el deporte.
– Talante justiciero.
– Generación permanente de cultura.
– Defensa contra los abusos.
– Lucha contra manipulaciones y mentiras. Gusto por la exploración y el descubrimiento de cosas nuevas.
– Talento iconoclasta que ridiculiza lo pomposo.
– Agilidad y flexibilidad.
– Ambiente relajado, divertido e informal.
– Libertad.
– Control a posteriori de las tareas.
– Defensa del individuo.
– Lucha contra el corporativismo y los reinos de Taifas.
– Presencia en el entorno.
– Gran movilidad dentro del entorno.
– Osadía e inconformismo.
– Amor por la verdad.

Un Vitalizador en mal estado se caracterizará por:
– Pasotismo.
– Corporativismo obstruccionista.
– Aparente dinamismo y aceleración que encubre una gran resistencia al cambio.
– Cada uno trata de demostrar que las ideas de los demás son inoperantes, encontrándole “peros” a todas.
– Resentimiento y revanchismo.
– Clima de camaradería horizontal y adolescente.
– Se hace pasar exámenes a los mejores y más cariñosos que se ven como a incautos.
– Sensación de impotencia y de injusticia difusas.
– Reivindicaciones partidistas.
– Gusto por salir a la calle con cualquier pretexto.
– Tristeza que no se expresa y se desvía en irritación.
– Caricaturización de las desgracias y dolores.
– Aparente cinismo.
– Mal trato a los usuarios y clientes.
– Paranoia con el entorno.
– Se patea el orgullo.
– Admiración por la picaresca.
– Se le quita seriedad y trascendencia a todo.

Una organización con dominante vitalizadora tendrá la tipología Reveladora con rabia inflada que se transforma en resentimiento revanchista.

EL TRANSFORMADOR:
Un Transformador en buen estado tendrá:
– Investigación e innovación de vanguardia.
– Transformación creadora de la realidad.
– Florecimiento de arte y de descubrimientos.
– Genialidad.
– Firmeza en la audacia.
– Liderazgo de vanguardia y orientado hacia la persona.
– Facultad de adelantarse a los cambios.
– Tecnología puntera.
– Liderazgo de vanguardia y orientado al crecimiento y la transformación de la persona.
– Gusto por la filosofía.
– Lenguaje rico y habilidad oratoria.
– Habilidad para negociar.
– Valoración y estatus de los mejores.
– Amor por los genios.
– Penalización de la envidia.
– Autosuperación permanente.
– Dignidad.
– Fobia al culto de la personalidad.
– Ridiculización del narcisismo.
– Rechazo y desprecio del trepador.
– Respeto por las creaciones y descubrimientos ajenos.
– Respeto escrupuloso del pago de royalties.
– Sistema de remuneración flexible que privilegia la creación sobre la antigüedad.

Un Transformador defectuoso tendrá:
– Manipulación de la gente y de la opinión pública.
– Sobornos y promesas incumplidas.
– Culto por el trepador y el pícaro.
– Reemplazo de lo creador por improvisaciones descabelladas e insulsas.
– Líderes aniñados y caprichosos.
– Reinos de Taifas.
– Prioridad a la forma y al valor añadido oportunista.
– Falta de escrúpulos.
– Culto a la vitrina.
– Esnobismo en el vestir.
– Estatus formalista y superficial muy apegado a los signos exteriores.
– Servilismo y clientelismo.
– Hábito de considerar a las personas como bienes de equipo intercambiables.
– Envidias y agravios comparativos.
– Cultura que premia a los trepadores y castiga la lealtad.
– Gusto por negocios poco claros y de resultados inmediatos.
– Visión miope y a muy corto plazo que considera el mañana como prolongación del hoy.
– Contacto con políticos sobornables.
– Derrotismo y fatalismo que elige lo tópico.

Una organización con dominante del Transformador será Legisladora con orgullo inflado que se transforma en dogmatismo e idolatría.

EL ORIENTADOR:
Un Orientador adecuado se manifestará por:
– Planificación estratégica que se adelanta a los cambios del entorno.
– Tesón que no abdica ante las adversidades ni ante las pruebas.
– Optimismo y fe en el ser humano.
– Valoración de lo universal y de lo auténticamente sagrado.
– Desarrollo espiritual privilegiado.
– Alegría ante cualquier certeza.
– Búsqueda de la verdad y alegría cuando se encuentra.
– Excelente orientación en sus sectores de actividad y de investigación.
– Respeto por lo biológico y lo humano.
– Valentía y heroísmo.
– Talante insobornable.
– Gran curiosidad y respeto por lo inconsciente.
– Optimismo confiado.
– Paz y serenidad.
– Sentido del humor.
– Vocación de felicidad.
– Contacto amoroso con generaciones pasadas y futuras.
– Sentido de continuidad.
– Humildad.
– Jerarquización indesmayable que no se aparta de lo esencial.
– Amor por Dios sobre todas las cosas.

Un Orientador en mal estado tendrá:
– Incoherencia en la planificación estratégica.
– Gusto por los gurúes y por lo mágico.
– Entusiasmos y depresiones ciclotímicas.
– Idolatrización por los valores culturales de moda.
– Prostitución de ideales profundos a favor de modas.
– Liderazgo personalista y manipulador.
– Admiración por el carisma.
– Admiración por el éxito.
– Utilización cínica de los demás.
– Ideal corporativista entre “élites” sociales (beauty people, jet set).
– Fundaciones de arte postmoderno y decadente con pretensiones minimalistas.
– Desprecio de la galantería y gran patanería y ordinariez.
– Machismo en los hombres y síndrome de la abeja reina en las mujeres.
– Inversión de patrones sexuales y transformismo.
– Gusto por el disfraz.
– Vestimenta unisex.
– Gusto por las fusiones y el gigantismo que disimulan un real ostracismo.
– Drogadicción, ludopatías y todo tipo de adicciones.
– Miedo al entorno, que se ve como a una jungla.
– Mesianismo en los líderes e infantilismo en los seguidores.
– Fabricación de ídolos surgidos del marketing.
– Adulación y narcisismo infantil.
– Falta de límites.
– Talante confianzudo.
– Nadie dice lo que piensa si no le conviene.
– Expulsión inmediata de los que se atreven a recuestionar lo idolatrizado.

Una organización con Orientador dominante tendrá una tipología Promotora con alegría inflada que se transforma en avasallamiento y talante de aprovechado.

El Esplendor de lo Humano - Preciada Azancot
 

Extracto del libro “EL ESPLENDOR DE LO HUMANO”,  de Preciada Azancot

©Preciada Azancot