Archivo de la etiqueta: masones

“Je ne suis pas Charlie!”

Por Preciada Azancot

Al hilo del artículo: “Nouvelle une de Charlie Hebdo : le journal capitule (encore plus) devant les islamistes

Caricatura actual en Charlie Hebdo. Fuente: lemondejuif.info

Caricatura actual en Charlie Hebdo. Fuente: lemondejuif.info

En el dibujo que les costó el odio de los Musulmanes, Charlie Hebdo ridiculizaba al profeta Mahoma. Y burlarse de figuras que para otros son sagradas, es deleznable, cobarde y de muy mala cuna. Se les puede rebatir con argumentos, pero no con burlas fáciles.

Lo único, a mi juicio, que se debería hacer, en caso de disentir gravemente PORQUE SE SIENTE UNO O SU PUEBLO INSULTADO: sería rebatir las palabras y actitudes hirientes y ofensivas, recurriendo a las propias palabras, conductas o doctrinas del Profeta del cual se revindica quien insulta. Pero para eso, hay que tener estatura, sabiduría, corazón y valor. Y cultura, por supuesto.

La actitud, de Charlie Hebdo, ni ninguna expresión agresiva que sea de palabra o grafismo, por supuesto tampoco justifica el terrorismo ni la agresión física a nadie que sea tan patán y simplista, como para cometer esas faltas.

Ahora, en este dibujo, Charlie Hebdo, con su mismo estilo grosero, insensible y patán, insulta la sensibilidad de Judíos, Cristianos y Masones. ¿Así cree compensar sus faltas anteriores o simplemente demostrar que los nuevos insultados son más civilizados?

Creo que ni lo uno ni lo otro, simplemente muestra que sigue tan obscenamente insensible y patán como siempre.

“Je ne suis pas Charlie!”

Preciada Azancot, 5 de enero de 2016

-o-o-o-o-o-o-

P.D. Nota del Editor: Por su interés, a continuación se transcriben algunos comentarios sobre este artículo cuando se publicó por primera vez en facebook, hace unas horas:

Amigo de facebook 1: “Son de esos que, como te insultan “con humor”, te tachan de “aguafiestas” o “seco” ante el normal enfado. >:-(“

Amigo 2 de facebook: “Preciada, totalmente de acuerdo. Barato, facilón y ofensivo. Desde luego, nosotros reaccionamos desde la serenidad de las palabras. Esta gente está cayendo en la chabacanería y la vulgaridad, tratando de dar una imágen de “objetividad”.”

Preciada: “Francia, que es un país maravilloso en infinitos aspectos, tiene un complejo de inferioridad con la ESPIRITUALIDAD. Frente a la espiritualidad alta, se pone histérico y confunde laicismo con ofensa. Frente a todo ser REALMENTE espiritual, se pone como un energúmeno y eso es porque, a mi parecer, tiene complejo de culpa por haber guillotinado a sus Reyes de “derecho divino”. Además, como se ponen imbéciles frente a lo espiritual, tratan a esos seres como si fueran tarados y ellos fuesen inteligentes. O sea, que para un Francés, ¡ saber que Dios existe y mostrarlo es signo de incultura y de cretinismo ! Esa es la razón por la que yo no me quedé en Francia ni elegí esa nacionalidad, aunque toda mi familia lo haya hecho. Así que, lo dicho: “JE NE SUIS PAS CHARLIE !”.”

Anuncios

MÁS VERDADES QUE SACAR A LA LUZ SOBRE LA MASONERÍA

Por Preciada Azancot

https://www.youtube.com/watch?v=wrLVukJ8RJs

Este documento es apasionante y se bastaría a sí-mismo, pero, extrañamente, como todos los documentos supuestamente reveladores de orígenes sagrados que aparecen en este momento, está trufado de mentiras que es necesario evidenciar, documentar y diluir. ¡Para que se haga la LUZ!

Para fundamentar mis comentarios y afirmaciones de hoy, es necesario presentar mis fuentes, que son triples: ante todo, lo que me enseñó mi Padre, Moisés H. Azancot Bendelac, que habiendo sido iniciado por Bolivarianos auténticos en Venezuela y habiendo expuesto su vida en dicha lucha en los niveles más altos (fue Tesorero General del Estado del Zulia y escritor de lucha contra las tinieblas y el clericalismo ramplón) desde una edad muy temprana, se convirtió en el más brillante y avanzado de los Grandes Maestros Masones y que fue el Fundador de la Masonería en Marruecos, en Tánger muy en especial, donde fue uno de los fundadores de la Asamblea Legislativa Constituyente del Estatuto Internacional de Tánger y Protegido Especial de Francia por los Resistentes De Gaulle, así como decorado con el Ouissa Malauoita, orden suprema del Rey de Marruecos.

En 1934, mi padre escribió un libro contra Hitler: “En defensa de los Judíos” (ver Google) editado por su compañero y amigo Juan Ramón Jimenez, que le valió que su biblioteca en Madrid (la de mi padre) -una de las bibliotecas, según nos contaba, de entre la mejores y más nutridas de la capital- haya sido quemada por los falangistas y que mi padre haya tenido prohibida por Franco la entrada a España -por Masón elevado- hasta que yo cumplí los 14 años, es decir hasta 1957. Yo nací en un casi-exilio en 1943, en una escondida montaña remota, cerca de Fez, Sefrou, donde mi padre se refugiaba porque era buscado para ser fusilado -al tiempo- por tres potencias: los Franquistas, los Petainistas, y la Gestapo. Cuando los tres fueron vencidos, pudimos volver a Tánger. Mientras tanto, nos reímos mucho porque Moisés Azancot era un gran humorista también.

Pero mi padre seguía sin poder pisar su amada España. Así que cuando yo cumplí 7 años, nos despachó a mi madre, mi hermanito y a mí, a España, para que al menos nosotros, pisáramos este país tan amado que le había sido legado por su madre. Y os quiero contar una anécdota, para que os hagáis un idea del nivel de luces y de información que se le daba a los Españoles en aquél entonces: cuando llegamos los tres a España en 1957, fuimos directos a Lanjarón -tras visitar la Alhambra de Granada-, una estación termal en montañas llenas de eucaliptos. Así que heme allí, encantada y amorosa, paseando por la placita frente a la iglesia en el primer Domingo de mi llegada, y contemplando a la gente salir de misa. Un grupo de niñas de entre 6 y 13 años se me acerca y me pregunta si no fui a misa, y por qué. Les digo que yo no voy a misa porque soy Judía. Entonces, con júbilo e intensa curiosidad, desprovista de toda maldad y como si de la cosa más normal se tratara, las niñas ¡me urgen a enseñarles mi rabo y mis cuernos! Tras convencerme de que no bromeaban en absoluto, y como empezaban a meterme mano, salí escopetada llorando y buscando a mi madre para contárselo. Lo recuerdo como si fuera hoy.

Vuelvo a mi padre y dejo de lado su herencia sefardí por parte de madre (como también la tengo yo de toda la estirpe de la mía) para venir a los orígenes paternos de los Azancot, pues proceden de los Constructores del Templo de Jerusalén, y salieron para el exilio diaspórico en el año 70 D.C. hasta llegar a las montañas del Rif donde permanecieron más de un milenio, lugar por cierto dónde la saga familiar (Azancot significa “Gacela y Belleza” en Rifeño) dió muy significativos descendientes durante la historia. En el siglo XIX, los Azancot bajaron a Tánger donde dieron básicamente rabinos, diplomáticos, traductores y escritores, algún que otro médico y artista igualmente. Así que, como veis ese lado Leona de Israel, lo mamé por los cuatro costados.

Mi otra fuente es el estudio del Pueblo Judío y de sus escritura, tanto Talmúdicas como del Zohar.

Y al fin mi tercera fuente, y las más importante, son mis propios descubrimientos científicos que conforman el MAT.

Así que vuelvo al temario de este video y sencillamente, enuncio -por ahora- tan sólo DOS verdades que oculta:

– 1: Es mentira que el origen de la Masonería esté en los medievales constructores de catedrales europeas. El origen de la Masonería está en el Templo de Jerusalén, en el Rey Salomón que fue su Fundador y en el arquitecto de nuestro sagrado Templo; Hiram Abif. El cual Templo se basa en parte en claves iniciáticas de los Salmos del Rey David y en El Cantar de los Cantares (del cual os hablaré largo y tendido en otra ocasión) del Rey Salomón, los cuales dos, tienen su origen en las medidas del Arca de Moisés.

Esos secretos iniciáticos fueron transmitidos de Masones a Masones a los constructores de catedrales. Y no al revés, obviamente. Basta ver cualquier templo masónico para encontrar, vivos y presentes, no sólo todas las proporciones y símbolos de remiten el Templo de Jerusalén, sino al contenido iniciático y orientado a la sabiduría, a la dignidad territorial y al humanismo universal de David y de Salomón. Eso, cualquier Masón avanzado lo sabe. Y lo perpetúa. Si os cabe alguna duda, que os baste escuchar y ver con atención, “La Flauta Mágica” de Mozart.

– 2: Esa Hermandad y Solidaridad profunda Masónica, orientadas a incrementar la Luz, el Orden de la Belleza y de la Civilización al servicio exclusivo del Humanismo Universal, que conforman la Masonería, tienen sus raíces en algo mucho más fuerte, ESENCIAL y remoto que el propio David y Salomón: Tienen su origen en Noé y en su Arca para la salvación de la especie humana redimida y en su Pacto con el Arco Iris, y de allí el “secreto y recogimiento” que hay que mantener del contenido de las tenidas. Y tiene su esencia también en las revelaciones de dos Profetas Judíos: Daniel, el amado de los Leones (¿casual?) y Zacarías, que vaticinaron que la llegada del Mesías solo se produciría cuando los judíos estuvieran presentes en todas las partes del Mundo. Jamás antes, pues la llegada del Mesías que instaurará la Armonía y la Paz Universal para toda la Humanidad y en todos los Credos y Naciones, ha de prepararse construyendo el Humanismo Universal en todo el Planeta.

De allí la vocación de la Diáspora y su razón de Ser y de Permanecer como la otra cara más mística, iniciática y de Esplendor indisociable de UN MISMO SER: Gloria Y Esplendor de ISRAEL, las dos caras del mismo SELLO del Pueblo Judío, cuyo nombre es Israel y cuyo territorio es Israel.

Siendo la Masonería el lugar, morada, vocación y destino de los JUSTOS de esta Tierra. A ellos mis Hermanos ancestrales que mantienen vivo el espíritu y vocación de las Tribus Perdidas de Israel y de parte de su LEGADO, mi gratitud y mi amor.

Preciada Azancot 30/12/2015

“Inaudito mensaje público de la Masonería a la sociedad española”

Por Preciada Azancot

Comentario al artículo: “Inaudito mensaje público de la Masonería a la sociedad española

¡Enhorabuena! Faltaba esta voz de las personas que más respeto en todos los países donde está presente la Masonería. Y esta voz es la que más representa el verdadero “PODEMOS” colectivo auténtico que denuncia todo lo usurpador que parece ser y no es y llama al humanismo y la recta conciencia en el respeto de las instituciones y de la Ley.

Habiendo sido criada en el espíritu de la Masonería, como hija de un grado 33, ofrezco mi colaboración y apoyo en todo lo que pueda ser útil como escritora, pensadora y creadora.

Un fuerte y solidario abrazo a todos.

Preciada Azancot

EL ESPLENDOR DE LO HUMANO, día 7: EL SINTETIZADOR

El Sintetizador responde, en nuestra estructura, a todos los qué de las cosas. Dejamos esta estructura de última porque, entre todas, es la que más se relaciona con las demás. Es la responsable del pensamiento y de todo lo relativo a ese proceso. Su finalidad básica es el desarrollo y su función trascendente es la claridad. Su funcionamiento acertado o su disfuncionamiento es lo que más se percibe en todos nosotros: cuando funciona como está concebida para hacerlo, transmite una sensación personal y también perceptible por los demás de inteligencia, de claridad y de diafanidad. Si no funciona transmite una sensación de confusión, de espesura, de oscuridad.

Estructura MAT de personalidad - Preciada Azancot

Estructura MAT de personalidad – Preciada Azancot

El desarrollo, en el MAT, significa más y mejor de cualquier cosa. No significa otra cosa ( por transformación –Transformador- o cambio –Orientador ) sino la misma cosa mejorada, agrandada, multiplicada o restada y dividida. Es un movimiento de penetración, de ahondamiento, tanto horizontal como vertical. Es lineal y recto tanto en abscisa como en ordenada. No tiene saltos de dimensiones como el Transformador o el Orientador.

¿Qué hace el Sintetizador?
– El Sintetizador selecciona: todos los datos provenientes de las cinco restantes estructuras son recogidos por el Sintetizador, que va a seleccionar los que parecen más relevantes para su conservación.
Nosotros, en nuestra labor formativa, entregamos información relevante sobre la estructura de personalidad y sobre su ingeniería emocional para que sea seleccionada y así ampliar el conocimiento de nuestro potencial innato instalado. Y ocurre que la visión que cada uno tiene sobre sí mismo y sobre los demás se expande, permitiendo así que surja el amor por sí mismo y por el otro al valorar y cuidar nuestro patrimonio inalienable.
En nuestra labor consultora enseñamos a seleccionar los datos provenientes de cada una de nuestras estructuras, ya sea personal u organizacional. Y esto representa un gran ensanchamiento del campo de conocimiento de todos, pues antes sólo se seleccionaban estímulos del Rector y del Sintetizador y el ser humano, en la empresa, era bidimensional. Al seleccionar datos de las seis estructuras, se hace retroceder la noción de iceberg que presentaba la punta “racional” ( es decir datos racionales del Sintetizador y normas del Rector) y ocultaba la masa de las cuatro sextas partes (lazos del Protector, sensaciones y emociones del Vitalizador, ideas innovadoras del Transformador y experiencias visionarias y trascendentes del Orientador) que eran descalificadas por “subjetivas, irracionales e inmanejables”. La visión cambia y se consideran como tesoros de la misma importancia los datos provenientes de las seis estructuras. El sentimiento de potencia y de control sobre la realidad se desarrolla así. Es nuestra manera de innovar en gestión del conocimiento.
No es necesario insistir sobre la estrecha relación que hay entre conciencia y valoración de cada estructura; y entre facilidad para seleccionar y guardar datos provenientes de las estructuras valoradas y el hábito de desechar datos de las estructuras desvalorizadas. No existe ninguna estructura inútil ni que sobre, ya lo vimos. Tomaremos dos ejemplos de desvalorización muy comunes en las empresas: la descalificación del Transformador y la del Orientador. La experiencia clínica con los enfermos de Alzheimer nos muestra la extrema gravedad de ésta desvalorización. En efecto, el enfermo olvida datos del Sintetizador y no recuerda cuántos tomates hay en la nevera. Luego olvida datos del Rector y se vuelve confuso en cuanto a normas y a límites, pareciendo más indulgente. Pero ya cuando el proceso es crítico es cuando olvida quién es él, dato del Transformador (identidad) y quienes son los que lo rodean. Al último estadio de deterioro, mortal de necesidad, es cuando olvida que es un ser humano, y es cuando ya no sabe ni ser un ser vivo ni respirar, ambos manifestaciones del Orientador.
El estudio de las seis dimensiones del ser humano, tal y como las vimos, introduce la valoración absoluta de todas y cada una de ellas; y al mismo nivel. Esto termina con el mito, tan extendido en las ciencias gerenciales actuales, de la sobrecalificación del Sintetizador y del Rector como siendo lo único adulto y racional a tomar en cuenta a la hora de las sesudas reuniones de gerencia. Por eso suelen ser éstas tan estériles.

– El Sintetizador archiva: los datos seleccionados son inmediatamente archivados y, para ello, el Sintetizador abre primero tantos archivos como cree necesario. Este paso presupone una clasificación de datos, también tarea del Sintetizador. Es muy importante constatar que, más aún que las demás estructuras, el Sintetizador selecciona, clasifica y archiva datos provenientes de las seis estructuras, sin privilegiar ninguna. Este es el mecanismo que permite el desarrollo de toda la estructura: no se podría hacer una sola ley ni un solo diagnóstico (tarea del Rector) sin disponer de datos, no se puede establecer una sola alianza sin tener memoria de quiénes son queribles o no (Protector), no se puede repartir nada de lo que no se tiene constancia (Vitalizador), no se puede crear nada ex nihilo sin utilizar datos y materiales existentes, conocidos y disponibles, no se puede ver el mañana si olvidamos y no percibimos el hoy. Todo moriría por falta de uso y de memoria sin nuestro Sintetizador.
Los que conocieron a Napoleón cuentan que su genialidad como estadista reposaba justamente en su facultad de archivar, y que su mente era como un gran armario con gavetas donde los temas estaban ordenados, clasificados y archivados. Por eso podía, con gran claridad, dirigir decenas de temas al mismo tiempo y lograr el desarrollo de su programa dirigente.

– El Sintetizador clasifica: y esta labor de clasificación es prodigiosa porque abarca cualquier dato, estímulo, deducción, sensación y emoción provenientes de cualquiera de nuestras estructuras. La clasificación no es forzosamente anterior al archivo de datos. Más bien ocurre al revés: cuando estamos ante estímulos y situaciones nuevas solemos, cuando funcionamos bien, abrir un archivo con un tema común, por ejemplo “experiencia del domingo en el nuevo restaurante chino”, para luego clasificar sabores y olores, por ejemplo, y guardarlos después en el archivo “olores” y “sabores” que nos servirán, en otra experiencia similar, para enriquecer nuestro conocimiento y nuestra sensibilidad culinaria.
Clasificar implica reconocer categorías. Y ese conocimiento, como ya vimos, proviene del Transformador y es recogido por el Sintetizador, cuya principal función es el desarrollo de un trabajo útil. Aquí, cada palabra es relevante: la noción de desarrollo, principal y básica función del Sintetizador, que existe con esa finalidad. La noción de trabajo, porque el desarrollo implica cosas que hacer, trabajar. Sin eso moriríamos en cuanto se detuviera esa función. Ningún órgano, ninguna célula haría nada. No haríamos un solo movimiento, no tendríamos un solo pensamiento. Sería la muerte por inactividad generalizada. Así, para permitirnos vivir e ir a mejor, a más, y así desarrollarnos, el Sintetizador trabaja sin descanso: reconoce datos, es decir, los identifica, los recoge, los analiza, los clasifica, los archiva, y hace mil cosas más como ya veremos, y, todo ello, para que seamos seres pensantes e inteligentes.
Reconocer categorías permite clasificar de manera coherente y práctica, es decir, que facilita la utilización frecuente y versátil del material clasificado. En nuestro cerebro hay millones de clasificaciones y de categorías, todas vivas, que nos permiten recurrir a nuestra memoria y utilizar el material clasificado para nuevos análisis y nuevos desarrollos. Cada ser humano tiene su manera peculiar de clasificar los datos que recoge, porque la clasificación depende de las categorías que, a su vez, dependen del Transformador cuya esencia es el ser real y profundo de cada persona. Y eso nos hace diferentes e incomparables.

– El Sintetizador memoriza: es decir, retiene la información almacenada y la mantiene consciente. El Sintetizador sano tiene una memoria impresionante. Y el gran secreto que descubrimos con el MAT es que, para que eso se produzca, el Sintetizador debe estar alimentado por su energía innata y correspondiente. En efecto, como veremos en el próximo capítulo, la emoción adecuada para que el Sintetizador funcione en todas sus competencias es que esté alimentado por la tristeza auténtica, definida en el MAT como sensibilidad a la pérdida. Dejaremos para el capítulo siguiente el discurso sobre ello, contentándonos con una mera ilustración. Si tenemos la facultad de sentir las pérdidas y entristecernos por ellas, tendremos automáticamente la facultad de recordar un máximo de datos vividos, recogidos y almacenados: para no perder oportunidades, recuerdos, combinaciones posibles y, más elementalmente, datos.
Existen muchas técnicas para memorizar, todas relacionadas con la facultad de hacernos sensibles a la pérdida. Y eso no es casual, es causal.
Por otro lado, sobrecargar la memoria, ya se ha demostrado, es nocivo porque limita la disponibilidad para captar y elaborar datos nuevos, que pueden ser más importantes que la mera acumulación de material excesivo. Cuando funcionamos bien, tenemos sobre todo un buen archivo con facilidad de acceso, más que la facultad de recordar todos los números de teléfono de la guía o anuario. Podríamos hacerlo, en detrimento del ejercitamiento de nuestras demás estructuras de manera armónica, llegando así a un desequilibrio. Nuestro Rector, si funciona bien, nos alertaría enseguida sobre el riesgo de falta de armonía. Además, la función trascendente del Sintetizador quedaría hipotecada pues acumulación no significa claridad, y sí riesgo de confusión.

– El Sintetizador piensa: es decir, formula ideas nuevas que nos pueden ser útiles para solucionar cualquier problema que se nos presente.
Todas las escuelas racionalistas, desde Sócrates hasta Descartes, han identificado la enorme importancia del pensamiento en el ser humano, llegando hasta confundir el pensar (tarea de Sintetizador) con el ser (Transformador) como lo hacía Descartes. En nuestra sociedad occidental se ha desequilibrado la estructura de personalidad a favor del Sintetizador obeso, mientras que en el universo oriental se ha deflacionado el Sintetizador en provecho del Orientador. Ambas posiciones son erróneas, a más de peligrosas, pues llevan al desequilibrio y a la falta de armonía.
Pensar, en un ser equilibrado, debería ser una sexta parte de su actividad. Pensar es adecuado cuando se tiene un problema para resolver, cuando se tiene una oportunidad de desarrollar algo vivo y bueno, cuando se ha perdido algo y se busca una opción nueva para remplazarlo y cuando estamos bien y decidimos estar mejor. Nada más. Pensar por pensar y así torturarse cerebralmente, agotando nuestra mente, es malo. Pensar a la hora de crear también lo es, pensar en vez de sentir sensaciones y emociones es malísimo, pensar en vez de poner límites y así dar más opción a que nos invadan y destruyan también lo es, y pensar en vez de amar y entregarse es desolador.
Por estar viviendo y trabajando en una sociedad racionalista donde el pensamiento ya es manía casi excluyente, introducimos una verdadera revolución en nuestro trabajo como consultores y como formadores, no sólo en materia de impedir que las demás estructuras, todas, no estén presentes en cada ocasión en nuestros estudiantes y clientes, sino sobre todo en materia de adecuada utilización del Sintetizador para pensar bien. Pues, como ya veremos, el Sintetizador se suele utilizar en el medio laboral con demasiada frecuencia, es decir remplazando las estructuras a las que corresponde trabajar, y, cuando se debe utilizar el Sintetizador, no se utiliza o se utiliza mal, pues no se erradican las causas del problema, que es, para nosotros, el criterio de una persona inteligente.
Tomaremos dos ejemplos, uno para ilustrar cada caso mencionado: un ejecutivo acaba de ser expulsado de la organización porque no le cae bien a su jefe. Entonces se deprime y piensa en cómo congraciarse con él o en cómo no volver a mostrar que es más creativo que su jefe para no volver a ser envidiado y expulsado en su próximo trabajo. Es un mal procedimiento. Debería sentir rabia por la injusticia y alegría de no estar más en un medio hostil para con su creatividad. Y ponerse a buscar otras opciones de trabajo con gente que no sea envidiosa o, mejor, con gente que sepa valorar lo grande, es decir que utilice bien su Transformador. Así, nuestro ejecutivo ganaría y se desarrollaría en vez de condenarse a perder.
El otro caso lo tenemos en otro ejecutivo que llega tarde al aeropuerto y se encuentra con que perdió el avión. Este se pondrá rabioso y culpará una serie de elementos (como el despertador o el tráfico) y de personas (el empleado que le comunica que el avión ya salió) o a sí mismo (por lo idiota que fue al llegar tarde, aunque haya sido porque se le pinchó una rueda). Mala opción, pues no trae soluciones ni desarrollo a su problema. Esta es la ocasión de usar el Sintetizador para buscar otras opciones con que compensar la pérdida. Esos ejemplos traducen situaciones muy frecuentes en las personas.

– El Sintetizador relaciona: de manera prodigiosa, como ningún computador será nunca capaz de hacer. Relaciona sensaciones e ideas, sentimientos e intuiciones, conclusiones e imaginaciones, es decir, todos los datos aportados por cualquiera de nuestras seis estructuras. El Sintetizador relaciona elementos compatibles y, al contacto con el Transformador, relaciona elementos incompatibles hasta ahora, para ser creador. Cuando se va desensibilizando al miedo de relacionar cosas aparentemente alejadas, se vuelve más audaz, más ocurrente, más inteligente y claro.
El prodigio de nuestro Sintetizador es que es capaz de relacionar peras con manzanas, una sensación táctil con un olor, una emoción con un dato cifrado, un diagnóstico con una intuición, todo ello y cien cosas más, y dar un resultado inteligente, es decir congruente y coherente.
Por ejemplo, relacionamos el paro con el miedo y el subdesarrollo. Es una relación inteligente. Pero hay mil relaciones más. Todas inteligentes. Se puede relacionar con tiempo libre, con creación de un nuevo modelo de sociedad, con dedicación a los hijos, con cambio de empleo más acorde a nuestra real situación o nivel de crecimiento, con hambre, con vergüenza ajena, con mil cosas.
La facultad de relacionar posibilita el aprendizaje tanto de nuestras conductas positivas como de nuestras conductas negativas. En efecto, si cuando damos un abrazo a un amigo recibimos un airado rechazo, y esa respuesta se produce una y otra vez, dejaremos de abrazar a nuestro amigo. Lo malo será extender esa respuesta y no abrazar a nadie.
La facultad de relacionar ha permitido a la lógica formular el principio de causalidad, según el cual una causa produce un efecto. En el ejemplo anterior, si en vez de un amigo adulto cuando ya lo somos también se trata de papá y de mamá cuando somos muy pequeños, podremos decidir que abrazar trae efectos perniciosos y dejar de ser espontáneos y afectuosos para siempre.

– El Sintetizador percibe las pérdidas y los incrementos, así como las variaciones por más pequeñas que sean. Y esta facultad es la que le da su real utilidad en nuestra estructura. El Sintetizador es nuestro gran matemático personal. Es nuestra calculadora personal. Lo mide todo. Por ello, capta de manera muy intensa y aguda cualquier variación. Al decir variación no hablamos de cambio, materia del Orientador. Variación significa la misma cosa en medidas diferentes.
Por ejemplo, tenemos menos dinero que el mes pasado a la misma altura del mes. Eso es un desbalance, una pérdida. Nuestro Sintetizador se pondrá en marcha y analizará la situación hasta detectar las causas objetivas de tal pérdida. A partir de allí encontrará opciones y soluciones, erradicando las causas.
Todos los aparatos de medición que posee el ser humano han sido inventados por nuestro Transformador para imitar la capacidad de nuestro Sintetizador; así como el computador es el ejemplo más moderno y avanzado para imitar la facultad de nuestro Sintetizador de trabajar, almacenar, relacionar, archivar y medir. En la labor de medir daremos, como ejemplo, el tamaño de las letras y los espaciados que elegimos para escribir un texto.
En lo que se refiere a lo bueno, el Sintetizador mide las pérdidas y busca soluciones de reemplazo, y mide las ganancias o incrementos y tiene la satisfacción del desarrollo. En lo malo, el Sintetizador procede al revés: por ejemplo si nos medimos la temperatura y nos encontramos 40º de fiebre tendremos un problema que se trata de resolver y si, al día siguiente tenemos sólo 38º, ya habrá más desarrollo de nuestra salud.

– El Sintetizador procesa: para llegar a una idea, el Sintetizador relaciona y procesa todos los datos disponibles relacionados con cualquier problema. Procesar significa tener un programa y programarse para llegar a una solución o a un resultado deseable. Por ejemplo: queremos ir al cine: recogemos datos leyendo la cartelera y procesamos datos, los recogidos y los archivados sobre las películas que ya vimos, sobre nuestros gustos e intereses, mezclamos todos esos datos de manera dirigida a la elección de la película y llegamos a una elección. Por ejemplo, podemos ver nuestro propósito destruido si dejamos de procesar los horarios de la película y nos presentamos frente a la taquilla cuando ya está cerrada.
Cuando no encontramos soluciones satisfactorias, las más veces es porque dejamos de procesar datos que tenemos archivados. En el ejemplo anterior del niño que decide dejar de abrazar, si abriéramos su archivo de datos encontraríamos muchas ocasiones, anteriores y posteriores a la decisión, donde el niño pudo abrazar o ver a otros niños hacerlo, con entera satisfacción. Si ese niño va más tarde en su vida al psicólogo, éste le hará recordar esas experiencias y provocar otras, satisfactorias, para que las procese y llegue a tomar una decisión más saludable.
En el tercer capítulo, cuando veamos las tipologías de personalidad, nos encontraremos con que, según el perfil que tengamos, dejamos de procesar una infinidad de datos que, de ser procesados, nos harían recobrar nuestra plenitud. Y, así, todos nos acostumbramos, para mantener nuestra prisión tipológica, a sobrevalorar ciertos datos y sus estructuras correspondientes, procesándolos todos, y a desvalorizar otros, con sus correspondientes estructuras, dejando de procesarlos. Por ello, el resultado es falso, tramposo y empobrecido.

– El Sintetizador conecta, es decir, establece conexiones de todo tipo entre todos los datos disponibles. Por ejemplo, en el tercer capítulo, veremos que se adquiere una tipología de personalidad al desconectar la emoción adecuada de nuestra estructura más fuerte y talentosa, remplazándola por falsa rabia. Así, un niño que tiene un Rector muy potente, decide, por razones muy poderosas que analizaremos más tarde, desconectar el miedo de su Rector. Con ello, deja de funcionar, y, cada vez que ese niño se encuentre en una situación donde necesite diagnosticar amenazas o poner límites dejará su sistema abierto a la invasión. Con ello se volverá incauto y confiará en los peores y más tóxicos. Para volver a conquistar su talento de infancia ese niño, por lo general ya adulto, volverá a conectar el miedo a su Rector y será un talento en detectar amenazas y en defenderse.
El Sintetizador conecta todos los elementos conectables de nuestra estructura. Por ejemplo, para que un trabajo de equipo se pueda dar en nosotros, el Sintetizador conecta cada estructura con todas las demás, para que se relacionen, comuniquen y trabajen juntas. Este trabajo que hace hacia fuera, entre las estructuras y entre cualquier elemento importante o necesario, lo hace también hacia adentro, al conectar con un dato aparentemente olvidado, necesario para ser procesado, y fundamental para detectar una opción más conveniente para nosotros.

– El Sintetizador desarrolla y ésta es su principal función. En efecto, buscar cómo producir más y mejor de lo mismo significa desarrollar. Por ejemplo, producir más objetos para desarrollar la producción de bicicletas en una fábrica, es tarea fundamental del Sintetizador.
En el ámbito corporal, cuando nos crece el pelo o las uñas, es que el Sintetizador está trabajando. Cuando desarrollamos un programa de acción, con asignación de tiempos y de responsables, es el Sintetizador al que ponemos en marcha para lograrlo.
En nuestra evolución, es necesario el trabajo en equipo entre el Sintetizador que desarrolla, el Transformador que crea otra cosa que antes no existía y el Orientador que produce cambios entre un estado y otro, diferente y sin relación. Por ejemplo, en la creación de una empresa el cambio interviene cuando los futuros socios, que antes no se conocían, se encuentran y se relacionan. El desarrollo se produce cuando la comunicación entre ellos va creciendo y abordan sus sueños y sus proyectos. La transformación se produce cuando logran crear un proyecto nuevo de empresa que logre dar cuenta de una realidad que desean crear. El acuerdo para hacerlo dependerá del Protector. Y el desarrollar cada uno de los socios su programa de trabajo para convertir un mero proyecto en realidad será tarea del Sintetizador. El formar equipo y trabajar todos juntos para lograr desarrollar los medios, los productos, las acciones y los resultados será igualmente función del Sintetizador.

– El Sintetizador detecta aciertos y errores: aprueba los primeros y corrige los segundos. Así, el Sintetizador tiene como función la verificación de la fiabilidad de los datos con los cuales vamos a trabajar. Si pensamos que dos y dos son cinco, el Sintetizador detectará un error en el resultado y buscará la solución justa en la memoria o usando algún instrumento de cálculo como contar con los dedos por ejemplo, o usar una calculadora.
Es importante diferenciar un error de una mentira. El Sintetizador no detecta ni diferencia las mentiras sino los errores. Por ejemplo, si debemos agrupar ovejas blancas y negras en dos tropeles distintos, si se nos cuela una oveja negra en un tropel de blancas, será un error y el Sintetizador lo detectará y lo corregirá, apartando y reconduciendo a la oveja negra a su grupo. Si lo que ocurre es que alguien pintó una oveja blanca de negro, la detección de esa trampa o mentira será función del Vitalizador. El Sintetizador podrá detectar la impostura de manera más detallista y lenta, observando que cuando llueve la oveja negra pierde su color, o analizando que las pesuñas tienen pelo blanco, es decir de manera más experimental y deductiva.

– El Sintetizador calcula sumando, restando, multiplicando y dividiendo. Estas habilidades están, en efecto, incluidas en la función de desarrollo, es decir obtención de más o menos de lo mismo. Y la función de sumar, multiplicar, restar y dividir se hace entre objetos o sujetos de categorías similares. No se puede dividir tres manzanas por una pera, ni multiplicar cuatro barcos por seis submarinos. Ese tipo de procesos los hace el Transformador, no el Sintetizador.

– El Sintetizador percibe lo muerto y lo inútil, y lo no actualizado. Esta es una función esencial del Sintetizador para mantenerse actualizado y eficaz. La percepción de lo dañado, para buscar qué hacer para repararlo, es una función muy fundamental. Igualmente la percepción de lo muerto, de lo que ya no sirve, para que el Vitalizador lo saque del sistema y conservar a éste vivo y sano, para que no sea contaminado y por ende dañado por el objeto o sujeto muerto que se podría descomponer y pudrir el todo.
Si tenemos por ejemplo un instrumental de carpintería que nuestro Sintetizador necesitará para reparar muebles y en ese conjunto hay dos martillos de los cuales uno roto y dos docenas de clavos de los cuales tres torcidos y sin punta así como una lima dañada, el Sintetizador deducirá que el martillo roto y los tres clavos no se deben tomar en cuenta para calcular nuestra capacidad de trabajo. El Vitalizador las eliminará del set de carpintería, que estará así más útil y eficaz. El Sintetizador decidirá repara la lima dañada.
– El Sintetizador encuentra opciones: Como resultado de su capacidad de programar y de procesar, el Sintetizador encontrará resultados que analizará a su vez y comparará para seleccionar la mejor opción para cada momento. Muchas veces se ha definido la inteligencia, función de nuestro Sintetizador, como la capacidad de encontrar soluciones a los problemas. Y esas soluciones están entre las opciones válidas y fundamentadas de las cuales tratamos ahora.
Por ejemplo, tenemos dos horas libres: nuestro Sintetizador procesará todos los datos de toda nuestra estructura de personalidad y propondrá opciones varias y complejas a nuestra consideración. Como dormir un rato, tomar un baño, ir a cortarnos el cabello, ir al cine, leer un libro. Entre todas esas opciones, y las más veces combinándolas, nos decidiremos por la mejor opción, la que nos desarrolle mejor eliminando al máximo las pérdidas.

– El Sintetizador encuentra soluciones: la solución difiere de la opción porque la primera, si es verdaderamente una solución y no una opción, elimina la causa del problema que originó el recurrir al Sintetizador. Por ejemplo, si tenemos fiebre, una opción sería tomar un baño fresco o una aspirina para bajar la temperatura. Una solución aceptable sería ir al médico y hacernos análisis y tomar el tratamiento para eliminar la causa de la fiebre. Una solución MAT sería tomar contacto con la rabia que hemos transformado en falso miedo y enfrentar las causas de rabia, erradicándolas. Esta solución elimina un problema estructural que, en este caso, paraliza el Vitalizador y, con él, sus funciones, recuperando así la vitalidad, la justicia y la salud.
Asimismo, si un empleado no tiene un buen desempeño, una opción sería hablar con él y obtener el compromiso suyo de mejorar. Una solución sería analizar su desempeño y detectar la causa de los fallos y erradicarla. Como lo podría ser inscribirlo en un curso de manejo del ordenador, si la causa que se detectó fue la ignorancia del manejo de ese instrumento.
– El Sintetizador compara opciones y soluciones: La tarea de comparar es esencial en la función de conocer, finalidad principal del Sintetizador. Tener un máximo de puntos de comparación y compararlos es fundamental para que esta estructura desarrolle su conocimiento y lo ensanche. Esta tarea forma parte del proceso de conocimiento y pasa a conformar nuestra experiencia del mundo, también tarea del Sintetizador.
El ideal del Sintetizador, cuando procede a esa tarea, es la de lograr determinar y seleccionar aquellas opciones y soluciones que producen el máximo de efecto positivo con el mínimo de recursos posibles. Esto nos permite ser eficaces. Obtenemos así un máximo de ganancias con un mínimo de esfuerzo y de dolor.

– El Sintetizador encuentra, para cada problema, la mejor solución: y, además ese proceso de actualización y de mejora no acaba nunca, porque nuestro Sintetizador sabe que jamás se llega a la perfección sino a lo perfectible. Y en ese proceso de buscar la excelencia, el mayor conocimiento y el mayor desarrollo, el Sintetizador busca apersigue mejorar desde el preciso momento en que selecciona la mejor solución u opción. Para el Sintetizador inteligente nada es definitivo mientras esté vivo. La mejora es desarrollo; y es continua.

– El Sintetizador compara y actualiza datos y soluciones: al completarlos y corregirlos se llega a actualizar de manera continua tanto los datos como las opciones y soluciones. Una vez actualizados, se procede una vez más a compararlos para realizar, cuanto menos, dos cosas: optar por lo más eficaz y conveniente en cada caso o encontrar otra opción o solución que sea consecuencia de la comparación. Por ejemplo, si en una familia siempre se hizo algo de una misma manera y eso por tradición y por ser eficaz, el Sintetizador ha estado comparando durante ese largo tiempo y no encontró necesario ni útil cambiar. Pero en algún momento, en su tarea de comparar, encontrará otra forma de hacer lo mismo más eficaz y rica. Entonces actualizará sus datos y seleccionará como opción o solución, una forma de hacer distinta y más rentable, útil y moderna.

– El Sintetizador ofrece opciones nuevas, acordes con cada situación precisamente porque es capaz de percibir las pérdidas. En efecto, una opción puede ser la mejor mientras permita el mantenimiento y preservación de algo valioso y no signifique ni acarree pérdidas. Si se detecta otra opción que permita desarrollar más y perder menos, esa nueva opción será la que el Sintetizador seleccionará. Por ejemplo, cuando se escribía en máquina de escribir manual no se podían introducir correcciones importantes ni desplazamientos de textos, ni copias salvo una o dos con papel carbón. Usar esa máquina era la mejor opción para el trabajo diario y requería una gran maestría en ortografía y en manejo del teclado. Cuando surgieron los ordenadores personales, nuestro Sintetizador empezó a comparar y detectar todo lo que se podía perder al continuar con la vieja máquina. Hoy no queda casi nadie en nuestro entorno que las siga usando. Se convirtieron en un anacronismo.

– El Sintetizador comunica: Esta es la segunda función más importante del Sintetizador: después de pensar de manera inteligente para encontrar soluciones a todos los problemas –pues para un Sintetizador que funciona bien no hay problema sin solución-, el Sintetizador es, en toda nuestra estructura, el auténtico y definitivo responsable de la comunicación.
En efecto, cuando ya se hizo el trabajo de pensar, de encontrar el qué hacer, decir, deducir, proponer, llega el tiempo de comunicar a los demás ese qué para tener acuerdos mínimos sobre el qué hacer. Juntos. La noción de trabajo es un concepto del Sintetizador. La noción de equipo también. Y la única manera de poder trabajar juntos es comunicar al otro o a los otros lo que hay que hacer, pensar, tener, etc.
La comunicación gestual, escrita y hablada es una competencia del Sintetizador. Nosotros, en nuestra labor docente y consultora enseñamos cómo y para qué se puede comunicar, a través de toda la estructura propia, hacia toda la estructura de los demás a través del Sintetizador que concluye sobre el qué decir y desde qué estructura o canal desarrollar su comunicación. Por ejemplo, si queremos comunicar que el plan estratégico que tenemos en una empresa no está bien orientado y se debería cambiar por este otro, mejor orientado a las oportunidades y necesidades del mercado, nuestro Sintetizador elegirá comenzar usando el canal Sintetizador –Sintetizador y dará datos e información objetiva que desvelará los errores del viejo plan. Luego elegirá el canal Transformador –Transformador para presentar una nueva creación que cubra las necesidades y oportunidades vislumbradas con el Orientador. Luego irá al canal Vitalizador- Vitalizador para que se rechace lo que ya no sirve y terminará eligiendo el canal Protector- Protector para crear consenso y compromiso sobre el nuevo plan. Esas elecciones de las mejores y más válidas opciones para hacer pasar ideas de una estructura a otra (ya sea propia o ajena) son habilidades del Sintetizador que hace el balance de lo disponible, conecta las diferentes opciones, las procesa y las compara sobre la base de la eficacia y utilidad, y elige la mejor y más desarrolladora opción.
No existe en nuestra estructura nada mejor y más autorizado para comunicar que el Sintetizador que posee todos los datos de todas las estructuras y es capaz de mezclarlos, procesarlos, mejorarlos, disponerlos en múltiples formas, analizarlos, buscar nuevas formas de combinarlos, mezclarlos, seleccionarlos, y tener acceso a toda la estructura para recoger más datos y proponer mejores opciones. Porque nuestro Sintetizador es nuestra capacidad de inteligencia, de economía y de desarrollo.

– El Sintetizador negocia (ganar- ganar): la negociación es una forma superior de comunicación puesto que se ocupa de lograr acuerdos y consenso de posiciones contrarias y las más veces enfrentadas. Y, un Sintetizador que funciona bien persigue el desarrollo sostenible y sostenido. No trata de trampear ni de manipular, ni de imponer relaciones de poder. Parte, como en todo su enfoque, de la creencia en que todo problema tiene una solución desarrolladora e inteligente y busca puntos de acuerdo entre las partes que permitan a ambas ganar y desarrollarse y tener más que antes de todo lo analizado y planteado. Esto es una negociación eficaz y no un juego de gato y de ratón donde el más tramposo, el más intimidante o el más provisionalmente poderoso impone su punto de vista sobre los demás. Ese tipo de negociación no está coordinada ni dirigida por el Sintetizador, sino por un Transformador manipulador, un Orientador invasor y un Rector castrador.

– El Sintetizador se manifiesta mediante conclusiones, análisis, síntesis, y comunicaciones.
Es la estructura que más tiende a la objetividad y a lo racional e inteligente. Se manifiesta básicamente mediante datos objetivos y contrastables. No por ello debemos concluir que las demás estructuras son subjetivas porque contemplan y trabajan con emociones, mientras que el Sintetizador es objetivo porque no trabaja con emociones. Esa conclusión sería errónea. El Sintetizador, como ya veremos, trabaja con una emoción especializada en la racionalidad y en el desarrollo. Esa emoción es la tristeza, ya lo veremos ampliamente en el próximo capítulo. Por el momento, recordemos solamente que la tristeza es la única emoción que nos permite percibir y sentir las pérdidas y aspirar a encontrar opciones y soluciones para remplazar esas pérdidas por un nuevo desarrollo y bienestar. Y que la inteligencia está en obtener más de lo que, en cada momento, se pierde.

El nombre que le pusimos en el MAT, el Sintetizador, corresponde a su función de conservar y procesar todos los datos disponibles para obtener resultados inteligentes. Y de todos los procesos mentales, el ser capaz, tras un buen análisis, de establecer una síntesis, es el proceso racional más difícil y complicado. En efecto, de poco nos sirve hacer doctos y sólidos análisis si después no somos capaces de establecer una síntesis. La síntesis, luego, será recogida por el Protector para crear conceptos. Será igualmente recogida por el Transformador para crear categorías. Será procesada por el Orientador para desvelar verdades nuevas y caminos inexplorados. Sin la síntesis, nada de eso sería posible. Si lo ilustramos, el análisis nos daría los qués y la síntesis nos daría el qué definitivo y total. Esa es la diferencia entre la laboriosidad o el trabajo meritorio y la inteligencia clara y brillante, función real del Sintetizador. Por ejemplo, en este capitulo estamos haciendo una presentación, un análisis y una síntesis de nuestra estructura universal de personalidad en sus seis dimensiones. Presentamos el qué tenemos, todos, para poder vivir como un humano.
En el diagrama, página 122, el Sintetizador es representado por un círculo entre los dos triángulos del Socializador y del Conectador. En el dibujo de la estructura integrada, el Sintetizador es representado por el mismo círculo, pero que encierra los dos triángulos que, simplemente, se introducen en el círculo del Sintetizador. La idea de representarlo por un círculo corresponde y se ajusta a su función de archivar, ordenar, procesar todos los datos disponibles provenientes de las seis estructuras. Mientras que el Socializador se representa como un triángulo en equilibrio sobre su punta como ilustrando el anhelo de conciliar y equilibrar orden y colaboración solidaria. En cuanto al triángulo del Conectador, el triángulo que reposa sobre su base sugiere la conexión con la realidad tripartita: dos de ellas que se pueden percibir en contacto con el mundo visible (el Vitalizador y el Transformador apoyados sobre su base en la realidad aparente) y uno elevado y sin contacto con la materia visible (el Orientador colocado de manera suspendida con respecto a la base). Esto en cuanto a intención de representación de una realidad que no se puede transmitir en una simple figura geométrica, sino como aproximación de intención didáctica.

Cuando funciona bien, el Sintetizador es completo, sextidimensional en cuanto a datos, conclusiones, interrogantes. Es ágil, versátil, hábil, claro, reflexivo, informado, actualizado, ecuánime, objetivo y sintético.
Es ágil porque tiene toda la información imaginable, archivada y ordenada, con todas las posibilidades de conexiones y combinaciones posibles.
Es versátil justamente porque la información se puede procesar sin censuras en todas las formas y combinaciones posibles, con lo cual las posibilidades de opciones y soluciones son ilimitadas.
Es hábil porque está súper informado y posee la destreza de aprovechar todas las oportunidades aparentes y también inéditas.
Es claro porque sabe seleccionar la información relevante y procesarla de manera metódica, sincera y honesta, lo que impide cualquier confusión u opacidad.
Es reflexivo porque no se contenta con un solo enfoque o análisis de los problemas, y, además, huye de los tópicos porque sabe que corresponden a cosas muertas que él detecta, buscando siempre el enfoque más actual y desarrollador. Además está permanentemente actualizando cualquiera de sus resultados.
Es ecuánime porque trabaja objetivamente, valorando cualquier potencial de desarrollo, sin pasión. Con ello encuentra siempre algo aprovechable, veraz, útil y auténtico, allí donde otras estructuras tiran la toalla y renuncian o desechan.
Es sintético porque inteligente y por ende esencial y escueto. Va al grano, sin rodeos, concentrándose en lo esencial. Además, una de sus fortalezas es detectar cualquier posible pérdida, y la gestión del tiempo entra precisamente en la materia de su especialidad, con lo cual, evita e impide perder tiempo en cosas y datos accesorios, estériles o contaminantes. Solo valora lo que fomenta lo vivo.
Cuando el Sintetizador funciona bien tiene, fundamentalmente, tres funciones:
– El desarrollo de la inteligencia que se manifiesta de manera analítica, sintética y clara y que resuelve cualquier problema que se le presenta.
– El control y gestión del tiempo. Esta materia cubre un enorme repertorio cuyo desarrollo merecería todo un libro. Lo sintetizaremos refiriéndonos a la habilidad de invertir el tiempo en actividades que desarrollen oportunidades para cada una de nuestras seis estructuras y que eviten pérdidas y deterioros en el campo de dichas estructuras. Es una enorme materia que enseñamos en nuestros seminarios.
La comunicación total, garante del desarrollo, que incluye los signos gestuales, verbales y físicos de reconocimiento e incentivación de cada estructura, hacia sí mismo y hacia los demás. Además de esta materia, incluye, en la metodología MAT, el manejo de los canales tipológicos de comunicación, venta y negociación. Esta última enseñanza garantiza triplicar la eficacia de la comunicación.
El campo de actuación del Sintetizador será objeto de un próximo libro. Por ahora existe uno: “El MAT, ciencia del Dirigente del siglo XXI”, escrito por nosotros en 1989 y disponible enviando un mail a: contacta@mat21.netadalverny@e-colmado.com. Y.

Cuando funciona mal, el Sintetizador es confuso, necrófilo, espeso, sombrío y pesimista.
– Es confuso: la memoria no funciona bien y olvida, o mezcla datos irrelevantes que introduce en el Procesador como teniendo una jerarquía e importancia relevantes. Con lo cual el resultado es tópico y lamentable, caracterizándose por lo banal de su resultado.
– Es necrófilo: se niega a deshacerse de datos falsos, muertos y trasnochados y los procesa con carácter prioritario con respecto a los nuevos y vivos. Presenta en sus resultados un mundo de muerte que privilegia y ama lo muerto.
– Es espeso: su cadencia es lenta a más de confusa. Mezcla churras con merinas y parece el pensamiento de un deficiente mental.
– Es sombrío: confunde la seriedad y la fiabilidad con ser siniestro y pesimista. En vez de encontrar soluciones, trae problemas.

El Sintetizador puede, como cualquier estructura, fallar por exceso o por defecto. Por exceso, hay una recarga excesiva de datos mal jerarquizados y archivados que invaden el procesador a la hora de encontrar soluciones y opciones. Con lo cual, el discurso de una persona en estas condiciones es penoso por su pesadez, por lo interminable de sus exposiciones, por los paréntesis que abre en cada desarrollo de su intervención, paréntesis repletos de muletillas como “obviamente” ( seguido de confusos desarrollos y datos), “perfectamente” (seguido de imperfectas y excesivas puntualizaciones que hacen perder el hilo de lo esencial), “naturalmente” ( seguido de datos falsos o trasnochados que han perdido vigencia y actualidad).
En cuanto a la gestión del tiempo de un Sintetizador así, se caracteriza por la acumulación de cosas irrelevantes y rutinarias que comen todo el tiempo e impiden la creación y la apertura natural hacia el Vitalizador, que rechaza y borra todo lo falso, muerto e inútil, y hacia el Transformador, que permite crear y crecer. Queda un ser abrumado, derrotado y estéril que teme ser, mostrarse, crear y crecer. Un ser triste y deprimente.
Cuando el Sintetizador falla por defecto, el pensamiento es pobre y débil y la persona se caracteriza por mariposear sin fijarse ni consolidarse, de flor en flor, como un infante irresponsable sobre el cual no se puede contar como adulto. Es superficial y picaflor. Prefiere la seducción a la venta y la manipulación a la negociación.

¿En qué campos se manifiesta el Sintetizador?
El Sintetizador se manifiesta en todos los campos de la estructura humana, tal y como lo hacen las demás estructuras:
En su propio campo: a través de recuerdos, pensamientos, soluciones, opciones, comunicación, negociación y venta, y, sobre todo, solución de problemas.
En el campo del Rector: los ejemplos son innumerables. El ordenamiento de los artículos de una ley, por ejemplo, evidencia la intervención del Sintetizador en materia rectora. La realización de una valla de separación entre parcelas colindantes, y toda realización de trabajo que posibilite ejecutar las intenciones de separar, regir, regentar, normatizar, son intervenciones del Sintetizador. En un ejército, por ejemplo, el orden de las filas y la coordinación de los soldados desfilando en orden a paso militar impecable es presencia e intervención del Sintetizador. En general, todo trabajo, proyecto y ejecución necesitan prioritariamente al Sintetizador.
En el campo del Protector: también abundan los ejemplos. Nos limitaremos a la comunicación, que implica preocupación y atención para con el otro, sin lo cual nunca nadie se comunicaría. O cuando se decide hacer un regalo: hay que trabajar encargándolo, comprándolo, envolviéndolo, trasportándolo, entregándolo.
En el campo del Vitalizador: todo el material de desecho que el Vitalizador tiene que descartar proviene, por lo general, del Sintetizador. Además mencionaremos todo lo que represente un trabajo en el dominio de los movimientos, de la gimnasia, de la marcha. Millones de ejemplos. Pues el Sintetizador, de entre todas las estructuras, es la que trabaja.
En el campo del Transformador: No habría ningún funcionamiento posible del Transformador si el material que va a usar para realizar sus combinaciones y creaciones no estuviera ordenado y clasificado en el Sintetizador. Además tras cualquier creación, o más bien idea de creación, viene el momento del análisis de factibilidad, validez, sensatez del proyecto. Luego llega el trabajo de realizar la obra.
En el campo del Orientador: en el campo donde menos se sospecharía la intervención del Sintetizador es casi donde más constante se presenta. Pensemos en manera conocidas de contactar con la trascendencia: técnicas de meditación, técnicas de viajes astrales, técnicas de interpretación de sueños, todas necesitan un trabajo, un proceso, unas técnicas. Eso como punto de partida para lograr acceder a ese mundo irracional e inconsciente. Una vez en contacto, hay una constante intervención del Sintetizador en la selección de canales traducibles e interpretables por la razón. Por ejemplo, si el mismísimo Dios nos habla, lo oiremos por el canal de nuestro idioma o de algún idioma que entendamos. Eso es intervención del Sintetizador. Y después de la revelación de algún portento o verdad desconocida hasta ahora, intervendrá el Sintetizador para discriminar, con su análisis, si lo que descubrimos es factible y posible o debe ser archivado (por el Sintetizador, naturalmente) o si se trata de un delirio o una alucinación.

Manifestaciones del Sintetizador en arte y en religión:
– En arquitectura: todo el estilo barroco es una manifestación del Sintetizador en arte en general. El estilo modernista también lo es.
– En literatura: además de la mayoría de ensayos y de muchos filósofos como Nietzsche, citemos a Thomas Mann y a Proust como insignes exponentes del Sintetizador.
– En música: Bach, Vivaldi, Monteverdi, Handel son máximos exponentes del Sintetizador en música. También lo son Mussorgski y Shostakovich. En música popular, citemos la raspa y el cha-cha-cha.
– En pintura: Poussin, Rubens, Cezanne, son sólo algunos de los excelsos maestros del Sintetizador en arte plástico.
– En religión: Zoroastro es el maestro más alto en la expresión del Sintetizador en religión. También podemos mencionar la Masonería, aunque no es exactamente una religión.

En el cuerpo, los órganos regidos directamente por el Sintetizador son el sistema linfático, los oídos, el cerebro (muy particularmente el izquierdo) y la glándula tiroides.

El Esplendor de lo Humano - Preciada Azancot

El Esplendor de lo Humano – Preciada Azancot

Extracto del libro “EL ESPLENDOR DE LO HUMANO”,  de Preciada Azancot
©Preciada Azancot

¿A QUÉ DIOSES SIRVEN LOS TERRÍCOLAS?

 Preciada Azancot, 23 de septiembre de 2014

 

MARTIN PESCADOR, óleo y espátula, 80cm x 73cm, por Preciada Azancot

MARTIN PESCADOR, óleo y espátula, 80cm x 73cm, por Preciada Azancot

Hay verdades que hay que enunciar a tiempo. Hoy, 23 de Septiembre de 2014 parece ser un momento adecuado.

Estamos inmersos en una guerra de religiones a escala mundial y todos necesitamos un mapa para orientarnos y no equivocar el destino y algunas luces para entender lo que nos pasa y hacia dónde dirigirnos. Creo que como estudiosa de estos temas puedo aportar mi granito de arena.

De todas formas, desearía pedir a mis lectores que tengan a bien diferenciar el MAT, tal como está publicado en mis 19 libros ya publicados y que se puede aplicar hasta la escala “Deístas” (que indicaré más abajo) para reconstruir la sociedad sobre bases más firmes y auténticas, de las otras categoría superiores a la mencionada y cuya percepción saco de mi propia experiencia de crecimiento personal y de descubrimientos que aún estoy sintetizando y escribiendo para uso de alumnos sustancialmente más avanzados y sobre todo, para aquellos que me leerán mucho después de mi muerte. Vale decir que todo lo que escribo hoy LO HAGO EN NOMBRE PROPIO, INDIVIDUAL, PERSONAL E INTRANSFERIBLE y que forma parte de un registro avanzado totalmente desconocido por ningún alumno o amigo mío.

Aquí voy a tratar, de la manera más sintética posible, de los dioses reales a los que servimos los terrícolas, a los que voy a categorizar por grupos, organizaciones y países, dejando claro que esta clasificación no impide que hayan excepciones individuales tanto en lo superior como en lo inferior en ciertos seres humanos que pueblan dichos países cuya espiritualidad está regida o cuando menos influida por la imaginería colectiva que definiré y clasificaré un poco más adelante.

El espíritu, es UN SISTEMA que en el MAT muestro y describo a fondo, cuya estructura llamo Orientador porque tiene como función orientar nuestra psique inconsciente, tornarla consciente y así regir nuestro nivel espiritual de forma libremente elegida y asumida. La energía innata que alimenta dicha estructura Orientadora, es la emoción auténtica Alegría, definida como “capacidad innata de fluir en libertad para encontrar Verdad progresiva e infinita”. Su función es la Plenitud. Su finalidad es la gestión de nuestro Espíritu que en el MAT defino como “certeza de encontrar verdad”. He aquí un diagrama de nuestro sistema espiritual, según mis descubrimientos:

SISTEMA MAT DE PLENITUD - Preciada Azancot

SISTEMA MAT DE PLENITUD – ©Preciada Azancot

Con el sistema MAT muestro clarísimamente que la estructura Orientadora NO DEBE EN NINGÚN CASO OCUPAR NI CONTAMINAR EL CENTRO, que es nuestra séptima estructura y que ha de quedar vacío, pues justamente la función de los seis sistemas de toda la estructura operativa es la de vaciar el Centro de toda presencia mítica, sacrificatoria o ególatra, pues es la única de nuestras estructuras cuya vacuidad garantiza nuestro nivel de EVOLUCIÓN.

La función del Orientador y del Espíritu es justamente la de depurar, iluminar, conocer, penetrar y diluir presencias “mágicas” inconscientes de origen fetal y tornar el inconsciente CONSCIENTE, SABIO, INOCENTE, PACÍFICO Y CERTERO, a través de un proceso de crecimiento obediente y ordenado, que nos torna capaces de guiar y de orientar la espiritualidad ajena de modo respetuoso, libertario y desprendido de todo Ego ni objetivos personales por lograr. Es algo así como un regalo de regalos, cuya única base posible es el Alma y el Amor Universal y cuya esencia es la dignidad del Ser. Su quintaesencia es la ciencia biófila y verdadera.

Este triángulo tristeza (ciencia), orgullo como dignidad transformadora (arte) y alegría (espiritualidad) que expliqué en un artículo anterior (Buscar Verdad: Ciencia, Arte y Espiritualidad) es lo que os estoy definiendo como dimensión Masculina interior y presente en cada ser humano, o sea la mitad de la completitud en cada ser humano, sea éste hombre o mujer. Es también el cierre y culminación de la dimensión espiritual “GLORIA” de la completitud humana. Esta es la representación gráfica de esta Megaestructura MAT que llamé Estrella Primigenia, de la cual os hablé ya en múltiples ocasiones anteriores:

Completitud del ser realizada - Preciada Azancot 2014

Completitud del ser realizada – ©Preciada Azancot

En el funcionamiento espiritual más que en ningún otro, hay una escala, una jerarquía evolutiva, de formas cada vez más depuradas de percepción de lo sagrado, lo que tiene como consecuencia definir nuestra percepción de lo trascendente que rige nuestras finalidades existenciales (que hemos dado en llamar “Destino” pero que debería reformularse como “Obediencia al Designo”) y a las cuales consideramos prioritariamente que hay que obedecer, servir y acatar.

También he de precisar que la OBEDIENCIA es un deber y una VIRTUD condicionante, que demuestra nuestras reales convicciones, respeto y dignidad. Ser OBEDIENTE a lo alto y trascendente se llama ÉTICA ACTIVA y es propio de los seres humanos más elevados y evolucionados. Dicha obediencia es la garantía de jamás ser sumisos ante los que pretenden hacernos renegar de nuestras verdades. Así pues, ser firmemente obediente significa lo contrario de ser sumiso. Además ser obediente es la única forma de depurar y de enriquecer la espiritualidad, pues nos hace ir hasta las últimas consecuencias de nuestras elecciones éticas, penetrarlas, carnalizarlas y depurarlas.

En la escala máxima de desobediencia se encuentran las Sociopatías y la Psicopatía y su parafernalia infernal que no vamos a dignarnos a considerar aquí, pues afortunadamente no es propia de pueblo alguno ni de grupo alguno perenne sobre la faz de la tierra. Son tan sólo pulsos oportunistas en momentos de cambio de civilización, cuya única finalidad es hacer abortar el cambio a la nueva civilización naciente, más evolucionada que la anterior. Tal es el caso hoy.

Del punto de vista metodológico, voy a mostrar primero LO QUE HAY, EXISTE Y ESTÁ representado hoy en nuestro planeta y en una segunda parte señalaré muy brevemente hacia donde deduzco que la Evolución de la espiritualidad humana nos ha de llevar en un futuro histórico.

Pero ante todo debo dejar claro que la categoría espiritual de los supuestos seguidores de religiones o mitos, nada tiene que ver con la talla maravillosa y genial de los Maestros Espirituales originarios fundadores de las seis religiones monoteístas, sino con el nivel de civilización y de evolución de dichos pueblos u organizaciones. Os pido por favor tenerlo presente en cada palabra o línea que sigue. Además se demostrará en la segunda parte de este artículo.


A.     LA ESPIRITUALIDAD HOY; LO QUE HAY, EXISTE Y ESTÁ EN ESTE MUNDO:

El concepto de Dios es función directa de la calidad y pureza de percepción de la Divinidad, de la Obediencia a las leyes que rigen dicho nivel espiritual y de la lealtad y pertenencia valiente que los pueblos que Lo intuyen, Lo buscan y Lo adoran, han dedicado a su culto. Clasificados de más alto nivel espiritual logrado a menor grado de espiritualidad en la escala, diferenciaremos en la actualidad SIETE ESCALAS DESCENDIENTES Y JERARQUIZADAS. Jerarquizadas significa que lo que esté abajo en la escala, ha de pasar primero por la fase superior a él para ir escalando espiritualidad VIVA, estatus real y pertenencia verdadera en el conocimiento de lo Divino. Cada una de esas siete categorías está hoy en día más que preparada para auparse a la categoría siguiente más elevada. Como en toda escala auténtica, no se pueden quemar etapas ni tomar atajos. Por la sencilla razón de que el crecimiento es energía objetiva CONQUISTADA y cada cual está donde está justamente como consecuencia de ello. Y ve la realidad desde su altura objetiva.

1º) LOS DEÍSTAS: Son aquellos cuyos sabios iniciados, seguidores del fundador de la religión, han logrado captar y transmitir la Inmanencia (presencia trascendente real e indiscutible) de un orden realmente DIVINO, es decir y en este orden: Inmanente, Inmortal, Astral, Eterno, Ubicuo, Infinito y Evolutivo, que alumbra al mundo con la Gloria de Su presencia y con el Esplendor de su materialización. Dentro de la escala de captación de lo Divino, correspondería a DIOS-PADRE sobre el cual la pequeñez de la Creación no proyecta sus propias insuficiencias, o sea, sin EGO ni proyecciones mamíferas personales o colectivas.

Tan sólo el PUEBLO JUDÍO obedece, capta y transmite obedientemente esa sagrada realidad, desde hace 5.775 años continuos, tanto en su vertiente masculina: Judaísmo talmúdico y sus Justos, como en su vertiente femenina profética y Kabalística. Tanto en la representación masculina y Territorial de su Pueblo: el estado de Israel a través de la historia, como en la vertiente femenina Universalista Humanística: la Diáspora Judía.

La falta de Ego y la pureza espiritual de este pueblo, se evidencian por su no organización clerical, su culto individual libre sin intermediarios, su no-proselitismo y su horror por toda forma de idolatría, guerras santas e imaginería mágica. También se manifiesta por su repugnancia ante milagros y hacedores de milagros, pues éstos significan que el mago pretende ponerse por encima del nivel de bondad y generosidad Divina, vulnerando Su orden y usurpando Su potencia. Los milagros existen y son reales tan sólo si Dios los hace, sin recurrir a intermediarios innecesarios para ello. Las bendiciones, igualmente, han de provenir del Altísimo que no necesita de intermediarios clericales ni domésticos.

 2º) LOS ESPIRITUALISTAS: Son aquellos que perciben a Dios de modo mediatizado, percibiéndolo a través de misterios iniciáticos que escapan al entendimiento del “profano” y lo someten al buen juicio de sus Iniciados. Hay dos categorías de seguidores espiritualistas en el mundo: la versión masculina la aportan la Masonería Iniciática y los Estados Unidos. La Masonería ritualiza y hermetiza los secretos de la construcción del Templo primero y segundo de Jerusalén. Igualmente, Estados Unidos, cuyos orígenes de Próceres masones así como por la espiritualidad más elaborada de los Indios originarios, entran en esta categoría de mentalidad de designio incomprendido de idealista con una misión elitista que los demás no pueden entender.

La versión femenina es representada por el Cristianismo originario, que despoja a Jesús de su estatus de ser humano así como de su identidad judía, en contra de las propias declaraciones y acciones de su Maestro, convertido por sus seguidores en la encarnación mistérica de la parte más elevada (espíritu) de un Dios Padre obligado por los pecados del mundo a enviar su propia Alma en vientre de mujer humana y dejarla sacrificar para lavar al mundo de sus pecados. Por ello, como el Misterio no ha de ser accesible, pues no necesitaría acto de fe para ser creído, a un Dios de vida y salvador se le representa siempre muerto y crucificado y se insiste sobre los milagros que otros testifican que hizo, para justificar su identidad divina.

Todo espiritualista cree que, por forzar el espíritu y apostar preferentemente por él, se llega a iluminar “mistéricamente” la totalidad de las demás cinco estructuras y situar al espíritu en el Centro. Es una ilusión adictiva y peligrosa que hace el efecto de un “rapto” pero no de una conexión sólida, equilibrada y real. Produce una embriagadora y temeraria sensación de “misión existencial” pero no de sólida y firme “Vocación existencial”. Conduce a la martirología.

3º) LOS MÍTICOS: o Dioses del Olimpo en versiones múltiples y variadas pero con idéntico contenido. Son dioses creados a imagen y semejanza del ser humano y por éste, que concentran el poder pero se mofan de la Potencia. Además son inmortales y los seres humanos son para siempre sus súbditos -los más encumbrados- o sus esclavos -los sometidos por los encumbrados-. La Grecia antigua fue la cuna de esa imaginería religiosa. Los países Europeos occidentales siguen teniendo una obediencia colectiva absoluta a ese nivel caprichoso, clasista e imprevisible de culto espiritual.

Los mitos también rigen o más bien desnortan la espiritualidad de todos los seres humanos cuya tipología innata de personalidad (que descubro en el MAT) está deteriorada, es decir cuya potencia está hipotecada y cuya ingeniería de funcionamiento los pone de espaldas a su potencia innata y los encierra en una prisión psíquica como consecuencia de la desconexión del talento y del tabú mítico de la vocación de cada uno de los seis perfiles humanos innatos. Desgraciadamente, por estar el mundo regido por el revés del orden verdadero, los seres humanos encerrados en su cárcel tipológica representan el 98% de la población planetaria.

4º) LOS ARQUETÍPICOS: Carl Gustav Jung fue el más alto y renombrado estudioso y repertoriador de dichos sub-mitos. Hay cientos de arquetipos, es decir de héroes humanos o de patriarcas domésticos, convertidos en mitos idolatrados y hasta divinizados por los mismos seguidores que los ignoraron o traicionaron en vida y pretendieron así usurpar su talla y explicar su mensaje. Los Próceres y los personajes bíblicos mitificados y sacados de contexto, dan origen a esos Arquetipos.

Entran en esta categoría Alemania y los países del este Europeo. Los países asiáticos dominantemente budistas y Japón igualmente siguen este modelo de espiritualidad. De igual modo, los países musulmanes siguen este patrón de obediencia espiritual ya que se sectarizan y se enfrentan entre sí desde siempre, a la vez que no parecen querer entender el concepto real de guerra santa que, al hacerlo, los hubieran situado entre los míticos.

5º) LOS ESPIRITISTAS: son aquellos que convocan raptos espirituales de arquetipos, por medio de sustancias, hechicería, santería, ayunos, flagelaciones, etc. Los países Latino Americanos son los más abanderados de esta forma elemental de culto espiritual. En dichos lugares, las religiones espiritualistas y las escuelas míticas se mezclan con santería y cultos propios de una época revoluta y de civilizaciones extinguidas basadas sobre sacrificios humanos. El New Age mezcla igualmente espiritualismo y espiritismo, con dominante espiritualista. China se inscribe en esta última corriente igualmente con su culto a los ancestros domésticos.

 6º) LOS ANIMISTAS: adoran espíritus de antepasados difuntos, mezclados con mitos primitivos sacados de la divinización de la fuerza incontrolada de los cuatro elementos, de vegetales y de animales. África es el principal exponente de este nivel primitivo de espiritualidad.

7º) LOS FOSILISTAS: son los seguidores de fuerzas primitivas y de ensoñaciones pesadillescas de origen prenatal y fetal. Los aborígenes australianos, algunas tribus selváticas sanguinarias y primitivas, y también la manifestación inicial de fuerzas regresivas, justo antes de hacerse sociópaticas, que irrumpen en momentos de derrumbe de civilización y de auge de otra, usurpando máscaras de mitos, arquetipos, espíritus animistas, todos falsificados forman parte de este grupo explosivo e inestable. Lo rige la parte más primitiva y rastrera del cerebro réptico en el hombre aterrorizado ante cualquier tipo de potencia, de cambio o de verdad. Son los agujeros negros de la espiritualidad humana.

 


B.     LAS TENDENCIAS DEL FUTURO:

Percibo tres niveles ascendentes que podrían regir la espiritualidad del futuro. Aquí vamos a ir a más, partiendo cronológicamente del nivel Deístas actual:

1º) Espiritualidad Humanista Pacificadora: Buscará pacificar la humanidad a través del sinceramiento, acatamiento y progresión civilizadora de la espiritualidad vigente. A través de un Ecumenismo depurado que recupere y sincere el nivel real y objetivo de los Seis Maestros Espirituales Monoteístas cuyos seguidores fundaron religiones a partir de su limitada comprensión del mensaje del fundador del que se reivindican. Dichos Maestros, despojados de mitificaciones mágicas, serán reconocidos como genios del espíritu humano y como seres humanos muy crecidos, que han vislumbrado, con desigual rigor y pureza, una sexta parte de la Verdad relativa y trascendente hacia la cual su Vocación tipológica apuntaba. Dichos Maestros espirituales geniales, humanos y sólo humanos, son: Moisés, Jesús, Buda, Mahoma, Mani y Zoroastro.

Un consejo de Sabios y de Justos entre las Naciones se encargaría de recuperar e integrar dichas enseñanzas, a la vez que se aceptaría el hecho evidente e indiscutible de que Dios es UNO SÓLO, afortunadamente Inasible y Grandioso y que la espiritualidad humana capta, a través de sus sabios más crecidos y geniales, REVELACIONES PROGRESIVAS DE LA VERDAD, en función del estadio de crecimiento espiritual e INTEGRAL de dichos Maestros y del estado de evolución de la raza humana.

En ese futuro estadio de evolución de la humanidad, el culto de las religiones originarias estaría absolutamente permitido, porque se habrá reconocido la única verdad libertadora: la Alegría alimenta el espíritu y fue el primer acto tangible de la Creación y del Creador. Y no hay alegría sin su esencia: la libertad de elegir, incluso la libertad de elegir no amar a Dios. Esta parecería ser la tendencia espiritual del tercer milenio. Este sería indicador del acceso espiritual humano a un nivel más alto de la esencia de la Divinidad: el nivel de DIOS-CREADOR.

2º) Espiritualidad Creacionista Evolutiva: es una espiritualidad aún más elevada e INDIVIDUAL, sin necesidad de intermediarios, asesorados por un Consejo Consultivo de Sabios directamente formados por los seres humanos más crecidos y elevados y custodios estudiosos de los legados de maestros espirituales del pasado. Ese Consejo tendría una autoridad moral despojada de toda posibilidad de ejercer poder. En dicho momento, la MORAL del planeta habrá fusionado ciencia, arte y espiritualidad, y habrá llegado a la evidente conclusión de pertenecer a parte de un Universo en permanente expansión y EVOLUCIÓN, el cual es parte muy elemental y aún poco evolucionado de Multiversos creados para fases posteriores a nuestra vida sobre este sistema y cuyas fronteras jamás hay que vulnerar. Porque el orden de la Creación es perfecto y no necesita mejoras ni intervenciones, sea en el nivel que sea en las vidas y vidas en las que los seres creados se sitúen.

Vale decir que en ese momento, la espiritualidad humana tendrá al fin claro que el Centro ha de quedar vacío y que el Ego y el Sacrificio son dos monstruitos repugnantes, degradantes y regresivos de los cuales hay que apartarse con firme y decidida elegancia y libertad.

Para ese entonces, las disfunciones de conducta así como las enfermedades y penurias habrán sido erradicadas y la muerte será el final de una trayectoria vital esplendorosa larguísima e intensísima, o un accidente lamentable y excepcional si se produce en edades más tempranas. Es imposible situar esta etapa evolutiva, pero en todo caso es difícil concebir que baje de los 3.000 años a futuro.

En ese estadio, el ser humano estará en medida de crear civilizaciones evolucionadas en otros planetas del universo y de dialogar con sistemas planetarios inteligentes, más evolucionados que el nuestro. A partir de ese momento, la Tierra, de perfil Constructor, no podría ya abdicar jamás de su talento: el orgullo creador y admirador de lo grande y del correlativo respeto de las jerarquías auténticas.

Pero en el momento del cambio y en vísperas del parto de un nueva civilización más evolucionada, las fuerza regresivas oportunistas podrían convocar una cuarta y última guerra mundial, haciéndose abanderados de la patética manía, de lo falsamente institucionalizado, de dar el AVAL a los que en años luces los superan en entendimiento e integración y de no ser capaces de agradecer y admirar los aportes generosos y desinteresados de seres inusitadamente crecidos y heroicamente desprendidos, que ofrecen a sus semejantes sus descubrimientos y conquistas individuales, desde su estatura más evolucionada, depurada y crecida.

Sortear y diluir dichos riesgos, sería el indicador del acceso de la espiritualidad humana a un nivel más alto de la esencia de la Divinidad: el nivel DIOS-HACEDOR (es decir que Hace cosas especiales -y nunca milagrosas- para Sus objetivamente más amados en todas las escalas de las vidas por vivir).

3º) Los Trascendidos del Espíritu Mutante: Serían formas de vida espiritual extremadamente depuradas y ya conquistando una octava dimensión evolutiva de la estructura septidimensional actual del ser humano, que ya pasaría a formas más astrales y a otra categoría de seres más evolucionados, y por lo tanto, ya no simplemente humanos, sino Mutantes. Me es imposible ver seriamente en qué consistirá ese estado, por lo demás inevitable, porque inscrito en las leyes que gobiernan y rigen la Creación desde su estado elemental, pasando a vegetal, animal, humano, etc. Ese sería el acceso a un nivel más alto de la esencia de la Divinidad: el nivel DIOS-TRANSFORMADOR (el que permite proyectar multiversos concomitantes, simultáneos y estancos entre sí, correspondientes a todos los niveles de vidas de sus creaciones transformadas). Calcularlo a menos de 13.000 años vista me parece delirantemente optimista.

Preciada Azancot, 23 de septiembre de 2014

¿Qué aporta el MAT en la completitud del ser humano?

Preciada Azancot, el 21 de agosto de 2014.

¿Qué aporta el MAT (Metamodelo de Análisis Transformacional) que he creado durante 40 años de investigación y que verifiqué sobre más de 100.000 casos durante treinta exitosos años, a las preguntas e inquietudes que plantean en esta Plancha que pongo a continuación? Esa luz, en sí-misma, se llama ESPÍRITU y nos Orienta en las esferas de la Plenitud. Funciona con la Alegría, definida como capacidad innata de fluir en libertad para encontrar Verdad (relativa y progresiva, pues jamás ha de ser considerada definitiva ni completa). RIGE LA INFINITUD. Y su esencia es el Ser, la capacidad transformadora que funciona con el Orgullo definido como capacidad innata de crear, crecer y hacer crecer para colaborar humildemente a la Evolución de la especie y al progreso de la Humanidad, vista como Creación en Evolución. El Ser, cuando lo Es de verdad, abomina del Ego, de la soberbia, de la arrogancia y del Narcisismo. RIGE LA ETERNIDAD. La esencia del Ser está en la Mente, que funciona con Tristeza auténtica definida como capacidad innata de percibir con sensibilidad, la pérdida temporal o definitiva de algo vivo y bueno que merece ser conservado y cuidado con compasión y atención y nos torna inteligentes así como aptos a solucionar problemas erradicando sus causas. RIGE LA INMORTALIDAD.

Estos tres saltos de la conciencia: tristeza, orgullo, alegría, es decir, Mente, Ser, Espíritu, conforman el triángulo Masculino de nuestra estructura universal de personalidad. Su conquista y perfeccionamiento ha guiado la Masonería desde su fundación POR EL REY SALOMÓN y lo harán por siempre: PERO ESTA BÚSQUEDA ES SÓLO LA MITAD DE LA REALIDAD, LA MITAD DE NUESTRO PATRIMONIO Y DE NUESTRO POTENCIAL COMO SERES HUMANOS. Este triángulo es el que llamo TRIÁNGULO MASCULINO INTERIOR y está caracterizado por el triángulo con punta hacia arriba de la estrella de David. Del punto de vista perfección en su realización, la encontramos sólo en la Masonería Alta y en Israel como Estado y Nación. RIGE LA GLORIA DE LA CREACIÓN CUANDO OBEDECE A SUS LEYES VERDADERAS.

Para alcanzar la completitud, falta integrar la otra mitad de la realidad: El triángulo FEMENINO interior compuesto de ÉTICA ARMÓNICA, que rige el Derecho (basado sobre la presunción de inocencia de los 10 mandamientos del Derecho Natural) y pone límites a las amenazas a la integridad ajena y propia y que funciona con el Miedo definido como capacidad innata de percibir las amenazas a la integridad propia y ajena. RIGE LA INMANENCIA, la cual es esencia de la CORPORALIDAD JUSTA que rige nuestros valores, nuestra cultura y nuestro estilo de liderazgo y que garantizan una justicia viva y carnalizada en el cuerpo social así como personal, sano, ESPONTÁNEO, vital y que funciona con Rabia, definida como capacidad innata de percibir y de reaccionar ante mentiras, agresiones al inocente, manipulaciones y subversión de la verdad, denunciándolas y proponiendo valores más altos, justos y ecuánimes y sanea nuestro CUERPO, tanto personal como social, con Ecuanimidad. Un cuerpo realmente sano se tornará cada vez más sutil y alcanzará la Astralidad en sí y afuera, de modo a experienciarse a sí mismo y a los demás como parte viva y vibrante del Universo. RIGE LA ASTRALIDAD (y por eso permite irse completo y VIVO a dimensiones más elevadas y depuradas tras nuestra muerte). Esta corporalidad sana es a su vez esencia de la PERTENENCIA, y Solidaridad que funciona con el Amor, definido como la capacidad innata de crear, crearse Y ENTREGARSE a un espacio seguro donde cada cual pueda llegar a ser lo que nació para ser, es decir, en el cual no sólo conservar lo poquito que pudo proteger, sino recuperar lo mucho que ha perdido en el camino. Esa Pertenencia rige EL ALMA, definida como el ANHELO DE LA ENTREGA AL AMOR PURO. RIGE LA UBICUIDAD.

La completitud lograda, se consigue en la coronación del equilibrio perfecto, cerrando el círculo de su CORONACIÓN COMO SER CREADO EN PERPETUA EVOLUCIÓN, en el ser humano y en sus creaciones (todas las organizaciones son obras humanas y lo son) y se representa así:

Completitud del ser realizada - 2014

Ahora bien, es ficticio e inoperante esperar que lo masculino traiga a la unión del todo su propia parte depurada y que la mujer traiga la suya depurada. Inevitablemente caerían el primero en el Machismo y en la Arrogancia y la Segunda en el Feminismo y en la Sumisión Sacrificatoria (el tercer milenio será signado por esa tendencia que yo denuncio tanto como la primera tendencia que rigió en el mundo durante cinco milenios), y ambos formarían una simbiosis destructiva que está perfectamente descrita por Albert Cohen en “Bella del Señor”.

Con el MAT se aprende, desde las primeras sesiones que lo AUTÉNTICAMENTE MASCULINO, que EL HOMBRE VERDADERO es aquel que protegió y depuró su dimensión masculina Y CONQUISTÓ Y ENTRONIZÓ EN SÍ SU DIMENSIÓN INTERIOR FEMENINA. Y la MUJER VERDADERA es aquella que protegió y depuró su propia dimensión femenina y CONQUISTÓ Y ENTRONIZÓ EN SÍ SU DIMENSIÓN INTERIOR MASCULINA.

Y, sólo se puede lograr esa gran civilización, ese BIO-HUMANISMO, con el MAT, porque el MAT descubre la estructura universal del ser humano que es de Siete dimensiones y no de cuatro como se creyó desde la Grecia antigua y hasta mí. Y descubre su ingeniería emocional y sensorial así como MUCHAS DE LAS LEYES INNATAS Y PRENATALES (UTERINAS) QUE RIGEN EL FUNCIONAMIENTO DE LO HUMANO.

Y, le moleste a quien le moleste: ES OTRO APORTE, Y NO MENOR, DE LA GENIALIDAD JUDÍA EN EL MUNDO. Porque me registren como me registren, yo ¡SOY JUDÍA POR LOS SEIS COSTADOS! El Séptimo costado, que hay que dejar vacío de mitos, arquetipos e ideologías, no tiene identidad personal ni genética tampoco así que lo ignoro y me encanta ignorarlo. Y entregaré mis descubiertos a los que sean más lo mío: Israel, la Diáspora Y A QUIENES NOS AMEN APASIONADAMENTE. Y es mi última palabra.

Además hay dos factores OBJETIVOS que garantizan la eficacia en el aprendizaje de este proceso supremo de crecimiento MAT:

1º) A este estadio de crecimiento NO SE ACCEDE “porque sí”, se accede en un largo proceso de estudio, aplicación de buena fe y crecimiento continuo de trece exigentes años ininterrumpidos de duración. Lo cual no impide, por la potencia y veracidad de estos descubrimientos, multiplicar por cuatro la potencia personal u organizacional en 50 horas.

2º) El MAT, por ser CIENCIA Y SÓLO CIENCIA, la del descubrimiento y restauración de LEYES NATURALES QUE RIGEN LO HUMANO, es un Boomerang que se voltea contra quien lo usa con ánimo de conseguir poder o de fortalecer su Ego narcisista. Si no, que se lo pregunten a estudiantes inescrupulosos que mintieron en su propósito de aprenderlo: simplemente la potencia adquirida se va de sí y se evapora, pues el MAT se basa en lo AUTÉNTICO y toda falsedad anula y hasta revierte (en el sentido de vivir en la vacuidad y desolación con PLENA CONSCIENCIA de lo perdido, pero siempre con la opción de volver a conquistarlo limpiamente) el acercamiento a él. Querer trampear con el MAT es tan vano como tirarse de la Torre Eiffel y pretender volar, pues no se puede pretender someter la ley de la gravedad a patéticas pretensiones del Ego propio o ajeno (idolatría).

En cuanto a mí, todos los que me conocen (y ya hay más de 3.000 directivos formados al MAT por mí en dos continentes) saben que el MAT existe oficialmente (registrado en propiedad intelectual) desde 1987 tras cinco largos años de experimentación sobre unos 50.000 casos. Y saben también que siempre me mantuve callada y discreta, prohibiendo hasta referencias al MAT en mi Muro de facebook Y QUE SÓLO ME HAGO RESPONSABLE DE LO QUE ESCRIBÍ YO-MISMA, EN MIS MÁS DE 25 LIBROS (de los cuales 19 están publicados y en Amazon). Pero estamos en un momento demasiado apremiante, peligroso y sin opciones reales a la vista, como para justificar un segundo más el silencio voluntario dedicado a la investigación pura y dura en el que me mantuve toda mi vida. Me cuesta mucho hablar de todo esto, pero lo considero mi deber y mi obligación de Ética, Justicia y Amor, es decir, la manifestación de mi triángulo Femenino, siendo mi enseñanza, toda, mi vida personal y mi obra, la manifestación depurada de mi triángulo Masculino, en trono. Y eso, le moleste a quien le moleste, también es JUDÍO.

Preciada Azancot, el 21 de agosto de 2014.

Respondiendo a Vicente Alcoseri, en su publicación de facebook:

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10152613617226543&set=a.10150455009406543.381242.754786542&type=1&theater
.
¿Cómo se obtiene esta Gran Luz? Siempre se ha hablado de ella en Masonería. Para hallarla, el masón ha de diseccionarse, muy dentro de sí mismo. Tal es, en resumen, la substancia de cuanta enseñanza trata acerca de ella- escrito por (Kadyr ) 30/03/09 El Universo para el masón no es únicamente aquello que nos muestran los cinco sentidos. No únicamente la mera escena exterior. En realidad, jamás es únicamente la escena exterior, sino que siempre constituye la combinación de uno mismo con ella. No es la mera percepción de los cinco sentidos, de este duro mundo de la tierra, de aquel distante punto de luz en el espacio, sino la percepción de ideas, la captación de verdades, el darse cuenta de significados, el ver las cosas más familiares bajo una nueva luz, el intuir su esencia, el experimentar sufrimiento y regocijo. Se nos da como regalo del cielo y también como un hecho terrenal. En su escala más grande yace más allá del dominio de los sentidos y se le puede discernir tan sólo interiormente, por medio de la comprensión. Puede, de pronto al iniciarse masón , abrirse en el corazón o en la mente un reino de experiencia interior que no corresponde al mundo exterior, pero que puede interpretarlo. Entonces nos baña la Gran Luz de la comprensión. Luz sin falsedades, experiencia pura, luminosidad sin sombra en la que se desvanece la dureza del propio ser. Y vemos con la autoridad intelectual que nos da el significado. Palpamos, pero sin aquel sentido de separación que el contacto físico nos da inevitablemente. Sentirnos en profundidad sin hablar con nosotros mismos, libres del espejo de la personalidad superficial. Cada experiencia de esa Gran Luz que nos crea profundamente. Esa Gran Luz creadora que transforma el significado de todas las cosas y que el hombre ha buscado desde el comienzo del tiempo. esa Gran Luz que a nadie puede engañar. Significado que nos muestra lo que siempre hemos sabido, pero que jamás hemos tenido la fuerza de recordarlo. No sólo nos sentimos creados por cada experiencia de esa Gran Luz, sino que decimos que ella es lo que hemos buscado siempre: este significado, esta realidad, esta dicha mal interpretada al buscarla en mil direcciones físicas e inútiles. Esto es lo que todos deseamos y que la luz externa del mundo pretende ofrecemos, pero que jamás da. La unión que se percibe es, en verdad, unión, la idea oculta tras nuestras extrañas vidas de búsqueda, de nuestras vidas incompletas. ¿Cómo se obtiene esta Gran Luz? ¿Cómo lograr esa unión con el significado? ¿A través de qué brilla? ¿Dónde hemos de hundir el bisturí para abrirle paso? Siempre se ha hablado de ella en Masonería. Para hallarla, el masón ha de diseccionarse, muy dentro de sí mismo. Tal es, en resumen, la substancia de cuanta enseñanza trata acerca de ella. Y el hombre no podrá hacerlo, a menos que comience a verse a sí mismo directamente, como un nuevo acontecimiento, como el suceso diario de sí mismo; sin analizarse, sin criticarse, ni como motivo de palabrería. Esta calidad de conciencia que conduce a la región por la que se recibe el significado, no es la conciencia que de ordinario tenemos. Muchas son las cosas que nos entorpecen el camino. Primero, la fuerza de la imaginación que nos extravía. Imaginamos que esa Gran Luz ya la tenemos. La suposición imaginativa es el material psíquico con el que puede fabricarse cualquier sustituto de la realidad. Es la fuerza negativa más poderosa de la vida. Luego, hemos de practicar constantemente el proceso en que la conciencia se usa como bisturí de disección. Y esto requiere un esfuerzo que no se precisa para la vida en el mundo. Por eso olvidamos con facilidad y no mantenemos vivo lo comenzado en la empresa. Pero, antes de que semejante cosa nos sea posible, es preciso que se sienta la realidad de un aspecto interno del Universo y que se sepa que este aspecto se capta sólo a través de los sentidos internos. Es preciso darse cuenta de que uno vive profanamente volcado hacia fuera, en un mundo de efectos cuyas causas ocultas conducen a misterios más allá de la capacidad humana de solucionarlos. También se ha de dar cuenta el hombre de que lleva en sí mismo estados que le son totalmente desconocidos. Cuando vive bajo el dominio de los sentidos, el hombre está al revés. Piensa que el sentido precede a la mente. Y entonces nada de lo interior puede pertenecerle porque ha invertido el orden natural. En última instancia, tratará con todo por medio de la violencia. Pues si se toma el objeto sensorio como la ubérrima y suprema realidad, se le puede aplastar, dañar, violar o matar. Por este motivo es que, psicológicamente, el materialismo es cosa tan peligrosa. No sólo cierra la mente y su posible don de desarrollo, sino que todo lo da vuelta al revés, al extremo de que explica la casa por los ladrillos, el universo por sus átomos y su contenido, con una serie de explicaciones de bajísima calidad. El propósito de la Masonería ha sido siempre dar Luz al hombre. En sí mismo el hombre es la Logia que se comunica con lo de arriba y lo de abajo. Tiene un aspecto interno y uno externo. Las grandes catedrales que construyeron nuestros hermanos masones operativos, no eran sino representaciones vagas del hombre, bellas a medias y no totalmente terminadas aún. Entonces fue cuando nos dimos cuenta de nuestro grave error, y en lugar de hacer templos físicos de piedras y maderas, nos dedicamos a construir en nosotros los seres humanos templos vivos, donde pudiera brillar realmente esa Gran Luz..https://groups.google.com/forum/#!topic/secreto-masonico/vrUGtm9mLrg