Archivo de la etiqueta: poder

COMPETITIVIDAD ES NEGACIÓN DEL SER

Cita de María Montessori

Cita de María Montessori

Educar para competir, es menospreciar el talento y la vocación de cada ser humano y hacerlo políticamente correcto con ideologías fabricadas para hacer funcionar el Mundo al revés de su orden interior verdadero. Amar el poder es dimitir ante la POTENCIA individual y colectiva.

Además, como esto va en contra de las Leyes que rigen al ser humano -y que sólo el MAT descubre-, el esfuerzo para invertir las jerarquías verdaderas del ser humano, cuestan trabajo, esfuerzos y desgracias. Todos ellos, evitables y estériles.

Es mucho más fácil y rentable optar por el orden verdadero que nos rige a todos. Os he escrito siete libros (la Saga emocional MAT) para convertir competitividad y amor al poder por potencia solidaria e inagotable fuente de Plenitud. ¡Y funciona!

Preciada Azancot, 13 de Septiembre de 2016

Anuncios

Poder vs Potencia

10993954_10153212666023706_6804158286942736132_n


Cierto. Y es la mayor piedra de toque de dicha interioridad. Toda la civilización actual se erige sobre el falso orgullo del poder de dominar a otros en vez de sobre la POTENCIA de transformar la raza humana en lo que verdaderamente nació para ser y de crear una civilización digna del proyecto humano.

Por eso se está derrumbando esa civilización inoperante y aberrante, no sin antes intentar arrastrar al planeta hacia su holocausto. El surgimiento de un BIO-HUMANISMO a imagen y semejanza del ser humano integral y auténtico NO ES UNA UTOPÍA, ES UNA NECESIDAD INAPLAZABLE QUE YA ESTÁ EN CAMINO.

Desgraciadamente, los PULSOS entre falsas opciones basados en la sed de poder causarán demasiadas víctimas inútiles antes de fenecer. Y esto es sencillamente trágico. Además, en tiempos terminales de decadencia y derrumbe de una civilización, siempre surgen los peores elementos y ratas a la superficie. Tal es nuestra diaria actualidad.

Pero que eso no nos impida ver el futuro. Ni nos frene el construirlo allá donde podamos y donde la noche circundante no nos pueda alcanzar: dentro de nosotros mismos. Los seres luminosos somos la esperanza y el faro del mundo. Por eso debemos valientemente mantener dicho faro encendido. Siempre y hora más que nunca.

Preciada Azancot, marzo de 2015